Día: 12 abril, 2010

Alexis de Vilar, expone en Marrakech

Posted on Actualizado enn

El artista barcelonés, Alexis de Vilar, expone hasta el 25 de Abril en el Espacio Art de Lounge del Sofitel. Este fotógrafo cree en lo que hace, y pone todo su empeño…los hombres, la naturaleza y los animales…nos invita a ver su particular visión de África a través de los clichés en blanco y negro,  fruto de sus viajes.

 Autor, fotógrafo y explorador, Alexis de Vilar ha pasado los últimos 30 años fotografiando culturas lejanas y luchando para salvar a esos pueblos mal llamados “primitivos” y los ecosistemas que conforman su hábitat natural del avance de la sociedad industrial.

Como autor ha escrito varias novelas, ensayos, libros de viaje e innumerables artículos de prensa que se han publicado en algunos de los mejores periódicos y revistas en Europa, África y los Estados Unidos.

En su Web, encontrareis algunas de las fotografías del desierto más hermosas que he visto. Creo que Alexis de Vilar es uno de los últimos aventureros existentes….una biografía y una vida increíbles. ( http://www.alexisdevilar.net/ )

 

Espacio Art de Lounge del Sofitel

Rue Haroun Errachid, Hivernage.

Tél. 05 24 42 56 00

 

Instituto Cervantes de Marrakech

Posted on Actualizado enn

El Instituto Cervantes de Marrakech ocupa un edificio de 800 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas. La fachada del inmueble cuenta con una gran vidriera central, sobre la cual se ha colocado para la ocasión un vinilo de grandes dimensiones, obra de la artista Menchu Lamas. Esta instalación multicolor representa una gran mano central rodeada de círculos, en el característico estilo creativo de Lamas.

El centro cuenta con ocho aulas para el aprendizaje de español, más un aula multimedia cuya capacidad es de 30 alumnos y está dotada con moderno equipamiento informático. La sede del Instituto dispone asimismo de salón de actos y biblioteca, así como diversas dependencias administrativas. Sobre la quinta planta hay una terraza, en la que se celebrarán actividades al aire libre.

Ofrecen cursos de español generales y especiales, y preparamos a nuestros alumnos para la obtención del DELE (diploma de español como lengua extranjera). Dotado de aula multimedia y método AVE (aula virtual de español) que permite el autoaprendizaje por internet.

Las actividades culturales que organiza el centro son muy diversas y abarcan todas las disciplinas, además de la divulgación de la cultura española y latinoamericana, aspiran al diálogo cultural, por lo que colaboran con entidades culturales y educativas marroquíes y europeas.

La biblioteca José Ángel Valente se ha convertido en un referente fundamental para todos los hispanohablantes de Marrakech. Nuestra biblioteca cuenta con alrededor de 6.000 documentos en constante renovación y actualización: libros, audiovisuales, CD-ROM, periódicos, revistas.

El Instituto Cervantes de Marrakech fue inaugurado por los Príncipes de Asturias el 30 de Octubre de 2007.

Dirección

14-14bis, Bd Mohamed V 
40000 Marrakech

Tel.:212 524 422 055
Fax:212 524 433 124
Horarios

  • Secretaría:
    De lunes a jueves mañana de 09:00-13:00 / tardes de 15:00-18:30
    Viernes 08:00-15:00
  • Biblioteca:
    De lunes a viernes: mañana de 10:00-13:00 / tardes de 15:30-19:00
    Sábado: 10:00-12:00

 

Mi objetivo es manteneros informados de los actos más destacables que el Instituto vaya organizando en la ciudad.

Artistas de origen árabe llevan a los escenarios franceses el debate sobre el burka

Posted on

El velo islámico ¿puede ser también objeto artístico? Puede. Vilipendiado como símbolo odioso de la opresión de la mujer y reivindicado como signo de una identidad religioso-cultural que se siente amenazada por los valores de Occidente, este controvertido ropaje destinado a ocultar el cuerpo y el rostro de la mujer ha ascendido durante unos días a varios escenarios franceses, proponiendo una manera distinta –no necesariamente benevolente– de mirarlo y de sentirlo.

Cuatro espectáculos –tres de ellos en París, el cuarto en Cherburgo– han contribuido esta semana a iluminar de forma diferente, con la luz del arte, el crispado debate político y social sobre la eventual prohibición del velo integral (el burka y el niqab) en Francia.

