Curiosidades

Zona azul en Marrakech o aparca donde quieras

Posted on Actualizado enn

Hace ya meses que la zona azul se está instalando por toda la zona de Guéliz e Hivernage. Al principio era un caos, porque nadie estaba acostumbrado a pagar en las máquinas y no acababan de entender el sistema. Poco a poco, todo se ha ido normalizando y ahora mismo no hay ningún problema con el sistema aunque lógicamente no gusta a nadie porque es mucho más incómodo que el tradicional “sistema anterior”. Antes, por todas partes te encontrabas un “vigilante”, éstos se dividían Marrakech por calles y vestidos con sus chalecos amarillos fosforescentes se convertían en los “vigilantes oficiales”. Por solo 2 o 3 dirhams aparcabas en cualquier sitio (minutos o horas) y el coche estaba controlado, lógicamente es mucho más incomodo y CARO usar la zona azul. Debes salir del coche, ir a la máquina, coger el ticket, volver al coche y colocarlo en modo visible.

De todos modos, aunque te pongan el bloqueo, el coste de retirarlo es de 40 Dh por tanto tampoco se convierte en un coste exagerado en el caso que te hayas pasado el horario. Te dejan un papel rojo en el cristal con un número de móvil y al cabo de 5 minutos se presenta el muchacho que te quita el bloqueo.

En fin, a lo que iba…esta misma mañana he visto esta imagen que quiero compartir con vosotros. Evidentemente el de la zona azul no lo puede multar porque no está aparcado dentro de su zona. La picaresca y la imaginación son la bandera de los marrakchíes.

Sara, este post te lo dedico porque se que te gustará.

Anuncios

Diferencia horaria España-Marruecos

Posted on

Como que en Europa se cambió la hora este fin de semana, mucha gente me escribe para saber si también se ha cambiado en Marruecos.

Nosotros ya lo hicimos después del Ramadán y ahora no lo hemos hecho. Es decir, que al retrasar una hora en Europa, la actual diferencia horaria entre Marruecos y España es de -1 hora.

Sensaciones antes del Aïd el Kebir

Posted on Actualizado enn

Pasado mañana es el Aid el Kebir, todos son noticias alrededor de la fiesta. Yo suelo decir que esta fiesta es como nuestra Navidad en el sentido de que tal vez es la más importante del año. Todo se para, todo el mundo intenta estar en casa con la familia. Los regalos son obligados, y aunque no se pueda, se debe comprar el cordero vivo. Aunque tengan que hipotecarse en el sentido de asumir un crédito, pero el cordero debe estar en casa. Un hijo que se precie, tiene que comprar un cordero (como mínimo) para que la familia festeje en condiciones el Aïd.

De un tiempo a esta parte, la compra de corderos se ha diversificado. Es decir que antes era muy sencillo, los corderos se compraban directamente a los pastores, después ya los podías comprar en los grandes supermercados que habilitan en el exterior una pequeña cerca y allí mismo los venden. Desde hace dos años, algunos empresarios avanzados venden el cordero por Internet. Un cordero al alcance de dos clics, una nueva tendencia que revoluciona la venta por Internet.

Da igual como los compres, los corderos deben llegar a la casa. Por lo que he hablado estos días con amigos, conocidos, mi abogado…los precios están entre los 2.000 y los 4.000 Dh por cordero. Que no es poca cosa, si tenemos en cuenta que el salario medio de un marroquí es de aproximadamente 200 Euros. Supongo que así nos damos cuenta del esfuerzo que significa comprar un cordero para muchas personas. Y no solo eso, también sucede un poco como en Navidad. Quien por el motivo que sea no tiene familia o no tiene buena relación con ella se siente un poco marginado, aislado de todo. Esa parte de las fiestas nunca me ha gustado.

En fin, que hace casi 4 días que solo veo pasar corderos y corderos de las maneras más increíbles. A pié, al lado de sus compradores, paseando como si se tratara de un animal de compañía. En motocarro, detrás apretado entre los compradores, en burro, obviamente en el remolque de atrás. Un animal llevando a otro animal. En un ¡taxi!…esta ha sido tal vez la manera más original de la semana. Porque la de la moto ya la vi el pasado año, los equilibrios imposibles en el vehículo con las patas del cordero en los hombros del conductor…creo que esa imagen perdurará mucho tiempo en mi memoria.

