Mes: enero 2014

El Tajine de pescado te transporta a “otro Marruecos”

Posted on Actualizado enn

Hoy Georgina nos ofrece una receta de pescado. Tiene razón, Marruecos no es solo desierto y montaña. La pesca tiene una importancia capital en un país con más de 3.500 Kms de litoral.

Sueño con las noches de Essaouira, Safí, Sidi Ifni, Tan Tan, Tarfaya y otros lugares mientras el mar balancea mis sueños y mi mesa está llena de maravillosos pescados.

Tajine pescado

El tajine de pescado es uno de los tajines más apreciados de Marruecos. A veces los tópicos hacen que recordemos sólo el desierto, las altas montañas del Atlas, o los inigualables zumos de naranja, pero Marruecos es además de una potencia agrícola, un país con larga tradición pesquera, tanto en la costa mediterránea como atlántica.

Tanto si el pescado se hace en tajine cómo simplemente frito, se prepara siempre una chermoula para marinarlo. La chermoula es una mezcla de cilantro, perejil, ajo, sal y especias amalgamada con aceite de oliva y unas gotas de vinagre o zumo de limón. La cantidad y variedad de especias no está fijada y va al gusto de cada uno, incluso hay mezclas de especias ya preparadas para platos determinados, como en éste caso, la “tjleta el hut”, mezcla para pescado. Por lo tanto, no hay que tener miedo a cambiar y enriquecer la receta de base de la chermoula hasta encontrar la más acorde a nuestro gusto.

Ingredientes para 3 ó 4 personas

Un pescado a vuestro gusto limpio para hacer al horno (en mi caso, dorada)

3 ó 4 patatas grandes

3 ó 4 zanahorias

2 tomates

Una rodaja de limón

Para la chermoula

3 dientes de ajo picados

Un par de cucharadas soperas de cilantro picado

Una cucharada sopera de perejil picado

Una cucharadita de café de sal

Una cucharadita de café de pimentón dulce

Una cucharadita de café de mezcla de especias para pescado “tjleta el hut” (opcional, se compra en Marruecos)

Un pellizco de pimienta negra

Un pellizco de colorante o bien unas hebras de azafrán

Unas gotas de vinagre suave o de zumo de limón

Aceite de oliva suficiente para amalgamar todos los ingredientes

Preparación

Chermoula

Mezclamos en un bol todos los ingredientes de la chermoula.

Impregnamos por todos lados el pescado con la chermoula y dejamos marinar al menos una hora en la nevera (si no tenemos tiempo o nos hemos olvidado, lo hacemos directamente, también sale bueno).

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas finas y las ponemos en la base el tajine. Cortamos también las zanahorias y los tomates. Ponemos encima el pescado marinado con la chermoula con la rodaja de limón. Llenamos el mismo bol donde había la chermoula con medio vaso de agua y lo añadimos al tajine, así aprovechamos todos los restos de la mezcla.

Tapamos y dejamos cocer a fuego medio unos cuarenta minutos. Si lo preferimos, también podemos hacerlo al horno. En este caso, poned atención si la base y la tapa de vuestro tajine pueden ir al horno. Si no tenemos tajine adecuado, una simple cazuela (de barro a poder ser) tapada con un papel de aluminio cumplirá bien su función.

Degustamos con un buen pan casero.

 Tajine de pescado

Besaha wa raha, buen provecho!

“LA” papelera de Marrakech

Posted on Actualizado enn

Tengo una terrina de helado en la mano. Acabo de comer una bola de maravilloso helado de vainilla por la calle y tengo un problema ¿Qué hago con terrina vacía? Me giro a derecha e izquierda. Mira delante, detrás. Nada. Ninguna papelera a la vista.

Ni se me pasa por la cabeza tirarlo a la calle…por favor…como puedes pensar eso. Solo pensar en el acto de tirar a la calle un papel me pongo enferma. Es que no está en mi ADN lo de tirar nada a la vía pública, más bien lo contrario. Si veo algo por la acera en Barcelona, lo recojo y lo deposito en el contenedor…el que sea adecuado. Papel, cristal, plástico…soy muy ordenada con los residuos.

Pero sí…todo eso es muy bonito, pero yo sigo aquí con el problema de la terrina de helado. Si fuese un papel de caramelo me lo guardaba en el bolso y lo llevaba a casa. Pero una terrina de helado no pueda meterla como si nada en el bolso.

Camino toda la avenida Mohamed V, paso delante del lugar dónde tengo que ir. No me puedo presentar con una terrina de helado vacía y pringosa. Sigo caminando y ojeando el terreno buscando una papelera, comienzo a pasarme más de 5 calles del lugar donde debo ir. Ni la calle principal ni sus adyacentes. Nada. Pasan más de 30 minutos de la hora de reunión (aquí no es importante, pero para mi sí que lo es).  Me pongo nerviosa, esta situación es ridícula. Yo paseando con una terrina de papel buscando una papelera y llegando tarde a mi reunión.

Mis principios comienzan a tambalearse, en dos ocasiones he estado a punto de lanzar a un rincón a la terrina. Pero no he podido. Miraba a todo el mundo, sintiéndome culpable. Creía que todos me miraban pensando en lo que iba  hacer. No puedo, no puedo…algo retiene mi mano.

45 minutos después mi cita, decido que se ha acabado. Que los principios tienen que tener un final y que no puedo llegar más tarde a mi cita. Que en Marrakech no hay papeleras y que TODO el mundo lanza todo a la acera, en Guéliz, en la Medina, en el Hiverange…si lo hacen todos ¿porqué no yo? Así que retrocedo sobre mis pasos y llego al punto de encuentro…decido que voy a cometer un atroz atentado a mi formación, a mi educación y a todo aquello que me parecía innegociable.

Pero de repente aparece…. ELLA. “La” papelera de Marrakech.

  la papelera1

La tengo localizada en el GPS, para próximas eventualidades. Si alguien necesita las coordenadas que me contacte.

Mi rincón favorito de Guéliz

Posted on Actualizado enn

AmazighenGuéliz6

Hoy comparto con vosotros uno de mis rincones favoritos de Guéliz. Lo sé, no tiene nada de particular en las fotos. Que sí,  no tiene mucho glamour, ni es una gran avenida, ni tiene nada especial. Como todo en la vida, lo especial lo sientes en la piel. No puede explicarse.

AmazighenGuéliz1

Este rincón semi-escondido del Marrakech “europeo” es una especie de burbuja en medio de un barrio que no destaca por su belleza. Los que conocéis Guéliz sabéis que no podemos hablar de elegancia y originalidad. Aunque si debo seros sincera, a mi me gusta Guéliz. Seré rara, pero me ha habituado tanto a este barrio y a sus calles que no aprecio la fealdad en él.

AmazighenGuéliz3

Y así, mientras paseas por el Barrio…de repente, giras una calle y entras en este pequeño espacio de paz y elegancia. No te parece estar en Marrakech. Es como un enorme paréntesis en el tráfico caótico de motos y coches. Aquí no hay ruido…y no lo entiendo. Pero mejor no hablar muy alto no sea que aparezcan en cualquier  momento las motos y los cláxones.

AmazighenGuéliz4

Un trocito de  calle con sabor europeo, más que una calle, un rincón. Con una Galería de Arte, con varias tiendas con mucha personalidad, una pequeña cafetería de tartas saladas y dulces, un edificio precioso y sobre todo mucho silencio. Este rincón es especial.

AmazighenGuéliz5