española

Música, andaluza y marroquí

Posted on

El Instituto Cervantes de Marrakech, en colaboración con el Centre de Développement de la Région de Tensift y la Fundación El Legado Andalusí, ofrece este concierto de música clásica en el que de nuevo ofrecemos al público un diálogo a dos voces: la andaluza y la marroquí.

El Duo Rihani presenta un programa inspirado en tres tendencias: española, francesa y árabe-andalusí. Formado por padre e hijo, este dúo, con una larga trayectoria musical, interpretará sus composiciones al piano y a la flauta travesera.

Por su parte, el pianista y compositor granadino Juan Gallego-Coín ha presentado sus obras en numerosos conciertos internacionales. Fundador y director de la “Fiesta de las Culturas” de Granada, en esta ocasión interpretará creaciones propias junto a piezas de los clásicos españoles Albéniz y Granados.

El concierto tendrá lugar el 28 de mayo en el Teatro de Dar Attaqafa de Marrakech a las 19 horas.

Anuncios

Restaurante AZAR, Brasería Libanesa

Posted on Actualizado enn

Esta Brasería Libanesa es un local absolutamente CHIC. Con una decoración muy cuidada y un servicio excelente. Aparcacoches en la puerta, y situado en una buena zona del barrio europeo de Gueliz.

En estos momentos está bastante de moda porque después de cenar puedes bajar al Bar-Lounge que con una atmosfera totalmente decadente te invita a saborear unos excelentes cocktails con música bien seleccionada. Para bajar desde la Brasería al Bar-Lounge puedes hacerlo a través de una escalera bien decorada con alfombras o  con un ascensor de cristal interno. El ambiente del Bar-Lounge es muy cosmopolita, hay pocos turistas…y sobre todo lo visitan europeos instalados en la ciudad que han hecho de este local un local de moda.

Unos de los aspectos que más destacan de la decoración del local es el contraste entre la sofisticación chic de la zona comedor y las imágenes gigantes que encuentras en la planta baja, en los baños y en el acceso al Bar-Lounge. Estas imágenes están en las puertas del baño, por las paredes y son enormes…taxis, un burro parado con su carro, un hombre, una mujer….me sorprendió gratamente este extraordinario contraste.

Los precios de la Brasería no son exagerados para lo que pudiera parecer a priori, sobre los 350 Dh por persona. Buena selección de vinos franceses y marroquíes. Gastronomía libanesa sofisticada, Taboule, Chich Taouk,Kebbe, Katayef…etc…

AZAR – Brasserie libanaise:
Horaires: Ouvert midi (formule déjeuner) et soir
Capacité d’accueil: 120 personnes

AZAR – Club & Bar:
Réservation Club: +212 (0) 661 26 23 08
Horaires: de 19h30 à 01h00

Happy Hour de 19h30 à 22h30!

Adresse: Rue de Yougoslavie (côté boulevard Hassan II)
Guéliz Marrakech

Las mejores terrazas de Marrakech

Posted on Actualizado enn

Íntimas o populares, chics o sencillas y austeras, míticas y históricas, divertidas o serias….terrazas de Marrakech, siempre frescas, siempre inolvidables…he hecho una selección MUY PERSONAL de las mejores terrazas de la ciudad. Cada una de ellas tiene su momento, un instante que las hace diferentes…hasta en esto Marrakech es única.

Para desayunar

Extrablatt. En el barrio residencial de Hivernage. Packs de desayuno muy apetecibles…enorme zumo de naranja, mermelada, pan con mantequilla, croissant, fruta…Una terraza amplia con mesas muy grandes. Servicio amable, packs a partir de 30 Dh.

16Cafè. En pleno verano solo la recomiendo en la hora del desayuno. Está ubicada a pleno sol y los parasoles no bastan para frenar el calor….en las mesas cercanas a la pared hay brumizadores…pero no bastan. De todas formas, la mejor pastelería de la ciudad merece una visita para un desayuno temprano. No perderse los milhojas de crema y el “eclair” de chocolate. Buen café.