Yo no voy a celebrar el Aïd a la manera marroquí, voy a pasar el fin de semana fuera de Marrakech, cerca del mar. En estos días, me siento más mediterránea que nunca y aunque el Atlántico no se parece a mis recuerdos de infancia (como diría Serrat) allí me dirijo para soñar con el Mar que hay entre Algeciras y Estambul.

El hechizo de Marruecos

Posted on Actualizado enn

Muchas veces me hago esta pregunta ¿Qué tiene Marruecos para enganchar de esta manera? Como si se tratase de una droga. Te mantiene enganchado.

Esta pregunta no me la hago yo sola, ¿Cuántas veces en comidas o cenas con amigos europeos que viven o tienen negocios aquí nos lo preguntamos? En realidad, lo que hacemos es preguntárselo al otro para tratar de saber o tal vez entendernos nosotros mismos. Como mínimo yo siempre lo pregunto para tratar, tal vez, de entenderme a mí misma.

Porque si uno analiza fríamente el modus operandi de Marruecos, te vienen ganas de huir a la frontera más cercana. Pero la realidad es que aquí sigues, que vuelves y vuelves. Que sientes añoranza de esta tierra a la que estás un poco por Europa ¿entonces? ¿Qué tiene Marruecos?

Os voy a intentar explicar que poder de atracción ejerce sobre mí y me gustaría que vosotros también pudieseis explicar el efecto que os produce a vosotros.

Casi todo el mundo que viene por vacaciones a Marruecos, acaba diciéndome que me envidia, que envidia que tenga la “suerte” de vivir aquí…como si me hubiese tocado en una lotería. Los turistas se sienten enganchados al ritmo tranquilo de la vida aquí, a la hospitalidad de la gente, a los paisajes, al desierto, al té a la menta, al contraste de una vida medieval ( la de la Medina ) versus las suyas propias en grandes ciudades de Europa. Me hablan de los olores, colores, sensaciones mágicas que encuentran aquí y entonces siempre la misma expresión…que envidia me das. Por supuesto, siempre contesto lo mismo. Este país está abierto a todos. ¿Por qué no vienes tú? Claro, las excusas están a la orden del día. Primero una sonrisa tímida. Es que yo no puedo, tengo un trabajo, una hipoteca, la familia, los amigos…claro, claro…pero no creas Anabel, este es mi sueño. Dejarlo todo y venir a un país como este a comenzar de cero. Yo creo que programas como Españoles por el Mundo han hecho crecer exponencialmente los sueños de los españoles medios, en el sentido que admiran a esos compatriotas que han emigrado en busca de su sueño. Hay admiración y envidia delante de las imágenes de sus intensas vidas en países exóticos. ¿Alguna vez ha salido un Español por el Mundo con una experiencia negativa? ¿Alguien que haya fracasado personal o profesionalmente en el extranjero? A mí no me suena que eso sea así, y por tanto el mito de la emigración, o lo que es lo mismo, la búsqueda del sueño se ha consolidado como la utopía de estos momentos. Esos españoles sí que son valientes…esos que se han ido y que han triunfado. Poseedores de empresas de buceo, propietarios de restaurantes, expertos políglotas, casados con parejas autóctonas, disfrutando de excelentes puestos de trabajo, conocedores al dedillo de los nuevos países, embajadores de nuevas culturas a las que se han adaptado sin ningún problema. Esas vidas crean envidia y lo entiendo. ¿Puede ser que me haya ido un poco del hilo? Creo que sí. Vuelvo…pero era necesario este pequeño paréntesis.

