¿ Porqué ha ganado el PJD ?

Posted on Actualizado enn

Los resultados definitivos de las elecciones legislativas en Marruecos confirmaron la aplastante victoria del Partido para la Justicia y el Desarrollo (PJD).

Varios observadores han interpretado esta victoria como un efecto moda generado por el éxito de Ennahda en Túnez. No obstante, la amplitud de esta victoria supera el simple efecto moda. Sobre la base que escribe Hicham El Moussaoui, analista político, voy a intentar desarrollar las otras razones que pueden justificar los votos a favor del PJD de los electores marroquíes.

Como he dicho, se podría pensar que el éxito se basa en un efecto moda a raíz de la primavera árabe, que vio nacer un islamismo político como una fuerza alternativa y con la cual era necesario contar. Es cierto que el éxito del “modelo” turco, combinado con el  éxito de Ennahda en Túnez y la futura aparición de los hermanos musulmanes en Egipto, hicieron perder el miedo a los electores marroquíes. No obstante, la amplitud de la victoria del PJD (más de un cuarto de los escaños), en un país que no se encontraba en una órbita revolucionaria, sino más bien “evolucionaria” ( a diferencia de Ennahda en Túnez y a los hermanos musulmanes en Egipto ), hace pensar en la existencia de otras motivaciones detrás de la elección de los electores de votar PJD.

A primera vista, se trata de un voto-sanción al Gobierno saliente,  sobre todo después del muy pobre balance de los partidos del Koutla (Unión Socialista de las Fuerzas Populares USFP, Partido para el Progreso y el Socialismo PS y el Partido del Istiqlal IP) que han estado administrando los asuntos del país desde 2007. El problema del desempleo, la pobreza, la corrupción y las desigualdades sociales terminaron ciertamente por exasperar al marroquí. Los electores perdieron confianza en los partidos políticos que representan ( bajo su punto de vista )  al Status quo y a los miembros del aparato del palacio a los que consideran responsables del subdesarrollo del país.

Además, los cargos electos del PJD hicieron valer su “virginidad” política (ninguna participación gubernamental anteriormente) y su moralidad, explotando su referente islámico para vender una determinada probidad buscada por los electores. Electores escaldados por décadas de corrupción y de nepotismo – sin hablar de falsas promesas. El PJD presentó un grupo de cargos electos menos expuesto y aprovechó del desgaste de los del equipo saliente y los otros partidos. El PJD representaba la alternativa menos corrompida a los ojos de los electores marroquíes, que decidieron intentar la experiencia y dar la oportunidad a una nueva alternancia, esta vez emanada de la voluntad popular.

Por otra parte, los candidatos del PJD hicieron valer la lucha contra la corrupción como su principal credo. Un mensaje que encontró un amplio eco en los electores. La simplicidad fue un factor determinante en la eficacia de su campaña electoral. Los representantes del PJD, desde su creación, adoptaron un discurso simple y próximo a las preocupaciones diarias de las distintas existencias de la sociedad marroquí. Supieron comunicar con la mayoría de los ciudadanos evitando lenguajes  plagados de ideología y de jergas técnicas como hacen los otros partidos. Esto siempre es percibido por los ciudadanos como un esnobismo político y social. Al contrario,  se basaron en un discurso edificante de la vida política con referencias y símbolos religiosos, e hicieron evolucionar su discurso evitando condenar los Festivales Musicales o los conciertos de Shakira. Prometieron no prohibir el alcohol, pero insistieron para que la libertad de conciencia no figure en la nueva Constitución aprobada por referéndum en julio. Declararon  no querer inmiscuirse en la vida privada del marroquí, alegaron su voluntad de restablecer la justicia social, de luchar contra la corrupción y de combatir la economía de ingresos sabiendo que la lucha contra el mal Gobierno era la principal pretensión de los manifestantes marroquíes.

