Día: 16 noviembre, 2015

Gracias es lo único que se me ocurre…

Posted on Actualizado enn

gracias

Los que me seguís desde hace años, sabéis que no estoy nada al día en escribir algún Post en mi Blog…pero nada de nada. Decididamente he sufrido un parón importante, más importante que los anteriores. Ya sabéis lo difícil que es mantener un ritmo de escritura. La vida te lleva por aquí y por ahí, o te dejas llevar. Y en esos momentos, abandonas algunos proyectos que en su momento fueron muy ilusionantes.

Estos días he decidido que no voy a abandonar este Blog como he ido haciendo estos últimos meses. Tampoco prometo muchas entradas porque no será verdad. Pero quiero volver a involucrarme con algunos temas que me están interesando mucho últimamente.

El título del post, es gracias…porque éste Blog ya tiene 814.344 visitas en estos años. Os lo agradezco de corazón y no sé qué decir más.

El día que lleguemos al millón de visitas podríamos hacer una fiesta en Marrakech, abierta a todos los que quieran. Ya vamos hablando.

Esperar tu turno…¿para qué?..mejor nos colamos

Posted on

image

Tengo que pagar la factura del teléfono de empresa. Me voy a Maroc Telecom, si eres empresa no puedes domiciliar el pago. Así que cada mes toca acercarse a la oficina y pagar. Las oficinas de Maroc Telecom son muy modernas. La que yo voy, es la de Mohamed V. Casi nueva, tienes una parte a la entrada en dónde contratar servicios. Una máquina expendedora de tíquets para que todo sea ordenado. Tu número sale en las pantallas y te acercas a tu puesto. Igual la zona de pagos. Máquina expendedora y número en pantallas. Ninguna queja, todo perfectamente organizado. Extrañamente organizado. En teoría no hay posibilidad de ninguna queja…pero aquí ya se sabe que nada es perfecto.También hay una especie de cajero para que pagues las facturas con la Visa, pero la verdad es que nunca funciona… eso sí, el cajero está ahí. Luce precioso, nuevo y moderno. Pero perfectamente inútil.

image

Llego, recojo mi número y espero. Solo funcionan 3 puestos al público. No pasa nada, todo el mundo espera pacientemente a que salga su número en la pantalla. ¿Todos? algunos se mueven nerviosos en su asiento…. Esto va muy lento. Que hago haciendo una cola. Tengo prisa. Siento que piensan eso en sus cabezas. Algunos, se levantan…no pueden esperar más. Les observo…¿que harán?. Entonces una funcionaria sale de una puerta y se sienta en un puesto. No activa el contador. Simplemente se sienta a trabajar en uno de los puestos sin mirar a nadie, comienza a teclear su ordenador. Esa funcionaria no sabe lo que ha hecho. Inmediatamente se forma una cola delante de su punto de trabajo. ¿Una cola he dicho? no, una cola no…una especie de melé como en Rugby. Todos aquellos inquietos ya están ubicados delante de la funcionaria. Y ésta comete el error de levantar la cabeza. Está perdida, comienzan a hablarle todos..bueno, debo decir que todos no. De repente un extraño orden se apodera de ellos. Uno a uno comienzan a hablar. La funcionaria comienza a atenderlos…y rápidamente se forma la cola ahí. Los demás, civilizadamente esperamos pacientemente que nuestro número salga en la pantalla. Mientras les miro como uno tras otro van pasando por el puesto sin número pienso y reflexiono. ¿son ellos o nosotros los que estamos equivocados? ¿que problemas tienen con las colas? ¿que prisa tienen siempre? ¿porqué esa funcionaria no activa el número y por tanto entra dentro del sistema?

image

Preguntas, preguntas…sin respuesta. Los marroquíes no quieren hacer cola, odian las colas, odian el orden de una cola, rechazan el civismo que representa esperar tu momento. En el banco, nadie hace una cola civilizada detrás de la caja. Nadie respeta un mínimo de privacidad en tus operaciones bancarias. Si educadamente dejas un metro de espacio entre la persona que está hablando con el cajero y tú, alguien pensará que eres idiota y se pondrá entre medio. Ese momento, es siempre magnífico para mí. Organizo un poco de espectáculo al estilo marroquí. Un tono alto de voz para decirle amablemente a esa persona que no soy transparente, que estoy ahí, esperando y que dejo espacio para dar privacidad a la persona que va delante. Siempre, siempre, me miran como si estuviese loca. ¿Privacidad? ¿eso que es? Deben pensar. Privacidad digo. Un espacio para que el cliente pueda decirle al cajero si quiere sacar dinero, ingresarlo o lo que sea que quiera hacer sin que alguien encima de tu espalda, detrás de ti o al lado te está mirando a menos de 60 cm de tu cara para saber que haces, como te llamas, que pasaporte tienes o cuanto dinero llevas.

A veces, yo misma juego con las colas. Uno de mis juegos privados favoritos es el de llegar al Banco y delante de una amalgama de personas sin orden ni control que están situados delante de la caja grito en español…Holaaaaa ¿el último?

Tal vez debería explicaros un secreto. A veces, solo a veces delante de un grupo de gente masivo sin ningún tipo de organización me he colado. Este país no es apto para tímidos. Si no puedes con ellos, únete.