Es totalmente incierto ( al menos en mi caso ) que la vida aquí sea de color de rosa. En absoluto. El Marruecos no de turismo sino profesional, el de cada día, el de la cotidianidad es muy complejo para un extranjero. Me atrevería a decir que incluso para ellos mismos. Es también agotador y extenuante por lo complejo de la burocracia, la pequeña y gran corruptela, las diferencias culturas, sobre todo las religiosas y por la necesidad de aprender el francés y el árabe (solo faltaría que no intentásemos aprender su idioma). En Marruecos nunca estás seguro de nada, aunque creas que haces las cosas bien y legales existen muchas posibilidades que te hayas equivocado. No hay ninguna certeza. Cuando todo va bien, ten por seguro que recibirás una mala noticia. Cuando alguien llama a la puerta de tu casa, casi nunca es para algo bueno. Cuando un vecino quiere hablar contigo, no te quiere pedir sal. Cuando vas a hablar con tu abogado, nunca tengas por seguro que está pensando en tus intereses. Cuando vas al Notario nunca des por supuesto que te está diciendo toda la verdad. Estás siempre a la defensiva y eso es agotador. Ahora alguien pensará…¿y entonces? Entonces hay MIL cosas que compensan todas estas. Porque si no, sería un caso patológico de masoquista y creo que no es el caso.

Después de pensar y pensar en lo que me atrapa de este país, he llegado a la siguiente conclusión: en Marruecos, cada día es diferente. Con cada nuevo amanecer, tu día a día puede estar lleno de cualquier sorpresa. Algo que no tenías previsto, alguna cosa que te hace modificar toda tu organización para ese día. Algo que te impide seguir tu plan mental para hoy. El mundo no está pre-organizado, nada es igual que ayer. La vida está viva. Y cuando aprendes a dejarte llevar y no agobiarte porque las cosas no han salido como habías programado, es cuando comienzas a disfrutar de verdad. Plenamente. En Europa, en cualquier ciudad o pueblo, toda nuestra semana está escrita. De lunes a viernes,  horarios y más horarios. Los sábados y domingos ya sabemos lo que vamos a hacer. No hay sorpresas, las cosas salen como las programamos con pocos cambios. Además, casi todo está prohibido o marcado…poco margen para la improvisación. Eso está bien y te da cierta serenidad, pero en cambio puede resultar muy aburrido por previsible.

Marruecos es vida, en mayúsculas. Ya no hablo de este paisaje que te deja sin respiración. De este país que es más un continente en miniatura. Donde tienes un espectacular desierto de arena, un Océano Atlántico con playas desérticas, unas ciudades imperiales, unas medinas medievales, ciudades modernas y cosmopolitas, un pasado rico, una cultura plural con el amazigh y el árabe, una sociedad muy heterodoxa.

Además de estas mil cosas, en Marruecos cada día que salgo de la cama pienso…¿y hoy que va a pasar?

Manicuras en Marrakech

Posted on Actualizado enn

Vamos a poner al día un poco de superficialidad. Que los dos posts de antes eran de “calado” y no quiero perder el aire desenfadado del Blog. Es que al final, puedo parecer hasta seria y comprometida….así que rebajo el tono.

Esta ciudad se está llenando literalmente de locales dónde hacerte una manicura o pedicura “comme il faut”. Sitios exclusivos dónde relajarte, muy bien decorados, no demasiado grandes, pero especializados en manos y pies. Pocos tratamientos pero bien enfocados. Desde las típicas manicuras sencillas, hasta las manicuras más sofisticadas con mascarillas, exfoliantes y masajes en las manos. Luego, la aplicación del esmalte es tarea ardua. Debes decidirte con una paleta de colores que crea estrés. Con tantos colores, nunca sé cual aplicarme. Es como cuando vas a un restaurante y el Menú es larguísimo.  Yo para evitar problemas, en las manos me aplico la French Manicura. Muy elegante y que aquí saben aplicar con mano firme. Quedan unas manos espectaculares. En el caso de la pedicura, lo mismo.

Cuando llevas la uñas de los pies y de las manos bien arregladas y pintadas, el mundo parece más glamuroso. Y ya no te digo, si puedes pasar por la peluquería y estar al día de la depilación. Bueno, y unos buenos zapatos. En ese momento, sales a la calle con ganas de comerte el mundo. ¿Qué snob ha quedado esto, no? Pero bien, hay días que te sientes mejor que otros…y en mi caso, las manos son importantes y en este país que las sandalias las llevas el 80% del año…también los pies.