Para tomar algo a cualquier hora

Le Lawrence Bar. Es el emblemático bar del Sofitel, elegante y cerca del hermoso jardín. Unos 240 Dh por una copa de champagne y 130 Dh por Wine Flight (un pequeño pasaporte degustación alrededor del vino).

 

 

 

Míticas

Cafè de France. Situado en la Place Djemaa el Fna, uno de los locales más míticos de la ciudad. Su terraza ha visto pasar la historia de Marrakech en los últimos 50 años, nada sofisticada y muy cosmopolita. Juan Goytisolo toma su te a la menta cada día a las cinco en ella.

 

Les Negociants. Situado en la esquina de la Mohamed V con….esta terraza está ubicada en la zona de más transito del Barrio de Gueliz. Todo el mundo que se mueve en el barrio pasa por delante de ella, si quieres que nadie te vea…no vengas aquí. Vendedores de relojes, de gafas, limpiadores de botas, de frutos secos…no hay paz en ella.

 

Para comer

Informales;

Cafè des Èpices. Con su decoración austera pero practica, sus mesas sencillas de madera, sus taburetes, su escalera imposible para patosos, su único baño para todos, su carta limitada y básica, pero a la vez completa….y sobre todo, al hecho que encontrar un local en la Medina donde comer un plato no demasiado caro y con cierto gusto europeo.

 

Chics:

Le Gran Cafè de la Poste. Terraza muy chic y cómoda en el Barrio de Guéliz en uno de los locales más elegantes de la ciudad. Si el calor no da tregua, encienden los brumizadores de agua en la terraza y convierten la comida en uno de los momentos más “frescos” del día. Lugar de encuentro de todos los europeos que viven en la ciudad roja. Buena selección de ensaladas, carnes, pescados y extensa carta de vinos.

Para merendar:

Le Menzeh, en  La Mamounia. Un lugar ciertamente confidencial en el parque del célebre palacio. Este pabellón dispone de un salón de té, que propone helados y pastelería excepcionales de su chef Richard Bourlon. Una ocasión única para saborear el esplendor de un jardín mítico mientras disfrutas de las creaciones dulces del chef. A partir de 80 Dh la pastelería.

 

Para cenar:

Kosybar. Terraza en la Place des Ferblantiers ( Medina ). Hermosa vista desde la zona sur de la Medina, cerca de los nidos de cigüeñas en las murallas de la ciudad. Menú de noche sobre los 370 Dh por persona. Tienen licencia alcohólica y una buena selección de cervezas y cocktails.

 

 

 

El mejor atardecer de la ciudad

La Terrasse des Épices. Está decorada sencillamente pero efectiva, quiere representar un espacio Chill Out….está ubicada en un segundo piso alrededor de unas antiguas galerías. En la zona central un patio que consiguen esconder con cañas y alrededor de él, todo el local. En una zona, 4 pequeños reservados para una cena íntima. Al fondo, la barra del bar y a nuestra izquierda, los salones abiertos.  Todo, con sofás sencillos y muchos cojines.  Aquí todo es rústico, nada de grandes sofisticaciones. Sofás de cemento colorado ( color rouge Marrakech ) y encima, cojines para poder estirarte o sentarte. Cuando la luz de sol deja de iluminar, te acercan los farolillos a la mesa para iluminar la carta (usan una pizarra tamaño XL que te traen hasta la mesa). De día, sombreros repartidos por las mesas, ayudan a los clientes a soportar el calor.

El atardecer, cuando se pone el sol…un momento mágico en esta terraza.

