Sidi Kaouki y una historia de amor

Mis amigos, muchos de ellos locos como yo por Marruecos. Una amiga en concreto, enamorada de Marruecos. Pasó unos días en Sidi Kaouki y se quedó prendada del lugar. Me hablaba con tanta pasión, que le pedí que lo compartiera con todos nosotros. Este es su relato..

Gràcies Rosa, espero contar con más textos tuyos por aquí.

al vent sunset
Mi historia de amor con Marruecos empezó hace 10 años, en abril de 2004, vacaciones de Semana Santa, 10 días, circuito clásico en 4×4, Marrakech, Essaouira, Ouarzazate, Todra, Draa, Valle de las Rosas, Dades, desierto de Merzouga y Fez.

Fue un amor a primera vista, un coup de foudre, la plaza Jemaa F’na de noche, cruzar el Atlas con su paisaje cambiante, la preciosa Kasbah Ait Ben Haddou, el desierto, con esas dunas doradas, el silencio, las estrellas…..en fin, un reencuentro con la naturaleza en estado puro.
Marruecos es un país precioso, sus paisajes, sabores, colores y olores…… pero sin duda, lo mejor es su gente, amable, generosa y hospitalaria, especialmente los amazigh (berebers).

al vent platja + tumbona

Después de tantos años, y muchos viajes por todo el país, desde Tánger a Merzouga, hoy quiero compartir mi último viaje este mes de julio a Sidi Kaouki, una pequeña aldea bereber en la costa, situada a 20km al sur de Essaouira y a 180km de Marrakech.
Quería hacer una escapada de relax en la playa para desconectar, mi primera opción fue Essaouira, pero en Ramadán se pone imposible, lleno de turistas y marroquíes que van buscando el fresco de la costa Atlántica, al final la búsqueda de alojamiento me llevó a Sidi Kaouki y como suele suceder en estos casos, la improvisación dio buen resultado.

al vent platja + camells

Contacté con Víctor, valenciano instalado en Sidi Kaouki desde hace más de 4 años, propietario de un albergue “Casa Al Vent” y del Café Restaurante Al Vent , me ofreció una tranquila casa de alquiler con vecinos locales y pensé, por qué no?.
Llegamos a Sidi Kaouki desde Essaouira en taxi compartido (15Dhr – 1,5€ x persona).

La casa comparte el acceso al patio con las gallinas, burros y cabras de la familia vecina, está cerca de la playa (2 min. andando), tiene 3 habitaciones, baño y cocina, es una casa típica marroquí, con una terraza con vistas al mar.

al vent pati casa

Los vecinos, haciendo gala de la hospitalidad marroquí, nos dieron harira (sopa) para el iftar (primera cena del ramadán cuando se pone el sol) y huevos de sus gallinas.

Después de la cena íbamos a tomar un té en el Café de Víctor, que nos acogió y facilitó la estancia en Sidi Kaouki como si fuéramos de su familia, y con el que compartimos buenos momentos de opiniones, debates y política. Gracias Víctor.

Una noche cenamos en el Café Restaurante Al Vent, Víctor nos preparó una paella riquísima con centolla, erizos de mar y percebes, todo producto local pescado al día por Omar.

casa al vent façana camells

Sidi Kaouki es una pequeña aldea surfera, con un aire hippy de los 70, sin discotecas, ni grandes hoteles, ni bancos, ni farmacia, sólo tranquilidad, gente amable, playa inmensa, buenas olas para el surf y pescado fresco, si buscáis el paraíso, lo encontraréis en Sidi Kaouki.

Marhaba!

 

Raibi Jamila o soñar Marruecos en verano

Raibi Jamila

Primavera, verano, invierno, otoño…no importa la estación, ni siquiera que su hija la tenga permanentemente en la piscina, no sé cómo lo hace pero Georgina tiene su receta cada mes para que podamos hacer nuestros pinitos en la gastronomía marroquí….hoy es fácil…nadie tiene excusa para no intentarlo…ni siquiera yo.

