Melilla, un descubrimiento

Posted on

Este verano, he estado en Melilla. Reconozco que nunca antes visité esta ciudad, reconozco que no tenía curiosidad…hasta este Agosto.

A finales de Agosto subí en coche hasta Barcelona, y en vez de cruzar a Almería por Nador (como casi siempre ), decidí hacerlo por Melilla. Tenía el barco a las dos de la mañana, y aproveché para conocer la ciudad esa tarde. Pensé que sería suficiente una tarde…que ignorante. Melilla ha sido un gran descubrimiento.

Existen dos Melillas, la Melilla nueva y la vieja.  En la parte nueva, una ciudad vibrante, llena de tiendas, de placitas, de terrazas y de luz. Grandes avenidas, que tienen edificios modernistas.  Fue sorprendente descubrir que Melilla es la segunda ciudad de España ( después de Barcelona ), con más edificios modernistas. Un discípulo de Gaudí, Enrique Nieto se trasladó a Melilla y embelleció la ciudad a principios del 1900. El resultado, unos edificios modernistas maravillosos y un ambiente en la Melilla nueva entre decadente y moderno, que tiene un resultado muy atractivo.

Después de la visita de la Melilla nueva, fui a conocer la Melilla vieja. Completamente amurallada y muy bien reformada y recuperada. Una fortaleza construida para defender la ciudad de las constantes invasiones. Una mezcla de ciudad/fortaleza amurallada y de pueblo andaluz vibrante con sus locales de tapas y sus rincones blancos. Dentro de la fortaleza varios museos, que pude visitar rápidamente porque cerraban. Desde lo alto de la fortaleza unas vistas impagables sobre la ciudad nueva y sobre la costa Marroquí que abraza la ciudad. Dos visitas me encantaron,  los aljibes y sobre todo me gustó e impresionó el único museo Amazigh/Bereber que hay en España y como no podía ser de otra forma, está en Melilla. Tan cerca, tan lejos…

Como veis, me impactó bastante Melilla, en algunas de las plazas de la Melilla vieja, había placas con estrofas de poemas. Os reproduzco la que más me gustó…sobre todo, porque la leí hacia el ocaso del día…con la luz del verano del Mediterráneo descendiendo y ofreciendo un espectáculo nostálgico de color. Volveré…con más tiempo.

 

Melilla, sol de Agosto.

La mañana llega en mí como un viento repentino.

El viento tan remoto y tan marino de aquella playa ardiente y africana.

 Jacinto L. Gorgé. 1948

Recordando aquella playa

Anuncios

Un comentario sobre “Melilla, un descubrimiento

    Afrikia escribió:
    22 septiembre, 2011 en 11:17

    Pues yo tampoco la conozco 😦 y obviamente bien merece una visita, que espero no ha de tardar en caer 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s