Mi lugar favorito para estos menesteres es el BOLLYNAILS. Un sitio con aires hindús como imitando las películas de Bollywood ( de ahí el nombre). Rosas, verdes, azules pasteles, cojines y una gran tele de plasma con películas musicales del tema. Los uniformes de las chicas también son de estética hindú. La propietaria francesa muy simpática. Y el personal muy agradable, te hacen que te sientas cómoda y eso en un lugar de “bien-être” y belleza es de agradecer. Precios muy muy ajustados y una calidad final sobresaliente. Si estáis por aquí y necesitáis subir un poco la moral, os lo recomiendo.

BOLLYNAILS

http://www.bollynails.com/

Registrar a un hijo con nombre amazigh ¿es posible?

Posted on Actualizado enn

Aunque la lengua Amazigh fue consagrada por la Nueva Constitución, la cultura Amazigh sigue todavía considerada como una “bajacultura” en Marruecos. A modo de ejemplo, las oficinas de Registros civiles marroquíes, que pretextan la existencia de una “lista de los nombres aprobada” realizada por el Ministerio de Interior, se niegan ahora a registrar numerosos nombres de ascendencia bereber ( Amazigh ).

Recientemente, los padres de “Mazilia” en Bélgica, o de “Sifax” en España, vieron como se rechazó la inscripción de los nombres de sus dos hijos respectivos en los consulados marroquíes.  A finales de julio, algunos MRE ( marroquíes que viven en el extranjero ) ya habían presentado seis denuncias similares no pudiendo registrar a sus hijos en los servicios consulares marroquíes de su país. Cada vez, la razón oficial alegada era la misma: estos nombres no forman parte de la lista de los nombres masculinos y femeninos aprobados por el Ministerio de Interior.

Muy curioso, sobre todo si tenemos en cuenta que dicha lista, establecida por el exMinistro de Hassan II (Driss Basri) en 1996, fue cancelada por Dahír en 2002. Oficiosamente, y muy alejada de las realidades igualitarias que marca la Nueva constitución, parecería que esta lista estuviese aún en vigor, lo que rechaza el Ministerio, que contradice por otra parte formalmente la existencia de una “lista de nombres prohibidos”. Y la sutileza radica precisamente en el hecho en que no es una “lista de nombres prohibidos” oficial sino (atención, gran diferencia), una “lista de nombres aprobados”.

Como ya he comentado extensamente en este Blog, un 60% de la población marroquí es de origen amazigh. Y esta “mayoría” está condenada a un ostracismo,  por lo menos en lo que se refiere a algo tan importante como el nombre de pila.

La ley 37-99 relativa al estado civil (artículo 21) estipula – verbatim – que “el nombre elegido por la persona que hace la declaración de nacimiento para la inscripción sobre los registros del estado civil,  debe presentar carácter marroquí y no debe ser ni un apellido, ni un nombre compuesto de más de dos nombres, ni un nombre de ciudad, pueblo o tribu”.  Por tanto y  a pesar del nuevo estatuto que reconoce oficialmente la nueva Constitución, la lengua  y cultura Amazigh, ésta permanece de hecho como una “minoría cultural y lingüística” de Marruecos. Una “minoría del 60%” de los orígenes de la población marroquí. Se trata pues de una “minoría mayoritaria”. Lo que resulta desconcertante y paradójico…pero en estas cosas, Marruecos ya tiene práctica.

Puesta de sol en Lawama

Posted on

Essaouira de nuevo en este Blog. Una nueva escapada a este lugar, una nueva experiencia…a cada paso, un relato, una imagen, un recuerdo. Aquí os dejo el atardecer desde el café Lawama, uno de los sitios más hermosos de esta costa. Vuelvo y vuelvo a Lawama…en persona y con la imaginación.

Aunque los lugares no son nada sino estás junto a las personas adecuadas. Yo esa tarde estaba con los amigos que te permiten apreciar una puesta de sol en silencio. Esos minutos de silencio rotos por un suspiro cuando el sol se esconde por completo en el horizonte, un suspiro que nace como una súplica desde tu interior. Momentos mágicos que hay que saber apreciar, es cierto, hay que saber concentrarse en estos pequeños momentos porque son los que hacen la felicidad. Pero el secreto es identificarlos y saber apreciarlos.