Gràcies Georgina !!

Con este calor, no hay nada más refrescante que un buen zumo de frutas o… un raibi Jamila! Este batido forma parte del imaginario marroquí, todos los marroquís lo conocen y han crecido con él. Es un yogur líquido, dulce, muy dulce, con sabor a granadina, que tanto se consume como batido como se le clava una cuchara y se congela. Desde luego, si estamos en Marruecos sólo tendremos que acercarnos a la tienda de la esquina para degustarlo, pero si estamos en el extranjero la cosa se complica. Por ello os traigo esta receta que aunque no sea la auténtica 100% sí nos puede servir para recordarnos un poco el Marruecos en verano.

Las cantidades son variables en función de nuestros gustos y los ingredientes que tenemos a mano. Por ejemplo, el lben que yo compro es bastante ácido, por lo que le pongo bastante azúcar para corregirlo, al igual que con el yogur, si utilizamos uno “griego” con fresas podremos rebajar la leche en polvo a sólo una cucharada.

Raibi1

Ingredientes

500 ml de lben (en carnicerías marroquís)
4 cucharadas soperas de granadina
1 yogur sabor fresa
5 cucharadas soperas de azúcar
2 cucharadas soperas de leche en polvo
Unas gotas de extracto de vainilla o un poco de azúcar avainillado
Una pizca de colorante rojo (facultativo)

Preparación

Nada más sencillo, batir todos los ingredientes con unas varillas o con un minipimer. Reservamos en el frigorífico y servimos.
Y si el calor aprieta y tenemos alguna princesa en casa, lo ponemos en moldes para hacer helados, congelamos, y degustamos!

Besaha wa raha, buen provecho!

Pensamiento del día

el-cielo-protector

“Como no sabemos cuando vamos a morir, llegamos a creer que la vida es un pozo inagotable. Sin embargo, todo sucede solo un cierto número de veces y no demasiadas. ¿En cuántas ocasiones te vendrá a la memoria aquella tarde de tu infancia? Una tarde que ha marcado el resto de tu existencia. Una tarde tan importante que ni siquiera puedes concebir tu vida sin ella. Quizás cuatro o cinco veces, quizás ni siquiera eso y ¿cuántas veces más contemplarás la luna llena? Quizás veinte. Y sin embargo, todo parece ilimitado”

 

Paul Bowles (New York 1910-Tánger 1999)
De su libro, Té en el Sahara (El Cielo Protector)

Dos mujeres fallecidas en un tumulto en Marrakech

Tarawih-Marrakech

Dos personas fallecieron y una decena sufrieron heridas en tumulto ocurrido ayer noche durante la plegaria de Tarawih  en el barrio Sidi Youssef Ben Ali de Marrakech. Las víctimas son dos mujeres de 72 y 52 años de edad respectivamente y cuyos cuerpos fueron aplastados por los fieles tras un tumulto generado por los gritos de pánico y aterrorizados por la oscuridad, según las primeras conclusiones.

Los heridos fueron evacuados a hospitales de la ciudad para recibir los primeros auxilios, mientras que las autoridades locales, miembros de protección civil y los servicios de seguridad visitaron el lugar lugares para supervisar las operaciones de rescate. Se ha abierto una investigación bajo la autoridad del Fiscal competente para determinar las causas de este incidente.

La pregaria de Tarawih también se conoce como “Qiyam de Ramadan”, ”Sala at-taraweeh” o “Taraweeh” y significa, literalmente, la “pausa entre las oraciones individuales“, y se llama así porque se reza una serie de 11 rakaat con pausas después de las cuatro primeras y las cuatro segundas, para terminar después de la oración impar de 3 rakaat. Es una oración voluntaria que se reza después del aishaa (oración obligatoria de la noche) y tiene gran seguimiento entre los fieles. Solo se realiza en el sagrado mes del Ramadán.