En fin, el éxito actual no es el resultado de una campaña de algunas semanas, ni siquiera de unos meses. Este éxito es el fruto de varios años de trabajo in situ. En este sentido, el partido islamista ha sabido construir una base popular sólida gracias a sus obras sociales y de caridad. Al ocupar el terreno social olvidado por el Estado, supo consolidar un vivero de voces agradecidas. Esta estrategia social de proximidad ya demostró su validez en otros países, tanto en Palestina ( con Hamas ),  como Ennahda en Túnez. Sin olvidar que los pjdistes están participando activamente en la gestión del país a nivel local desde hace más de 11 años. Su balance local, a pesar de algunos casos, es muy apreciado por los ciudadanos que viven en  los municipios y en  las colectividades administrados por los cargos electos del PJD. Argumento que les fomentó a votarles en las Legislativas. Eso explica en gran parte la solidez de su base electoral, que por término medio les ha permitido  mantener  500.000 votos desde 1997, contrariamente a los otros partidos dónde la estrechez de su base los vuelve más vulnerables a los hechos coyunturales y a los cambios  de opinión.

Y tampoco no debe olvidarse que el PJD ha hecho una campaña moderna haciendo buen uso de las nuevas tecnologías de la información, como han sabido hacer las rebeliones árabes esta primavera. Contrariamente a los otros partidos, no se limitaron a las reuniones populares tradicionales y a la distribución de los folletos sino  que utilizaron Internet y las redes sociales para difundir su mensaje y llegar a  otras franjas de electores ( en particular, los jóvenes). Recordemos que el PJD es el partido que dispone de más presencia en la Red y que es el único que tiene una radio en Internet.

Tal vez, los electores marroquíes han querido enviar una señal a la clase política en general, para hacerles saber que no están de acuerdo con que la práctica de la política sea heredada, reinstalada o que sea solo un juego entre “notables”.

Ahora solo queda saber si…

¿El PJD estará a la altura de la confianza del pueblo marroquí? El tiempo lo dirá.

About these ads

3 comentarios en “¿ Porqué ha ganado el PJD ?

    Mu escribió:
    28 noviembre, 2011 en 16:31

    Es curioso como vivimos nosotros, los de fuera de Marruecos, una victoria de los islamistas como estas…..entiendo su auge, la esperanza que dispone la gente en ellos, pues como explicas, que su trabajo social y de arraigo a la base haya sido importante, y de por si, comprendo que su discurso al marroquí le suene si como minimo a cambio y esperanza a una mejora, tan lejos del aparato del gobierno anterior …

    Sólo tengo un ‘pero’, y me duele incluso reformularlo, y es que no llegue a progresar hacia otros derroteros (lo de eliminar la ‘libertad de conciencia’ que ya pedian el PDJ en la constitución es una formulación que se desvia hacia posturas que deberian estar ya superadas y que son antidemocráticas), o hacia prohibiciones, restrocesos, etc, como los que han hecho otros islamistas en otros países….

    hayat escribió:
    28 noviembre, 2011 en 17:57

    Anabel te felicito una vez más por tu blog pero este post especialmente me parece magnífico. No he leido un artículo en ningún periódico que explique con esta claridad y exactitud el porqué del triunfo del PJD en Marruecos. Totalmente de acuerdo con toda la exposición y sobre todo por lo que conozco más de cerca con el trabajo in situ que lleva realizando este partido a nivel local.
    En cuanto al “pero” de Mu está claro que desde nuestra visión europea ese es el peligro pero creo que para la mayoría de la población marroquí eso de momento no es prioritario.
    Bss

    Mu escribió:
    30 noviembre, 2011 en 12:20

    Precisamente ayer hablé con un buen amigo marroquí y me dió la misma versión que Anabel sobre el por qué de la victoria de PJD, los mismos motivos, así que es fantástico tener la visión de alguien desde dentro ;), algo que no te ofrece la prensa de aquí ….y como dices bien, Hayat, cuando le dije mis miedos ‘occidentales’ sobre eso, sobre posturas poco se puso a reir un poco, por lo simplista y porque simplemente me dijo que han votado el mal menor, y que la izquierda simplemente ha dejado de votar…y por cierto, me dijo que para ellos, una victoria del PP en mayoria absoluta como la que ha tenido España también era algo que les daba miedo….no sólo por cuestiones ideológicas, sinó por lo de las mayorias absolutas y el poder hacer y deshacer sin contar con consensos…se refería pues, que en el caso de PJD, tendrá de consensuar, acercar posturas, porque obligatoriamente deberá pactar y entenderse con otros partidos….
    Gracias a las dos por vuestras reflexiones ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s