Tánger, la decadente

Posted on

Tánger parece, como dijo el poeta Tahar ben Jelloun, una mujer que ya no se atreve a mirarse al espejo. Ha envejecido. Le han salido arrugas, grietas, que han terminado por desmoronar lo poco que quedaba de un pasado bohemio, cuando fue la capital del exilio burgués europeo y norteamericano. Los años han acabado fracturando a una ciudad parapetada en un anarquismo poco transigente. Que se resistía a madurar y a renunciar a sus privilegios.

Hoy todo ha cambiado y en sus calles sólo persiste la memoria. Lejos quedan las tardes en las que William Burroughs compartía tertulia con Paul Bowles en el café Hafa. Las noches en que Rita Hayworth se hospedó en el hotel El Minzah.

Más allá de la nostalgia, Tánger mantiene, eso sí, una plena sensación vital que la transforma en una oportunidad única de sumergirse en el ángulo menos conocido de la cultura marroquí. Basta un día para conocerla, aunque hay quien gastaría (y quien gastó) más de un vida en ella.

Vista a Tánger: La visita comienza en la plaza del 9 de abril. Aquí el ruido de las motos, del trasiego de mercaderes y de los faux guides, (los ilegales guías turísticos que insistirán en acompañar al viajante hasta más allá de la saciedad), dan paso al Grand Socco, primera parada del viaje. El mercado grande separa la vieja ciudad de la nueva y da acceso a la medina, la zona más antigua de Tánger.

Nada más entrar se llega al parque de Mendoubia. Aquí reposa el gran banian, un árbol que, según se cuenta, lleva aquí más de ocho siglos. Desde lo alto de la plaza se vislumbra el acceso al barrio hebreo, que queda a la izquierda cuando se atraviesa la puerta portuguesa para acceder a la kasbah.

Esta zona amurallada conformó en el pasado el núcleo político y judicial de la ciudad. Hoy es una de las zonas más pobres de Tánger. El agua corriente apenas llega a todos los hogares y el pasado más primitivo sigue vivo en algunas de las costumbres de su vida cotidiana. Muchas mujeres continúan cocinando en los hornos de leña comunes donde se prepara el pan a cambio de una pequeña suma mensual.

Callejeando por sus intrincadas calles se llega hasta la plaza de la Kasbah, el lugar más alto de la ciudad. Pasando la muralla se accede a un mirador desde donde la vista se precipita sobre el abrazo eterno entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Si el día es claro, es posible distinguir Tarifa a lo lejos, incluso Gibraltar.

Bordeando la muralla portuguesa, recuerdo de la ocupación lusa de la ciudad, la kasbah queda atrás para bajar hacia el café Babá, ya de nuevo en la medina. Una foto de Keith Richards fumando en pipa da cuenta del paso de los Rolling Stones por este mítico local donde el expreso con leche acompaña a los cigarros de hachís. Justo enfrente se encuentra la antigua casa de Barbara Hutton, la excéntrica millonaria que vivió grandes temporadas en Tánger. Se trata de una riad, típica construcción marroquí con patio ajardinado en el interior.

Las calles del barrio francés, repletas de comerciantes, conducen hacia el Petit Socco. La plaza del mercado chico fue en los años 30 y 40 el centro neurálgico de la actividad cultural de la ciudad. Después se transformó en un lugar poco fiable, demasiado frecuentado por gente de dudosa reputación. El Grand Café Central fue testigo. Fundado en 1813 como cabaret, después se reconvirtió en cafetería tras la prohibición de venta de alcohol en la medina.

Puerto MED de Tánger

Llegados a este punto hay dos opciones. La primera consiste en seguir la vertiente hacia abajo para desembocar en la plaza de la Marcha Verde, entrada a la avenida de Mohamed VI que recorre toda la playa. La segunda subir de nuevo hacia la plaza del 9 de abril siguiendo el recorrido de la calle más comercial de la medina. Eligiendo esta última y siguiendo por la rue de la Liberté se llega al bulevar Pasteur

Ésta es la principal zona comercial de la nueva Tánger y es el lugar perfecto para comprar los suvenires más kistch entre todas las tiendas de aspecto retro que recorren la calle hasta llegar al bulevar de Mohamed V, abuelo del actual rey de Marruecos.

