Mes: marzo 2014

Un domingo en la nieve

Posted on Actualizado enn

Después de dos días de lluvias, por fin vemos el sol. Un día espléndido, con un cielo azul intenso y las montañas del Atlas llenas de nieve al fondo.

image

Así que como es domingo decidimos unos amigos ir a ver la nieve. A una hora y media de Marrakech nos encontramos a casi 3000 metros de altura y con la estación de esquí de Marrakech. El Oukaimeden luce con todo su esplendor.

image

Las pistas llenas de nieve aunque solo funciona un remontador. El espectáculo que tienes alrededor no deja indiferente. Para casi todos, es la primera vez que ven la nieve y eso genera mucha alegría y nervios. Una nube de vendedores te sigue por todas partes, intentan venderte artesanía, que alquiles un trineo, que subas en burro a la pista, que alquiles unos esquíes y unas botas…no puedes respirar. Yo solo quiero paz !!! No es el lugar para eso. Si finalmente consigues que te ignoren y te dejen libre, te conviertes en el espectador de una película fascinante. A tu alrededor, suceden pequeñas historias que te hacen sonreír. Los trineos tuneados de una forma sensacional, son cochecitos de plástico con una placas de madera o plástico para deslizarse. Los burros que transportan montaña arriba a los que quieren descender con los trineos o con los esquíes.

image

Tiendas open-air para alquilar o comprar el equipo.

image

Clases particulares de esquí.

image

Caídas por todas partes, risas…sensacional.

Una escapada dominical a la nieve.

Dos días de lluvia

Posted on Actualizado enn

image

Me han robado la primavera…

image

La cerveza Casablanca cambia su botella

Posted on

image

La mítica cerveza Casablanca ha cambiado su formato de la botella de cristal. Ayer con mi amigo Jose estuvimos mirándola largo rato y degustando unas cuantas de ellas para confirmar que efectivamente solo ha cambiado el formato…el liquido interior sigue siendo igual de bueno.

Hacer cola en Marrakech

Posted on Actualizado enn

image

Tengo que pagar la factura del teléfono de empresa. Me voy a Maroc Telecom, si eres empresa no puedes domiciliar el pago. Así que cada mes toca acercarse a la oficina y pagar. Las oficinas de Maroc Telecom son muy modernas. La que yo voy, es la de Mohamed V. Casi nueva, tienes una parte a la entrada en dónde contratar servicios. Una máquina expendedora de tíquets para que todo sea ordenado. Tu número sale en las pantallas y te acercas a tu puesto. Igual la zona de pagos. Máquina expendedora y número en pantallas. Ninguna queja, todo perfectamente organizado. Extrañamente organizado. En teoría no hay posibilidad de ninguna queja…pero aquí ya se sabe que nada es perfecto.También hay una especie de cajero para que pagues las facturas con la Visa, pero la verdad es que nunca funciona… eso sí, el cajero está ahí. Luce precioso, nuevo y moderno. Pero perfectamente inútil.

image

Llego, recojo mi número y espero. Solo funcionan 3 puestos al público. No pasa nada, todo el mundo espera pacientemente a que salga su número en la pantalla. ¿Todos? algunos se mueven nerviosos en su asiento…. Esto va muy lento. Que hago haciendo una cola. Tengo prisa. Siento que piensan eso en sus cabezas. Algunos, se levantan…no pueden esperar más. Les observo…¿que harán?. Entonces una funcionaria sale de una puerta y se sienta en un puesto. No activa el contador. Simplemente se sienta a trabajar en uno de los puestos sin mirar a nadie, comienza a teclear su ordenador. Esa funcionaria no sabe lo que ha hecho. Inmediatamente se forma una cola delante de su punto de trabajo. ¿Una cola he dicho? no, una cola no…una especie de melé como en Rugby. Todos aquellos inquietos ya están ubicados delante de la funcionaria. Y ésta comete el error de levantar la cabeza. Está perdida, comienzan a hablarle todos..bueno, debo decir que todos no. De repente un extraño orden se apodera de ellos. Uno a uno comienzan a hablar. La funcionaria comienza a atenderlos…y rápidamente se forma la cola ahí. Los demás, civilizadamente esperamos pacientemente que nuestro número salga en la pantalla. Mientras les miro como uno tras otro van pasando por el puesto sin número pienso y reflexiono. ¿son ellos o nosotros los que estamos equivocados? ¿que problemas tienen con las colas? ¿que prisa tienen siempre? ¿porqué esa funcionaria no activa el número y por tanto entra dentro del sistema?

