Aterrizaje de emergencia en Marrakech

Posted on

Lo confieso, no me gusta volar aunque he volado miles de veces…por trabajo, o por ocio. Y sigo haciéndolo. Siempre he estado muy orgullosa de mí por este hecho, por enfrentarme a uno de mis miedos personales. Me enfrento a él de cara, y NUNCA he dejado de hacer un viaje por este motivo. El miedo es una sensación incontrolable, no puedo evitarlo. El miedo a volar va y viene, depende de la experiencia de los vuelos. Si el vuelo anterior ha sido bueno, si no ha habido grandes turbulencias, si el despegue ha sido tranquilo y la aproximación también…en mi siguiente vuelo voy al avión con más paz. Pero aún así, cuando estoy sentada y el motor comienza a emitir ese ruido inicial y el comandante habla por megafonía “Tripulación, entrando en pista para despegue inmediato”…siento un ligero temblor en las rodillas. Esa gran recta y el avión con toda su potencia me estremece. Aún hoy, no comprendo como un avión con todo ese peso puede elevarse grácilmente. Supongo que las leyes de la física son las causantes, pero sigue siendo un gran misterio para mí. Solo suelo relajarme cuando el comandante quita las luces de cinturones y las azafatas se levantan de sus asientos. Ahí entiendo que por ahora todo va bien y me relajo un poco. Este miedo irracional me acompaña siempre y es el causante de que cualquier noticia relacionada con aviones en el mundo sea ávidamente devorada por mí.

En este caso, ha sido aquí mismo. En el Aeropuerto de Menara, dónde un vuelo de la compañía de bajo coste Ryanair, que salió del aeropuerto de París-Beauvais realizó un aterrizaje de emergencia. El avión, un Boeing 737-800 que transportaba a 176 personas, tuvo un fallo mecánico aún no identificado que obligó al aterrizaje forzoso el pasado día 2 de Mayo.

Finalmente, la aeronave pudo aterrizar sin mayores daños en la pista del aeropuerto marroquí. Las autoridades del aeropuerto de Marrakech tomaron “todas las medidas necesarias para garantizar el aterrizaje en mejores condiciones y para prestar ayuda y asistencia a los pasajeros“. Además un equipo médico se movilizó sobre el terreno.

Todo acabó bien, pero estas cosas no me ayudan para animarme con los aviones.

2 comentarios sobre “Aterrizaje de emergencia en Marrakech

    hayat escribió:
    7 mayo, 2012 en 12:52

    Totalmente de acuerdo con lo que explicas, a mi tampoco me gusta volar pero lo hago y cuando va a despegar el avión se me encoge el estómago, luego arriba me relajo pero la toma de tierra tambien me impresiona. Y cuando estoy en tierra y veo volar los aviones me quedo parada mirándolos como una de las protagonistas de la película “Piedras” sin entender cual es el milagro.

    Bertika escribió:
    8 mayo, 2012 en 11:57

    Totalmente de acuerdo, no podrías haber descrito mejor la sensación de alivio (pasajero) cuando se apagan las luces del cinturón y la tripulación se levanta…

    Habitualmente viajo con mi pareja y mis hijos, que todavía son muy pequeños, y mi marido siempre me dice que viaja “con dos niños y un florero”… imagino que será por lo rígido de mi postura, por la poca conversación que doy… o por las pastillas que alguna vez he tomado….

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s