Desembarco al máximo nivel político/empresarial español en Marruecos

Posted on Actualizado enn

Reyen Marruecos

El Rey Juan Carlos viajará este lunes a Marruecos acompañado por cinco miembros del Gobierno de Mariano Rajoy y nueve ex ministros de Asuntos Exteriores, en una visita con la que la Casa Real pretende continuar profundizando las relaciones bilaterales de dos países, que atraviesan un buen momento y que se desea que sigan avanzando en los ámbitos económico, social y cultural.

Don Juan Carlos aterrizará por la tarde en Rabat y será recibido por el Rey Mohamed VI, que hará de anfitrión durante toda la visita, que es calificada por Zarzuela y por el Gobierno como “importantísima”, también por su componente simbólico, marcado por el alto nivel de la delegación española.

Además, será el primer viaje del Rey al extranjero después de su operación quirúrgica del pasado mes de marzo, que precisamente obligó a aplazar esta visita, que se había previsto para ese mes.

Desde que comenzó su recuperación, Don Juan Carlos expresó su deseo de retomar su viaje a Marruecos cuando los médicos lo estimasen posible y finalmente se hará cuatro meses y medio después. El monarca continúa con su rehabilitación y, de hecho, se someterá a sesiones diarias con su equipo médico en Marruecos, pero se ha considerado que su recuperación, que va cumpliendo los plazos que se marcaron, permite este desplazamiento.

En este viaje, que coincidirá con la celebración del mes del Ramadán, se prolongará hasta el jueves, el monarca estará acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo. El martes se sumarán también los de Interior, Jorge Fernández Díaz; Justicia, Alberto Ruiz Gallardón; Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y Fomento, Ana Pastor.

Además, el Rey invitó a acompañarle a todos los ministros de Exteriores de la democracia. Irán nueve exministros de UCD, PSOE y PP: Marcelino Oreja, José Pérez Llorca, Javier Solana, Carlos Westendorp, Abel Matutes, Josep Piqué, Ana Palacio, Miguel Angel Moratinos y Trinidad Jiménez. El único que no acudirá es Fernando Morán, cuya salud se lo ha impedido.

Esta delegación española que permanecerá en Rabat el martes se completará con presidentes y consejeros delegados de 27 grandes empresas con presencia e intereses en Marruecos. Estarán entre otros, los máximos representantes de Acciona, Abengoa, Ferrovial, Endesa, Talgo, Iberia, Globalia, Inditex, Teléfonica e Indra. También viajarán los presidentes de la CEOE, el Consejo Superior de Cámaras de Comercio y Cepyme.

Todos asistirán a un foro empresarial en Rabat y acudirán después a la cena oficial que ofrecerá el rey Mohamed VI a su invitado en el Palacio Real, antes de regresar a España.

Además, los ministros mantendrán ese día sus agendas de trabajo en las que abordarán asuntos de su competencia. En la de Ruiz Gallardón estarán las ‘kafalas’, las acogidas de menores marroquíes que se habían paralizado para familias extranjeras, entre ellas más de medio centenar de españolas, y que recientemente se han desbloqueado. Este asunto también estará en las conversaciones entre ambos monarcas.

Primer proveeedor para Marruecos

Uno de los ejes principales de la visita serán las relaciones económicas entre ambos países. El comercio bilateral ha crecido en los últimos tiempos, hasta situar a España en 2012 como el primer proveedor de Marruecos, por delante de Francia. También es el primer mercado para las exportaciones del Reino alauí. Y las relaciones siguen en aumento, ya que en el mes de abril el volumen de comercio creció un 24% respecto al mismo mes del año anterior.

Esta vinculación se pone de manifiesto en la presencia de 800 empresas españolas en el país norteafricano y aumentan a 20.000 las compañías de nuestro país que tienen negocios con Marruecos.

A partir de aquí, fuentes diplomáticas apunta que existe todavía mucho mercado que desarrollar. En concreto, destacan el de la energía renovable, en el que empresas españolas ya se han hecho con importantes contratos y en el que continúan pujando.

Y es precisamente a alto nivel de relación al que fuentes diplomáticas atribuyen las “diferencias” que en algunas ocasiones surgen entre empresas de ambos países. En cualquier caso, aseguran que en la actualidad no existe ningún problema de extrema gravedad y sí hay “mucha voluntad” de resolver las incidencias.

Entre los asuntos sobre los que han surgido “discrepancias”, que no se califican como “graves”, se encuentran las prospecciones de Repsol en aguas de Canarias autorizadas por el Gobierno y que están pendientes de conversaciones con Marruecos por la delimitación de las aguas territoriales.

Al margen de las relaciones económicas, en la visita del Rey también estarán muy presentes los vínculos culturales y sociales. Los dos monarcas inaugurarán una exposición sobre los 25 años de cooperación arqueológica hispano-marroquí, con motivo de la cual Don Juan Carlos entregará a Mohamed VI una copia digitalizada de manuscritos árabes en posesión de Patrimonio Nacional.

Reunión con el primer ministro

Un día después, el miércoles, y acompañado por el ministro de Exteriores, el Rey continuará su visita, en la que también se reunirá con el primer ministro marroquí, Abdelilah Benkiran, a quien recibió en el Palacio de la Zarzuela durante la primera visita del jefe del Ejecutivo de Marruecos en mayo de 2012.

La llegada al Gobierno marroquí de Benkiran, líder del partido islamista moderado Justicia y Desarrollo, se produjo de manera casi simultánea a la formación del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Pese a los recelos iniciales, las relaciones entre ambos gobiernos se han mantenido dentro de la cordialidad, sin que hayan surgido contenciosos como los que se pudieron temer, a tenor de polémicas anteriores entre islamistas y nacionalistas marroquíes y el PP.

Ahora, la visita del Rey llegará también en un momento delicado para el Gobierno marroquí, después de que su principal aliado en el Ejecutivo, el partido Istiqlal, anunciara esta semana la dimisión de sus seis ministros.

Con todo, fuentes diplomáticas no prevén que esta situación, con unas renuncias que todavía tienen que ser aprobadas por el primer ministro y por el Rey, afecte a la visita institucional del jefe del Estado español.

Al margen de esto, la visita llega en un momento importante para la región, que atraviesa desde hace dos años, con el estallido de las ‘primaveras árabes’, momentos convulsos que ahora preocupan especialmente en Egipto, con la caída del Gobierno islamista de los Hermanos Musulmanes por un golpe de Estado militar.

Para España, Marruecos destaca como “un país estable” que está llevando a cabo reformas de manera gradual, lideradas por el Rey Mohamed VI, y con un Gobierno del que por primera vez forma parte un partido islamista moderado.

La última visita oficial del Rey a Marruecos tuvo lugar en 2005, cuando viajó, en visita de Estado, acompañado por la Reina. Después, se desplazó a Marrakech en 2011, poco después del atentado terrorista contra el Café Argana, que dejó 17 muertos.

FUENTE:  LA  VANGUARDIA  DIGITAL 15/07/2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s