image

Preguntas, preguntas…sin respuesta. Los marroquíes no quieren hacer cola, odian las colas, odian el orden de una cola, rechazan el civismo que representa esperar tu momento. En el banco, nadie hace una cola civilizada detrás de la caja. Nadie respeta un mínimo de privacidad en tus operaciones bancarias. Si educadamente dejas un metro de espacio entre la persona que está hablando con el cajero y tú, alguien pensará que eres idiota y se pondrá entre medio. Ese momento, es siempre magnífico para mí. Organizo un poco de espectáculo al estilo marroquí. Un tono alto de voz para decirle amablemente a esa persona que no soy transparente, que estoy ahí, esperando y que dejo espacio para dar privacidad a la persona que va delante. Siempre, siempre, me miran como si estuviese loca. ¿Privacidad? ¿eso que es? Deben pensar. Privacidad digo. Un espacio para que el cliente pueda decirle al cajero si quiere sacar dinero, ingresarlo o lo que sea que quiera hacer sin que alguien encima de tu espalda, detrás de ti o al lado te está mirando a menos de 60 cm de tu cara para saber que haces, como te llamas, que pasaporte tienes o cuanto dinero llevas.

A veces, yo misma juego con las colas. Uno de mis juegos privados favoritos es el de llegar al Banco y delante de una amalgama de personas sin orden ni control que están situados delante de la caja grito en español…Holaaaaa ¿el último?

Tal vez debería explicaros un secreto. A veces, solo a veces delante de un grupo de gente masivo sin ningún tipo de organización me he colado. Este país no es apto para tímidos. Si no puedes con ellos, únete.

Una frase de Saint Exupéry

Posted on

Le petit Prince

Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible para los ojos.

Antoine de Saint Exupéry

 

Hoy, un pensamiento personal para alguien especial.

La Henna en Marruecos

Posted on Actualizado enn

pies novia

Hoy os presento una nueva colaboradora del Blog, Andrea Bordas. Es una apasionada del mundo árabe y de Marruecos, además de licenciada en Filología árabe por la Universidad de Granada y con un MBA en Protocolo, Organización de Eventos y Relaciones Institucionales.

Escogió esta trayectoria para poder fusionar sus conocimientos sobre la cultura árabe-islámica con los del protocolo y así poder estudiar, investigar y analizar el protocolo árabe-islámico y más en concreto el marroquí por la gran apreciación que tiene hacia este país y porque es el que tiene como referente. Empezó el blog que escribe sobre Protocolo, usos y costumbres del mundo árabe-islámico y de Marruecos en particular cuando estaba  realizando el proyecto de fin de máster sobre La Evolución Histórica del Protocolo ‘Alawī, la actual dinastía reinante en Marruecos. Y desde que lo finalizó con un gran éxito está más animada que nunca para seguir investigando y acercando el protocolo a todas aquellas personas apasionadas del protocolo, de la cultura árabe y/o islámica y de Marruecos a través de su experiencia y sus conocimientos sobre este tema.

Celebro que Andrea comience su colaboración en este Blog, seguro que nos aporta nuevos conocimientos en materias fascinantes. En esta primera ocasión, nos introduce en un tema muy interesante: la Henna en Marruecos.

La henna o alheña es un tinte natural de color rojizo que se puede utilizar para teñir el pelo o para colorar la piel, la aplicación artística de la henna en el cuerpo se llama naqash y las mujeres que lo realizan se les llama hennaias o naqashas.