Vender alcohol en Ramadán o no venderlo

la foto 2

Antes que digáis nada…sobre todo algunos lectores que siempre me hacen ver que escribo cada año sobre esto…estoy indignada. He intentado evitar este tema, os lo prometo…pero no lo consigo. Lucho en mi interior por no repetirme, pero es que parece tan fácil de resolver y no lo consiguen que me hierve la sangre.

Vamos a ver, os pongo en situación. Dos días antes del inicio del Ramadán…DOS DÍAS ANTES…bien. Centro Comercial Carré Edén en Guéliz. Supermercado Carrefour que hay en la planta baja.

carrefour carre eden

Anabel comprando…pasando por los pasillos del súper…todo ok, tomates, pan, champú…una botellita de vino para un amigo que venía a casa. Nada anormal, ¿no? Voy a la Cava y claro…a las cuatro de la tarde cerrada. Todas las rejas bajadas a cal y canto. De repente, una duda…¿ha comenzado el Ramadán? No, claro que no…pues voy a preguntar qué pasa. Le pregunto a un amable trabajador del supermercado. Me dice…sí, está abierta. La llave la tiene el encargado que está ahí. Y me señala un hombre reposando su espalda en la columna de fuera de las cajas que departía amablemente con otro con la misma pinta de ganas de trabajar que el susodicho. Viendo el perfil del asunto, ya intuí que tenía un problema y que el agua presidiría mi cena de esa noche. Pero me dije para mis adentros…tú puedes…adelante.

Decidida y animada, me dirijo a la zona de “trabajo” del supervisor. Salam Alekouim, Alekouim Salam…bueno…que mire…que soy una borracha alcohólica, y que esta noche un amigo viene a cenar y nos vamos a tomar en casa (sin que nadie nos vea) una botella de vino entre los dos. Sí, media botella cada uno aproximadamente. Todo eso con una cena más o menos buena que acompaña a la ingesta de alcohol con lo cual entiendo no nos va a subir a la cabeza y no haremos luego tonterías por la calle. No os asusteís, es la conversación imaginaria, la real fue otra completamente distinta:

Anabel: Quiero comprar una botella de vino, su compañero me ha dicho que si no soy musulmana y llevo el pasaporte, Ud. me va a abrir la cava.

El hombre se sujeta el cinturón y me mira de soslayo, como cansinamente. Hace un silencio de casi 3 segundos y me dice:

Encargado: Yo no tengo la llave, quien tiene la llave (igual el encargado del butano) se ha ido y se la ha llevado.

BRAVOOOOOO

Yo también hago un silencio…unos 10 segundos (necesitaba mínimo contar hasta 50) y le digo:

Anabel: Ah, o sea que un trabajador del supermercado se ha ido y se ha llevado nada menos que la llave de la zona de alcohol y el encargado no puede hacer nada.

Encargado: efectivamente.

Anabel: no sé, igual se piensa Ud. que yo soy un poco justa mentalmente…pero no. Están Udes. en su derecho de vender alcohol o no hacerlo. Es una decisión empresarial, estratégica, política, económica, religiosa…del orden que Ud. le parezca…si no quieren vender alcohol en Ramádan, dos días antes o NUNCA lo respeto y acepto, lo que me parece incomprensible es que la venta de alcohol a los no musulmanes sea una gracia que dependa del humor, discreción o lo que quiera Ud. llamar del supervisor de un supermercado. Tener que venir aquí, como suplicando que me abra la zona de alcohol y depender de su estado de ánimo me provoca un enorme enfado. Acaban Udes. antes poniendo un cartel en la puerta de la cava diciendo…

A LOS SRES. CLIENTES borrachos, alcohólicos y demás interesados en adquirir algún tipo de botella en esta sección, se ruega pasen con su pasaporte en la boca a visitar en la primera columna después de las cajas al encargado del supermercado que tendrá la amabilidad de observarles con cierta cara de asco y decidir discrecionalmente si le deja comprar (que no regalar) unos vinos, cervezas o similar. No garantizamos en ningún caso que el encargado les atienda y tampoco que les trate como personas adultas y maduras. Las excusas pueden ser de lo más variopinto y ridículo.