El Café París, uno de los más inspiradores de la ciudad, puede ser el sitio ideal para pasar la sobremesa tomando un té con menta en su terraza antes de partir en coche a las afueras. La ruta ahora se dirige hacia la gruta de Hércules, pero antes es preciso hacer una parada en el cabo de Espartel, extremo occidental de la ciudad. Coronado por el faro, este mirador permite contemplar toda la playa Robinson, punto en el que confluyen las dos aguas del Estrecho.

Sólo un poco más allá, por la carretera de la costa se llega a la gruta de Hércules, situada a unos 15 kilómetros de la ciudad. Según cuenta la leyenda, en esta mitológica cueva descansó el héroe romano (equivalente del Heracles griego) antes de una de sus doce pruebas. Dentro, una caprichosa forma que parece imitar la silueta del continente africano se abre ante el Atlántico para ofrecer uno de los atardeceres más espectaculares que pueden disfrutarse en Tánger.

La UE dará más visados a Marruecos

Posted on

Si Marruecos llega a un acuerdo con la Unión Europea (UE) para la readmisión en su país de inmigrantes clandestinos, se abrirán las puertas para “facilitar visados a los marroquíes que quieran viajar a Europa”.

El “vínculo” entre ambas negociaciones es “evidente”, ha dicho este mediodía en Rabat el embajador de la UE en Marruecos, Eneko Landáburu, tras presentar un informe sobre los avances de Marruecos en 2009 y sobre sus relaciones con la Unión.

Aún así, ha señalado el embajador de la Unión Europea en Marruecos, existen aún “dificultades”. Marruecos, ha explicado, “exige una prueba formal antes de aceptar a un inmigrante ilegal para demostrar que esa persona viene de Marruecos”. Y en los acuerdos de readmisión en general, ha puntualizado, no se suelen contemplar ese tipo de pruebas.

El reino alauí, además, exige un paquete financiero “importante” a cambio de la entrada en vigor del acuerdo para poner en marcha la formación de personal específico, medidas de control de la inmigración o centros de repatriación. “Y hasta ahora no habíamos contemplado estos aspectos”, ha dicho Landáburu. Para el embajador estas demandas “son legítimas”, a pesar de las “reticencias” existentes en la UE y ha confiado en “el mensaje claro y de sinceridad de Marruecos por alcanzar un consenso”.

A partir de ese acuerdo de readmisión, ha insistido, “se entablará una negociación sobre la facilitación de los visados y la movilidad de ciudadanos marroquíes hacia Europa”. Los objetivos son permitir esa movilidad a profesionales y estudiantes que tienen necesidad de viajar a Europea con frecuencia; “dar visados de larga duración, o de facilitar uno a muy corto plazo, sin burocracia y para los días que se necesite”.

Meteo Marrakech 12/05/2010

Posted on

Parcialmente cubierto….mucha humedad en el ambiente.

Máxima 23º

Abren TODOS los Aeropuertos de Marruecos

Posted on

Marruecos reabrió el tráfico aéreo la pasada medianoche en los once aeropuertos que habían suspendido temporalmente su servicio, como consecuencia de la nube volcánica. Esta misma noche, las autoridades habían prolongado hasta las siete de la mañana del miércoles (08.00) el cierre de los aeropuertos de Casablanca, Rabat, Tánger, Tetuán, Agadir, Guelmim, Esauira, Fez, Alhucemas, Nador y Tan Tan, algunos de los cuales llevaban cerrados desde ayer por la mañana. La Dirección General de la Aviación Civil marroquí había adoptado esa medida para garantizar “la máxima seguridad a los pasajeros”, tras constatar que la ceniza procedente del volcán islandés en erupción Eyjafjalla había afectado por primera vez parte del espacio aéreo marroquí.