Es una sustancia que aparece en los hadices -textos sagrados del islam- y de la cual su utilización es recomendada. Así pues, en el islam los tatuajes llamados ouchma o permanentes son haram que significa que están prohibidos, su prohibición puede estar estrechamente relacionada con el rechazo general de modificar el cuerpo. Sin embargo los tatuajes temporales son halal es decir, permitidos en el seno de esta religión.

Ahora bien, la henna no sólo se utiliza para la decoración sino que tiene diferentes usos como  por ejemplo purificador, ritual y terapéutico. Además aunque es un producto utilizado preferentemente por mujeres, no es de uso distintivo ya que también lo pueden utilizar los hombres.

henna

Se cree que la henna es una sustancia que contiene baraka (abundad y fertilidad) como el azafrán, el agua y se suelen aplicar en ritos que coinciden con el flujo de sangre. En el seno del islam la sangre representa la impureza de ahí que los ritos que contienen tatuajes de henna o abluciones sean utilizados para purificar el cuerpo.

henna1

En los hombres se utiliza en los ritos nupciales y funerarios ocasión en la que se les tiñe el dedo meñique. En el rito de la fiesta del bebé o usbua’, que normalmente se celebra en el séptimo día después de su nacimiento, se le hace una mancha de henna en la cabeza. Posteriormente en el acto de la circuncisión se les aplica en las manos, los pies y en la herida.

En cuanto a las mujeres, también se les aplica en varias ocasiones a lo largo de su vida. El primer o segundo día de la boda –suelen durar entre dos y tres días-  está dedicado a la hennanhar al-henna-. La hennaia o naqasha realiza un motivo en las manos y los pies de la futura novia. Las mujeres musulmanas y hombre musulmanes deben de llegar al matrimonio vírgenes, la función de la henna aquí sería purificadora. Se supone que en el acto de desfloración la mujer va a derramar sangre, así que la henna purificaría el acto de una manera simbólica. Otra grande ocasión para la que se utiliza esta sustancia es cuando van a concebir. La idea que en el parto se pierde sangre y el bebé se llena de ella, la henna y su baraka actúan como elemento purificador que sirve para neutralizar la impureza que será totalmente eliminada con la ablución mayor es decir, la ducha.

henna-design-1

Además de esto, en Marruecos hay una fuerte creencia con los djin, criaturas espirituales que pueden ser buenas o malas y que tienen la capacidad de intervenir en las personas. En este caso se cree que pueden afectar directamente a las personas que pierden sangre o que la manipulan, por eso se considera que las mujeres menstruantes o que durante el parto y el post parto están en peligro/exposición. Así pues, además de utilizarse como elemento purificador sería utilizado como un remedio contra la superstición de el mal de ojo o el- ‘ain.

Blog Andrea Bordas:

http://protocolomarroqui.wordpress.com/

Aterriza en Marrakech

Posted on

2994174367_023b7d4dae

Marrakech, Marrakech….siempre ahí. Altiva, esperándome. Aterrizar en Menara, cartel del Aeropuerto, colas en la aduana. Funcionarios lentos, maletas rápidas. Taxistas, negociación, bajas la ventanilla, aire caliente entra en los pulmones, motos, tráfico, llegas a la muralla, más motos, más coches. Koutubia, tan alta que toca el cielo. Calesas, motos, coches…jardines, palmeras, más muralla. Casa.

Ecos del desierto

Posted on Actualizado enn

hindi-zahra

Acariciadora e hipnotizante voz del alma, clara, sensual e intensa, matizada de sus orígenes orientales y occidentales, ella es la cantante franco-marroquí Hindi Zahra. Gracias a Ali El Amrani, un seguidor de mi Blog que hizo interesarme por esta maravillosa cantante.

Aunque su música se puede catalogar dentro de la llamada “Música del Mundo”, Hindi fusiona libremente la auténtica cultura musical que trae en la sangre con influencias del blues, jazz y la música folclórica y balcánica, entretejiéndolas para crear su propio sonido delicado y armónico con elegante sencillez. Provoca en quien la escucha “una sensación de estar perdido en algún lugar o flotando con el viento”, como describe su voz la periodista cultural Samriddhi Tanti para el diario Easternfare News International de la India.