Atentamente, la dirección del Carrefour.

Sres.…todo esto se soluciona muy fácil. Si no quieren vender alcohol…pues nada. Se cierra la zona hasta después del Ramadán y ya está, así todos sabemos a qué atenernos. Si deciden abrir, abran con un horario claro…es que …¿es tan difícil de entender?

Pasan los años y seguramente me hago mayor. Sigo sin entender, sigo sin aceptar esta poca claridad. No es una crítica a la venta o no de alcohol en Ramadán (que cada empresa haga lo que quiera), es una crítica a este sistema poco claro, poco transparente, poco práctico que incomoda, que produce frustración.

Es que parece tan fácil la solución…aunque está claro que aquí nada es fácil.

Cambio de horario por Ramadán…organización, por favor.

cambio-horario_invierno

Lo del cambio de hora en Marruecos comienza a tomar tintes almodovarianos. Finalmente se cambió el horario la noche del viernes al sábado y no como se había anunciado “oficialmente”, la noche del sábado al domingo. El caos era de primera magnitud.

Yo tenía una reunión a las 09:30 con unos amigos en un Riad y llegué a la hora correcta (había cambiado el reloj). El resto de los asistentes (mis dos amigos y un tercero residente en Marrakech) tuvieron el encuentro 1 hora antes (en la hora antigua).
Obviamente se creyeron que yo llegaba con 1 hora de retraso. Cuando llego les digo…¿cómo no habéis cambiado el horario?…en el Riad nos dicen que es mañana. Hablo con la directora del Riad y me dice que no…que se cambia mañana, insisto…no, ya se ha cambiado. Discutir estos temas es muy conmovedor, hablar de la relatividad del tiempo. La directora del Riad decide finalmente comentar con el personal…no, no…se cambia mañana…casi agotada por el tema, les explico que lo más importante es que los clientes tienen un vuelo hoy y que debemos CONFIRMAR si se ha cambiado el horario.

Efectivamente, el horario había cambiado el viernes noche…se retrasó una hora. El estrés que genera estos cambios de horarios y la mala gestión en la comunicación de la oficialidad de la jornada de cambio…es muy agotador. Ya no sabes si eres tú que va al revés, o el mundo gira con otro ritmo.

Como dice el bolero…reloj no marques las horas…pero porque aquí es mejor que se quede quieto.

De nuevo…dos horas de diferencia con la Europa continental. Hasta el fin del Ramadán….

¿Comenzó el Ramadán? Necesito la Harira….

La Harira, el Ramadán….la cuchara de madera…el olor de la taza de harira…no consigo separar el Ramadán de la Harira. Son dos conceptos que viven juntos. ¿Que sería el Ramadán sin la Harira? Georgina nos facilita la receta de la mítica sopa marroquí.

Harira bidaouia ramadan

Ya estamos en ramadán… el sagrado mes musulmán de ayuno que paradójicamente es el mes en que más se consume y en el que podemos encontrar la mayor oferta gastronómica. Uno de los platos imprescindibles de Marruecos en ramadán es la harira, la característica sopa que encuentraremos en cualquier esquina. En si misma es un plato completo, ya que combina las proteínas de la carne con la de las legumbres e hidratos de carbono, tan necesarios para recuperarse de la larga jornada de ayuno.

Aunque “harira” significa literalmente “sopa”, habiendo por lo tanto múltiples tipos de “harira”, si no especificamos nos referimos a ésta, receta que es bastante uniforme a lo largo y ancho del país. Esta harira es característica de ramadán, pero también se sirve en ocasiones como el desayuno del día siguiente de una boda o del Aid el Kebir. La receta es la de “harira bidaouia”, sopa de Casablanca, que es la que hacemos en casa. He utilizado la receta de la cocinera marroquí más famosa, Choumicha, que podéis seguir en vídeo aquí.

