Día: 19 febrero, 2010

Promoción Turismo Marrakech 2010

Posted on

La Oficina Nacional de Turismo de Marruecos realizará una campaña para promocionar Marrakech en siete países a lo largo de 2010, dirigida a medios de comunicación internacionales, público en general y líderes de opinión, según anunció hoy en un comunicado.

La campaña, denominada ‘RedM By Marrakech’, ensalzará los atractivos turísticos y culturales de la ciudad para dotarla de «una dimensión inédita», con contenidos orientados específicamente a cada segmento de público al que se dirige.

De este modo, la iniciativa presentará a Marrakech como un destino ‘city break’ ante los medios de comunicación, realizará eventos en «lugares notorios» de Londres, París, Milán, Berlín, Nueva York y Moscú para dar a conocer el destino ante el público y establecerá contactos con los líderes de opinión de dichas capitales.

La organización de ésta campaña ha corrido a cargo del grupo de comunicación Le Public Système y su socio español Events & Co. Además, la empresa de marketing ‘online’ Heaven ha diseñado un dispositivo de apoyo para incrementar su visibilidad, que incluye la distribución de contenidos y la construcción de una red social.

Fuente: El Economista.es

Un té en el desierto

Posted on Actualizado enn

El en Marruecos, como en todo el Mundo Árabe, no es simplemente una bebida para un momento de pausa. Es mucho más, su significado es el de un ritual antiguo, que se traspasa de generación a generación y además tiene una fuerte componente social, de comunicación. Aquí lo llaman con un poco de sorna…el Whisky marroquí por el color y también porque está prohibido el alcohol siguiendo los preceptos del Corán. Para la mayor parte de los occidentales se trata simplemente de té verde con el añadido de la menta fresca…error…el procedimiento es largo y se necesita 10/15 mn para su correcta preparación. 

Os escribo la receta original, la verdadera …la que preparamos en el Riad, para que también vosotros preparéis un auténtico te a la menta marroquí, mandarme vuestras experiencias…..

Ingredientes: te verde natural, un poco de menta fresca, 25/30 terrones de azúcar (al menos 5 por persona).

Calentar el agua en un cazo o hervidor. En una tetera aparte poner 2 cucharadas colmadas de té y entonces añadir encima más o menos, un dedo de agua hirviendo. Dejar reposar algunos minutos y después tirar el agua que contiene el primer té..porque será amargo y fuerte. Una vez quede solo el té en la tetera, añadiremos toda el agua hirviendo del cazo o hervidor en la misma tetera. Después, añadiremos la menta muy bien lavada a pedacitos, y estando muy atentos a que queden completamente sumergidas las hojas en el agua, si no lo hacemos así, corremos el riesgo que las hojas cojan un gusto de quemado que cambiará el sabor de la bebida. Añadimos el azúcar. En este punto, es cuando debemos poner la tetera en el fuego, directamente sobre la llama dejando que vuelva a hervir.

NUNCA mezclar el té con una cuchara, en cambio, cuando saquéis del fuego la tetera, servir un vaso de té para después volver a introducir el té en la tetera…tres veces. Este procedimiento repetido tres veces es el que consigue que se mezcle de una forma natural, evitando las cucharas y otros elementos.

Cuando lo sirvais, recordar de mantener la tetera lo más alto posible del vaso para que el té forme una espuma clara, síntoma que está recién preparado (también es una forma de oxigenación del producto, que así desprende su intenso perfume). Para acabar se puede decorar el vaso con un poco de menta fresca.

Meteo Marrakech-19 de Febrero de 2010

Posted on

 

El diluvio … que no cesa.

 

Máxima 14º   Mínima 6º

El ritual de la Henna

Posted on Actualizado enn

Naima es una “Hennaya”,  que ha pasado de madre a hija. Ha heredado esta pasión observando a su madre desde pequeña. Las dos han hecho de la Place Djemaa El Fna su lugar de trabajo cotidiano y imprescindible.