De madre marroquí, ama de casa, cantante, percusionista y actriz ocasional, fanática de los Beatles, y padre francés, ex militar, preocupado por buscar formas de ayudar a la gente, Hindi Zahra (quien simplemente invirtió el orden de su nombre y apellido para crearse su nombre artístico) nació en 1979 en Khourigba, un pueblo cercano a Casablanca, Marruecos. A los 14 años se mudó a París con su padre y, sintiéndose muy desadaptada, dejó la escuela y entró a trabajar de vigilante en el Museo del Louvre.

Marcada por la música africana, egipcia, tradicional bereber y el rock n’rol local de uno de sus tíos que tocaba la guitarra y escribía canciones, a los 18 años empezó a componer sus primeras letras y melodías y a experimentar con diferentes instrumentos musicales.

Para el año 2005 había compuesto cerca de 50 canciones en inglés y bereber, de las cuales sobresalió la canción Oursoul, que quiere decir “Nunca Más” en su lengua materna, palabra que además coincidentalmente se parece a los vocablos en inglés que significarían “nuestra alma”. Esta canción explora con gran sensibilidad el tema de un matrimonio impuesto (basándose en el de sus padres), tradición cultural no islámica que aún se practica en Marruecos.

Se dice que la cultura poética bereber o “amazigh” es parecida a los haikus japoneses. “Hay muchas metáforas. La naturaleza es una buena transfiguración de las emociones”, explica la cantante.
Esta canción marcó el comienzo de su carrera musical y fue el eje de sus primeros conciertos en los que incluyó lo que serían sus futuros éxitos como “Beautiful Tango”, que en 2011 alcanzó el número dos en los índices de ventas europeos. Explica la artista que esta cálida y contagiosa canción es muy especial para ella porque le surgió de repente, rápido y sin esfuerzo, y cambió su música. La primera parte la escribió y la segunda la fue improvisando sobre la marcha.

Tanto “Beautiful Tango” como “Try”, “Stand Up” e “Imik Si Mik” (que quiere decir “Poco a Poco” en bereber) se dieron a conocer en 2009 y en 2010 fueron incluidas en su primer disco llamado “Handmade” (Hecho a Mano”), que consta de 11 temas. En noviembre del 2010, Hindi ganó el Premio Constantin por Mejor Álbum y en febrero del 2011 se le premió con el galardón “Victoires de la Musique” por el mejor álbum de Música del Mundo.
Moviéndose lentamente (como su gato, que para ella es un animal –al igual que todos los gatos- del cual tiene mucho que aprender) en medio de la vorágine de una reciente gira europea de más de 70 conciertos, Hindi expresa que ama su soledad y que por suerte entre concierto y concierto suele tener algunos días de descanso y codiciado silencio. “Para hacer música hay que partir de la pureza del silencio que permite que todos los sonidos que uno le agrega se vuelven esenciales”, sostiene en entrevista con el español Federico Franceschi para la revista Ritmos del Mundo. Compara ese silencio con la pureza de un lienzo vacío antes de pintar en él. La meditación y la música han sido su salvación, confiesa, y para ella pintar es una “fuente de meditación activa”.

A Hindi las canciones “le llegan de golpe y las atrapa en el vuelo”, que es su metáfora de lo que es la inspiración, “que dura un instante en el cual expresas verdaderamente lo que quieres y necesitas decir”.
Los arreglos y las voces surgen en sus sueños y las melodías le llegan por sí mismas sin mucho esfuerzo de su parte. “Trabajo instintivamente, sin poner nada por escrito”, dice. O sólo escribe unas pocas palabras sobre papel, las deja durante uno o dos años y regresa a ellas para completarlas cuando le nace. “He entendido que hay que dejar las cosas, sentirlas, viajar, conocer gente… y después la música y la letra llegan.”

