La construcción de un sueño…

Posted on Actualizado enn

Es verdad que en este Blog hablo mucho de sueños, es cierto. Me acuso de sentir especial afecto y admiración por las personas que luchan por sus sueños y que tienen el coraje y la valentía de apostar por opciones de vida nada Standards. Soy una romántica…Hace algún tiempo que conozco a M.Carmen y cada día la aprecio más y más. A ella y a toda su familia española y marroquí. Entre todos, han construido un hermoso hotel en Ouarzazate que poco a poco se está convirtiendo en un lugar de referencia en esta ciudad extraña, una ciudad que no es grande ni pequeña, una ciudad donde no pasa nada especial, pero siempre tienes que pasar por ella para ir hacia el Sur…esta ciudad es la que M.Carmen escogió para construir su sueño. La ciudad después del Tichka me gusta llamarla. Le pedí a M.Carmen que escribiera su experiencia de estos años previos a la apertura del hotel porque me pareció muy interesante la aventura de una mujer española construyendo un sueño entre el Atlas y el Desierto del Sahara. Le pedí que escribiera su experiencia y aquí la tenéis…la comparto con vosotros para que también la conozcáis un poco y la comencéis a querer…como me pasó a mí.

 

Fue en Abril de 1999 cuando mi marido Daniel y yo vinimos por primera vez a Marruecos. Desde el primer momento el país nos cautivó con sus paisajes, sus colores, sus olores, sus sabores, su gente… sobre todo en el sur. A partir de aquí todos los años bajábamos unos días.

Pasado el tiempo conocimos a Alí, que hacía rutas en 4×4 y hoy es nuestro socio y decidimos construir un hotel en Ouarzazate. Como Daniel seguía trabajando en Madrid, fui yo la que con el proyecto de nuestro hijo mayor tuve que hacer el seguimiento de la obra. Si construir algo siempre es complicado, aquí tenía como dificultad añadida una lengua desconocida y una cultura diferente. Pero para eso estaba Alí que es el que conoce el idioma y a su gente.

 

El primer paso fue encontrar un terreno adecuado y por supuesto que los vendedores no supieran que había socios extranjeros por medio. Esto se fue repitiendo en cada negociación económica pues el ser extranjero significa que el precio sube. Una vez conseguido el terreno, comenzó la construcción. Los cimientos sin problemas pero al llegar el momento de subir muros, la primera ventana y la primera puerta aparecieron más pequeñas que en los planos. Ahí fue cuando descubrí que no los miraban. Hay una forma estándar de construcción y ésta se aplica a cualquier medida. Otro problema es que cuando miran los planos a veces los giran y lo pude comprobar con un mueble de obra que hay en un salón. Solución tirarlo y volver a empezar. Puedo contar mil historias de cada rincón del edificio.

Una vez hecho el grueso de la construcción la definición fue complicada ya que hubo que traer materiales de diversas partes de Marruecos; de Fez, de Casablanca, pero sobre todo de Marrakech ya que Ouarzazate a pesar de ser una ciudad grande carece de muchas cosas. También es un problema cuando llega una fiesta importante por ejemplo fin de ramadán, fiesta del cordero, fiesta del nacimiento del profeta, porque el país se paraliza como mínimo durante una semana y los trabajadores se marchaban a sus lugares de origen para estar con sus familias. Y veías cuándo se iban pero nunca se sabía cuándo iban a regresar.

Y no hablemos de la seguridad, cuando tienes una persona trabajando a 14 metros de altura sobre unos tablones apoyados en dos palos que salen de la fachada, y que se niega a ponerse un arnés. O cuando hay que subir unos depósitos de agua de 500 litros a la terraza para instalar con los paneles solares y el método son 8 hombres subidos sobre unos tableros apoyados en la barandilla de la terraza y con el cuerpo en el aire tirando de unas maromas. Creo que estos son los momentos más críticos que viví durante la construcción.

 

Pero también hubo momentos divertidos, como buscar la tierra para hacer el adobe con el que enfoscar las fachadas. Como en cada zona la tierra es de un color fue difícil encontrar un beige apropiado y al final acabamos un día al amanecer con un camión y dos hombre con palas llenando el camión de una tierra que por fin habíamos elegido después de recorrer todos los alrededores haciendo pruebas de color. Uno de los hombres tenía muy mala puntería y la tierra que lanzaba por un lado caía por el otro lado del camión. O las comidas que hacíamos en la obra a base de tomates, sardinas en aceite y pan. O los partidos de futbol que al caer la tarde veía en un café y donde por fin entendí lo que es un “fuera de juego”.

Y momentos entrañables como el agradecimiento de un trabajador, nuestro simpático “negrito encofrador” al que un día llevamos corriendo al hospital porque se estaba asfixiando por una intoxicación alérgica a algo que había comido por primera vez.