El Parlamento discutirá el mes que viene un proyecto de resolución y una proposición de ley para intentar erradicar esta prenda de las calles –lo que el Consejo de Estado considera inconstitucional– o, en su defecto, de los servicios públicos. Una iniciativa que está lejos de despertar la unanimidad de las fuerzas políticas y que ha generado no pocas suspicacias y tensiones entre la comunidad musulmana.

Es en este eléctrico contexto que Héla Fattoumi, Majida Khattari, Ghazel y Layla Rosa se han atrevido a presentar sus espectáculos –Manta, VIP, ME 2000-2003/ME 2003-2008 y What if...– con el velo como eje. Los tres primeros, en el parisino Théâtre de la Cité Internationale. El cuarto, en el festival de circo Spring, organizado por La Brèche en Cherburgo. Cuatro nombres de mujer. Cuatro trayectorias artísticas. Y una preocupación común: la condición de la mujer musulmana y su conflictiva relación con el cuerpo.

“Desde hace varios años, de forma cada vez más escandalosa y violenta, en mi propia familia, hay chicas jóvenes que se ponen esta prenda, cuando mi madre nunca tuvo que llevarla; lo encuentro extraordinariamente turbador”, explica Héla Fattoumi, autora –junto con Éric Lamoureux– de la coreografía del espectáculo de danza Manta. Nacida en 1965 en Túnez y afincada en Francia, donde desde el 2004 codirige con Lamoureux el Centro de Coreografía de Caen-Baja Normandía, Fattoumi se define como una mujer “emancipada” de la tradición árabo-musulmana en la que fue educada y desde esta libertad el velo le provoca –dice ella– “incomprensión e indignación”.

En Manta, vestida con un niqab blanco que adquirió personalmente en una tienda no sin cierta aprensión, Fattoumi intenta transmitir a través de la danza cómo el velo integral no sólo oculta la identidad de la mujer, sino que la somete a un ritmo de existencia diferente del del resto de la sociedad, de la que queda aislada. Al final, como en un grito de liberación, se retira el velo y juega a saltar la comba.

No es esta, en cambio, la aproximación que hace al tema Majida Khattari en su desfile performance VIP, siglas que en este caso quieren decir velo islámico parisiense. Nacida en 1966 en Erfoud (Marruecos), Khattari sostiene que el “encierro” al que el velo integral somete a las mujeres no es más opresivo que los cánones estéticos que impone la moda occidental. “Yo no estoy ni a favor ni en contra del velo integral, sólo busco un diálogo, resituar las cosas”, argumenta. Para expresar esta dualidad, la artista monta desde hace años, en un tono provocador, seudodesfiles de moda con velos libremente adaptados, ya sea una reinterpretación de los típicos logos de Louis Vuitton con símbolos tradicionales del islam, ya sea añadiendo comocomplemento un bolso en forma de granada, ya sea estampando en un burka el rostro oculto de la mujer que lo lleva.

Para completar esta “programación en tres tiempos”, el Théâtre de la Cité montó una instalación de la artista iraní Ghazel (Teherán, 1966), afincada también en París. La obra de Ghazel, ME 2000-2003 yME2003-2008, consiste en vídeos caseros rodados, protagonizados y montados por ella misma –de ahí el título “me”, “yo”– en los que aparece vestida con un chador negro realizando variopintas actividades, la mayoría de la vida cotidiana, con la voluntad de poner en evidencia los estereotipos.A lo largo de 700 secuencias de escasos segundos de duración, Ghazel desciende en tobogán, corta el césped, practica esquí náutico o toma un baño, en “una improbable síntesis de Chaplin y Beckett”, según palabras del profesor Michel Poivert.

Lejos de París, pero en los mismos días, la acróbata británica Layla Rosa ofrecía un espectáculo circense –What if…– en el que, vestida con el velo, reflexiona visualmente sobre la cuestión de la identidad y la mirada que suscita en los demás. Hija de un árabe saudí al que no conoció, la artista se pregunta cómo podría haber sido su vida de haberlo conocido: “¿Habría sido trapecista? ¿Debería llevar el velo o hubiera podido escoger?”. Probablemente, esta pregunta, en el país de su padre, carecería de sentido.

Fuente: LA VANGUARDIA 12/04/2010