Día: 21 febrero, 2012

El País, censurado en Marruecos

Posted on

El Ministerio de Comunicación de Marruecos prohibió el viernes 17, la distribución del diario español El País del jueves 16 de febrero en cuya sección internacional se reproducía una pequeña caricatura del rey Mohamed VI y entre sus manos, la llave de la nueva Constitución marroquí.

El ministro de Comunicación, Mustafá el Khalfi, del Partido Justicia y Desarrollo (PJD) exdirector del diario islamista Al Taydid, reconoció que ese número había sido censurado. Sus colaboradores indicaron que la decisión se había tomado en aplicación del código de la prensa porque el dibujo atentaba contra la figura del monarca. La prensa marroquí se ha hecho eco en los últimos días de esta censura.

El País reprodujo esa caricatura porque era una de las que había colocado en Facebook, Walid Bahoman, de 18 años, que fue condenado a un año de cárcel –ingresó en prisión el 7 de febrero- y a 10.000 dirhams de multa (950 euros) por atentar contra la figura “inviolable” del soberano, según la Constitución.

Bahoman, que según su madre, fue torturado tras su detención, colgó otras viñetas en Internet junto con una voz en off que repetía frases como “el rey detesta al pueblo” y “el pueblo solo debe obedecer”, pero no insultaban al monarca.

El País es el primer diario extranjero prohibido en Marruecos por publicar caricaturas del jefe del Estado desde que, a principios de enero, el primer ministro islamista Abdelilá Benkiran, formó Gobierno. Media docena de publicaciones francesas han sido también censuradas en menos de meses y medio pero por otros motivos. El País ya fue censurado en 2009 en Marruecos por el mismo motivo de reproducir caricaturas de la familia real alauí.

Los semanarios políticos L’Express y Le Nouvel Observateur y el católico Le Pélerin no pudieron distribuirse porque reprodujeron el rostro de Dios o de Mahoma, algo que el islam veta. Se da la circunstancia que algunas de estas publicaciones sí fueron permitidas en Argelia. Las demás publicaciones francesas fueron prohibidas por atentar contra la moral y las buenas costumbres.

Anuncios