De sus hábiles manos nace el “Naqch beldi”, un enramado que puede recordar bordados antiguos que las mujeres “Fassie” aprenden desde su más tierna infancia. Los mismos motivos y decoraciones son utilizados en la arquitectura tradicional o en la maestría que demuestran los artesanos del cuero, de la madera o también del yeso. El artista  Matisse, durante una de sus visitas a Marruecos, quedo muy impresionado de la belleza de estas verdaderas obras de arte. Muchas de sus obras pintadas en Marruecos representaban paisajes mediterráneos muy coloristas como “Zorah” o como “Los marroquíes” donde queda muy reflejada la influencia del arte de las Hennayas.

Pero lo que sorprende más de estas mujeres es la impresionante velocidad cuando crean un  verdadero  cuadro sobre la piel con una simple mezcla de hojas verde oscuro. Estas pequeñas hojas de Henna (una variedad del apio), secas y tratadas con el zumo del limón y agua caliente producen una materia untuosa donde el color puede ser intensificado añadiendo otros ingredientes: pero éste, es un secreto custodiado celosamente por cada tatuadora.  Desde hace siglos, la ceremonia de la Henna es festejada como se debe por las mujeres marroquís. Esta pequeña fiesta da lugar  a invitaciones a parientes, a amigos, a vecinos…. durante el trabajo, se ofrece te y pastelitos a los invitados. El ritual es acompañado de cantos, poesía y música.  Desgraciadamente los tiempos están cambiando y las mujeres (sobre todo en las ciudades) no disponen de tanto tiempo libre para las ceremonias y entonces, los tatuajes deben realizarse rápidamente y por eso, se renuncia a la fiesta pero nunca al tatuaje…símbolo profundo de seducción femenina.

Los utensilios usados por las Hennaya también han evolucionado. Jadis, una artista de la Henna utiliza bastoncillos de madera muy finos que gracias a  su talento consiguen crear líneas, finísimas cruces y elegantes geometrías. Hoy, la mayor parte de las tatuadoras, usan jeringuillas de diferente tamaño, para, con una precisión increíble…trazar sus diseños.

Los pies y las manos son mantenidos suspendidos en el aire, hasta que el producto seca. Después con un tejido empapado en zumo de limón, ajo, pimienta y azúcar, el tatuaje se tapa para que seque perfectamente y así al día siguiente se elimina la crosta suavemente con aceite de oliva. Los temas decorativos con los  que Naima y sus colegas tatuadoras embellecen a la mujeres, van desde animales, plantas o flores…especialmente en las ocasiones únicas, como bodas, bautizos, peregrinajes especiales o simplemente en la vigilia de un Aid ( fiesta ). El Ramadán es también un mes de trabajo intenso para las tatuadoras, en particular la Noche del Destino. Las Hannayas  no solo participan en ocasiones festivas, también en los momentos tristes están presentes con su trabajo. Si no puede ser aplicado durante el periodo de luto, del 7º al 40º día , la henna en pasta, circula en la asamblea, entre los familiares, a fin que todos la puedan tocar, y señala el momento de autorización a la viuda para que pueda de nuevo tatuarse.

Otros lugares de Henna son los Santuarios y los Mausoles. En estos últimos, la Henna es propuesta como una especie de de ritual necesario antes de la entrada para rendir honor al santo y puede ser llevado a cabo en el espacio sagrado de la Koubba. En este caso la Henna es un vinculo espiritual, profundo, en definitiva….un acto de fe. La mayoría de los visitantes a los Mausoleos son personas con problemas, desesperadas que vienen a buscar consuelo, pensando que el Marabout (Santo) les dará un apoyo moral. En el momento que la Hennaya procede al inicio del tatuaje, decorando las manos y los pies, está ya gratificando moralmente, está “regalando” un momento de serenidad. Después de este rito será posible tocar al santo hasta el momento de la inspiración, de la resolución del problema, es dentro de este lugar santo que los hombres y las mujeres pueden cohabitar, sin ningún tipo de interferencias ni tabúes. En la Koubba se olvidan las diferencias y se piensa solo en rezar y en buscar la paz interior.

Un reposo espiritual que nace de la Henna, aplicado por las manos expertas de una Hennaya, con gestos y  miradas precisas, renovando, a lo largo del tiempo, un arte y una tradición que resiste al paso del tiempo.