Ingredientes y preparación para 8 personas

Primera parte
150 gramos de carne de ternera o cordero limpia de grasa, a trozos pequeños y algún hueso para dar sabor
150 gramos de garbanzos en remojo desde el día anterior pelados
50 gramos de lentejas
3 ramas de apio
Un buen puñado de cilantro picado
1 cebolla picada
1 palito de canela en rama
Una cucharadita de postre de jenjibre molido
Una cucharadita de postre de cúrcuma
Una cucharadita de café de smen (mantequilla rancia marroquí, en su defecto, aceite de oliva o mantequilla)
2 litros de agua

Ponemos en una olla todos los ingredientes cortados muy pequeños (podemos triturar en la picadora el apio, cebolla y cilantro, a vuestro gusto) junto con las especias. La sal la pondremos más tarde. Añadimos los dos litros de agua y tapamos hasta que la carne y los garbanzos estén tiernos. El tiempo variará desde una hora y media en cazuela normal a treinta minutos en olla exprés.

Seguimos cocinando
750 gramos de tomates maduros (o un bote de medio kilo de tomate triturado natural)
2 cucharadas soperas de tomate concentrado o frito
1/2 cucharada de postre de pimienta negra
Sal
Un litro de agua hirviendo

Mientras la carne está cociendo, cortamos los tomates a trozos y los hervimos aparte durante un cuarto de hora. Escurrimos, los trituramos con la picadora y los pasamos por el colador chino para retirar pieles y semillas.

Cuando la carne ya esté hecha, añadimos los tomates, el tomate concentrado, la pimienta, sal y el agua. Dejamos hervir cinco minutos para que los ingredientes queden bien integrados.

Para terminar…
Un puñado de fideos cabello de ángel
Un puñado de cilantro picado
5 cucharadas soperas de harina disueltas en medio vaso de agua (esto es la conocida tedouira)

Añadimos a la sopa los fideos y la harina disuelta en el agua, removiendo contínuamente para que no se nos pegue al fondo. Cocemos diez minutos, que coincidirá con el momento en que desaparecerá la espuma que la harina habrá provocado en la superfície de la sopa. En los últimos cinco minutos, echar el cilantro picado para que no pierda su llamativo color verde.

Y para acabar definitivamente…
Batimos un huevo y con el fuego apagado, lo echamos a la sopa. Removemos para que se formen los filamentos, tapamos y dejamos reposar cinco minutos.

Y para servir…
Servimos la harira con dátiles, los dulces chebakkia y un cuarto de limón (que también se puede añadir antes a la sopa).

Besaha wa raha, buen provecho!

27 Banderas azules en las playas de Marruecos

agadir2

Las Banderas Azules las entrega la Fundación Mohammed VI para la Protección del Medio Ambiente  y la Fundación Internacional para la Educación para el Medio Ambiente (FEE). Este año han sido 27 las playas con Bandera Azul sobre los 79 inscritas este año en el Programa Nacional de “playas limpias”.

pavillon_bleu

La Bandera Azul es una Eco-etiqueta Internacional que se asigna a las playas que cumplen las normas sobre la calidad del agua de baño, el medio ambiente y el orden, la gestión de residuos y la educación para el medio ambiente.

inf-190514-pavillon-bleu-Exp

Se trata de las playas de Achakar (Tanger-Asilah), Aglou Sidi moussa (Tiznit), Arekmane (Nador), Asilah, Ba-kacem (Tanger-Asilah), Bouznika, El-Jadida, El Moussafir (Dakhla), Essaouira, Fnideq, Foum oued (Laâyoune), Haouzia (El Jadida), Imintourga (Mirleft), Mdiq, Ain Diab Extension Mme Choual (Casablanca), Oualidia, Oued Laou (Tétouan), Oum Labouir (Dakhla), Safi, Saidia Med (Station touristique de Saidia), Sidi Rahal chatii, Sol (Tanger – Asilah), Souiria lkdima (Safi), Saidia, Cap Beddouza (Safi), Ksar AI Mazaj (Fahs Anjra), y Ras Rmel (Larache).