El hecho de ser mujer no me supuso grandes problemas a pesar de estar continuamente rodeada de hombres. Cuando tuve que mandar lo hice y si tuve que imponer mi opinión sobre algún trabajador también, lo más duro fue el aislamiento debido al desconocimiento del idioma. Y aunque siempre estuve muy arropada por toda la familia de nuestro socio, hubo momentos duros en los que me preguntaba ¿qué pinto yo aquí? Lo que no llegué a hacer es ponerme un casco en la cabeza como me aconsejaba mi hijo para andar por la obra aunque en algún momento me hubiera venido bien porque a punto estuvo un cascote de darme.

Por fin el 15 de mayo del 2009, un año y medio después de comenzar la obra, el sueño se cumplió y pudimos inaugurar Dar Chamáa acompañados de nuestros hijos y de toda la familia Chami y sus amigos.

Aún hoy cuando me siento en el jardín y miro hacia el edificio no puedo terminar de creer que lo que veo sea realidad.

Dar Chamaa

Tajdar B-P 701 Ouarzazate, Marruecos

Teléfono:            (00212) 524 854 954

Anuncios

10 comentarios sobre “La construcción de un sueño…

    Bertika escribió:
    23 septiembre, 2011 en 8:41

    Precioso texto donde me he sentido identificada en muchos aspectos…

    Primero en la pasión por el sur de Marruecos, adónde viajo junto con mi compañero y mis hijos cada vez que tengo ocasión. Ya van cuatro en un año…,

    Segundo el considerar Ouarzazate un sitio interesante, una encrucijada de caminos imprescindible. Me viene perfecto conocer allí un nuevo sitio…

    Tercero y más divertido, ser arquitecta me ayuda muchísimo a comprender y empatizar con las experiencias que relata M.Carmen, a la que admiro por su coraje. De todos modos, aunque aquí el tema de la seguridad esté algo más sofisticado, huelga decir que a los propios operarios no les supone ningún sufrimiento el hecho de pensar que si no se ponen el arnés pueden caer y morir… hay muy poca consciencia del peligro también por aquí. Una lástima no haber conocido a M.Carmen en un momento anterior del proceso porque habría sido muy interesante conversar con ella.

    Anabel, grácias por estos posts.

    Saludos!

      Anabel escribió:
      23 septiembre, 2011 en 9:01

      No pierdas oportunidad de conocer el Hotel y a M.Carmen…y luego me explicas…

        Bertika escribió:
        23 septiembre, 2011 en 9:16

        Sin duda lo haré. Nuestra última visita a Marruecos fue este mes de junio y nos alojamos unos días en Ouarzazate en un hotel donde no vamos a poder volver después de morirnos de vergüenza tras caerse mi compañero contra la fuente del vestíbulo y dejarla hecha añicos… Nos vendrá bien otro sitio… donde prometo sujetar-le bien y mantenerle lejos de los objetos de valor… 😉

    Mu escribió:
    23 septiembre, 2011 en 8:49

    Me ha encantado que compartieras tu sueño M. Carmen…. felicidades por conseguirlo y por superar con humor y fuerza las dificultades 😉
    Te buscaré cuando pase por Ouarzazate….Y cuando yo tambien pueda construir mi pequeño rincon en Marruecos (inschallah) os lo haré saber, jejeje

    un cordial saludo

      Anabel escribió:
      23 septiembre, 2011 en 9:00

      Eso espero…que nos hagas saber dónde está tu rincón en Marruecos. Espero ansiosa la información…;-)

    Francesc Illas escribió:
    23 septiembre, 2011 en 12:17

    Hola Mª Carmen,

    Soy Francesc Illas y nos conocimos en la Porta del Desert en el SITC de Barcelona, y desde entonces he ido sabiendo de vuestro ryad a través de Anabel. Me alegro de que vuestro sueño se haya hecho realidad y la verdad que leyendo tu historia he pasado un buen rato.

    Un saludo para tí y para Daniel, y a si alguna vez vuelvo a Ouarzazate, vendré a Ryad Dar Chamaa.

    Anabel, buena idea que tus amigos cuenten sus vivencias y experiencias….en cuanto tenga listo mis memorias…te las envío para que las publiques 😉

      Anabel escribió:
      27 septiembre, 2011 en 7:32

      Ya sabes…cuando tengas algo interesante que contar…aquí estaremos. ;-)) Sigo respirando…pero tambien a la espera…;-))

    hayat escribió:
    26 septiembre, 2011 en 23:00

    Muchas gracias por vuestros comentarios y tambien muchas gracias a Anabel por su cariñosa presentación y por la invitación a su blog.

    M. Carmen

    Ángel Lorente escribió:
    8 octubre, 2011 en 16:31

    Hola, he llegado a tu blog porque soy un investigador de sueños y en base a ellos acabamos de inaugurar una web dedicada a los sueños. Quisieramos contactar con tu amiga Mª. Carmen. Por favor, nos puedes mandar un e-mail de contacto con ella o si quieres les das mi correo.

    Muchas gracias por admirar a las personas que persiguen sus sueños.

    Un saludo

      Anabel escribió:
      11 octubre, 2011 en 17:37

      Hola Ángel,
      si te parece le hago llegar tu mail. Voy a visitar tu web…has despertado mi curiosidad.
      Saludos.
      Anabel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s