Aunque se resiste a darle una definición precisa a su música, Hindi expresa que es el resultado de su mestizaje, “una africana bereber que ha crecido en un mundo árabe, bereber, francés”. Su amor a la música le llega de sus orígenes marroquíes, “un país que ama todas las notas, toda la música, desde la oriental, egipcia, india, africana, española, mediterránea u occidental”.

Reconociendo al jazz como un estilo que abarca muchos otros, éste género le permite la constante búsqueda de nuevos caminos y de poder expresar su parte oriental, africana, blanca y negra. “El jazz es una música de mestizaje, de los conquistadores, de los que buscan algo nuevo…”

Teniendo la necesidad de unir el blues africano con el americano, Hindi siente que ella forma parte de una nueva generación africana que quiere recuperar algo, como la han hecho músicos como Robert Plant, Led Zeppelin o Jimi Hendrix, a quienes admira.

Comenta que un entrevistador americano le señaló que para él, dos de las composiciones de su álbum Handmade –Set me free y Kisses & Thrills- son “muy, muy americanas”, a lo cual Hindi respondió que para ella, en cambio, son “muy, muy africanas”. Los riffs (en música, una frase que se repite a menudo, generalmente ejecutada por la sección de acompañamiento) de esas dos canciones, son riffs tuaregs (pueblo bereber nómada del desierto del Sahara). Ella los ha creado a partir de su cultura y le parece muy bien que otros sientan que son de la suya, ya que para ella en eso consiste el verdadero intercambio. Hace referencia a cómo los gitanos introdujeron su música autóctona a Europa del Este y España que fueron capaces de asimilarla. “Es la alquimia, es el verdadero laboratorio humano, porque el lenguaje humano es un lenguaje musical; es lo que nos une.”

La cantante añade que también París ha sido una influencia para ella en el sentido de que es una ciudad cosmopolita, al igual que Marruecos. “No es una nación la que me inspira, es el pueblo; no es una cultura lo que me inspira, son las culturas…” En París encuentra malienses, senegaleses, cameruneses, argelinos, marroquíes, franceses… “gente que hace música, que comparte un lenguaje universal y que tiene necesidad de pertenecer a esas músicas diferentes que les llegan. Sentirse únicos, pero como parte de algo más grande.” Para ella, su música se puede denominar como “desert blues” o “rock of the desert”.

Fuente: Lorraine Krohnengold, La Jornada Morelos

Choque de culturas, en el cine

Posted on

Estrenada en España, la película se titula “París a toda costa”. Argumento: Maya, de origen marroquí, vive en París desde hace 20 años. Es una it-girl de la moda. En pleno ascenso, está preparada para conseguir su primer contrato fijo como estilista en la casa de alta costura para la que trabaja. Pero un control policial rutinario en el que descubren que su permiso de estancia ha caducado la envía en menos de 24 horas directamente a Marruecos. Vuelta al país y a la familia que quería olvidar. Choque de culturas, choque de prejuicios, Maya hará cualquier cosa por volver. Literalmente cualquier cosa. Cuando el futuro de una parisina trendy se convierte en el horror de una inmigrante sin papeles.

Si miráis el tráiler, parece que puede ser una película amable y divertida (con moraleja final, evidentemente). Se trata de un claro choque de culturas, pero tal vez vaya más allá. Sobre todo en Francia, donde hablamos ya de la tercera generación de inmigrantes marroquíes. Sus abuelos llegaron y tuvieron que adaptarse sin perder sus raíces, se sentían marroquíes. Sus hijos, ya nacidos en Francia probablemente se sientan franceses pero con un arraigo fuerte en Marruecos. Los nietos, nacidos en Francia de padres franceses ya no saben de dónde son. Se sienten franceses, pero para Francia son marroquíes. Y en Marruecos no encuentran su hogar, además para los marroquíes son franceses. No tengo muy claro, cual es la sensación de la tercera generación de inmigrantes. Debe ser un poco esquizofrénico todo ello. Están en medio de dos países, dos culturas, dos realidades.   

¿Y de dónde son exactamente? Ni idea.