Gastronomía Marroquí

Diferencia horaria entre Europa y Marruecos

Posted on

hora marruecos

Efectivamente, ahora que el horario de verano se ha instalado en toda la Europa continental, es cuando la diferencia horaria con Marruecos vuelve a ser de dos horas menos.

Aquí la hora no ha cambiado, eso no sucederá hasta que se aproxime el Ramadán, en el mes de Julio.

No me gusta vivir a dos horas de diferencia de Barcelona, me da la impresión que está más lejos. Dos horas es mucho. Cuando en España se ponen a trabajar, a las 9…yo aún duermo en Marrakech (las 7 de la mañana)…eso crea distancia…crea casi un abismo.

Diferencia horaria con España= – 2 horas.

Anuncios

Fuego en el cielo de Marrakech

Posted on Actualizado enn

La puesta de sol debe celebrarse siempre, para mi es uno de los momentos más hermosos del día.

Si puedo, si tengo tiempo, me gusta verlo. Busco una buena atalaya, alguna de las muchas que hay en Marrakech y me planto allí esperando que el sol desaparezca del horizonte. La tonalidad de la luz que va menguando es diferente cada día, diferente dependiendo de la época del año, de si hace viento, de si hay nubes…no hay una puesta de sol igual.

 Kosybar1

Una de las terrazas desde donde se puede ver un hermoso atardecer es la del Kosybar. Está situada en la zona sur de la medina. Cerca del palacio Bahía, debes subir a la terraza y una vez ahí, subir a la otra terraza a través de una escalera de caracol. No te arrepentirás si llegas a la hora del ocaso.

Kosybar

Desde ahí, admiras las cigüeñas que se muestran impasibles al espectáculo de color. La Koutubia a lo lejos y los tejados y paredes de la Medina que van estallando de color. Ese ocre, ese rojizo tan típico de Marrakech se muestra en su máximo esplendor en ese momento. Parece que la ciudad se vaya encendiendo como un gran fuego. Va in crescendo, tonalidades rojizas en tus pupilas…piensas que en cualquier momento, una chispa lo hará estallar todo…hasta que al final, en el momento culminante, ese en el que estás casi sin respiración…se instala una calma anaranjada sobre el cielo de Marrakech.

Ha sido una falsa alarma, el fuego no está en el exterior

Mezquita Hassan II en Casablanca

Posted on Actualizado enn

La Mezquita de Hassan II es la única visitable de todo Marruecos (si exceptuamos la de TIN MEL cerca de Marrakech, pero está en obras de rehabilitación).

MosquéeHassan2

Sin duda, recomiendo esta visita, no solo por la oportunidad de conocer una Mezquita por dentro sino porque es excelsa en todo. Desde el exterior la vista es imponente, parece una isla en medio del mar. Una isla frente a Casablanca, una isla que se mece al ritmo de las olas.

Algunos datos de la Mezquita:

  • Tiene el minarte religioso más alto del mundo con una altura de 200 metros.
  • Participaron en su construcción 2.500 obreros y 10.000 artesanos.
  • La construcción duró 6 años desde 1987 hasta 1993.
  • La sala de abluciones está constituida por 41 fuentes de mármol.
  • La sala de oraciones tiene una superficie de 20.000 m2 y una capacidad para 25.000 personas.

Mosquéeminarete

Las visitas son pocas, así que no te puedes dormir. Una vez llegas, debes acceder al subsuelo para comprar el ticket de acceso. Con el ticket te facilitan una bolsa de plástico, ya que debes descalzarte para la visita a la sala de oraciones.

Los turistas solo visitan la sala de oraciones, la sala de abluciones y los dos hammams. Suficiente para hacerse una idea de los espacios y de la magnificencia de la mezquita.

La mezquita la edificó el padre del actual rey, Hassan II y cuentan los Guías que se inspiró en el versículo del Corán; El trono de Dios se encuentra sobre el agua. Por eso, la mezquita se asienta en parte en el mar. En verano, el techo de la sala de oraciones se abre y se puede admirar el cielo. De esta forma, los tres elementos se reúnen en la mezquita: mar, cielo y tierra.

La sala de oraciones permite una visita de 20 minutos en donde el Guía se entusiasma explicando el Ramadán, el Corán, el rezo separado de hombres y mujeres…etc. Intenta una aproximación al Islam para poder hacernos a la idea de lo que estamos viendo. Además de facilitarnos todos los datos que os he mencionado antes para que comprendamos las dimensiones exacatas de la obra que tenemos ante nuestros ojos. Mármol de Carrara, las lámparas de cristal italianas, pero el resto de materiales son marroquíes. La madera de los bosques del Atlas, el mármol de Taorudant, las piedras de las canteras de Safí, y las pinturas mezclas realizadas con pigmentos naturales…

Mosquéeabluciones

Después de calzarnos accedemos a la sala de abluciones, donde destacan las 41 fuentes de mármol y las paredes de Tadlak (que absorben la humedad-lo que nosotros conocemos como estuco veneciano). Trabajo realizado por artesanos de Marrakech. Estas fuentes solo se abren en jornadas muy especiales, lo normal es que lo fieles usen los grifos de la pared para realizar las abluciones previas al rezo.

Mosquéegrifos

Al final, se visita el Hammam. No está abierto al público, solo se ha realizado para la visita turística. Es decir, que nadie lo usa y que solo lo han construido para que la visita sea más completa. En este sentido, solo puedo decir que visualmente es excelente pero no acabo de ver el sentido a eso.

En definitiva, esta visita vale la pena en la medida que es una obra maestra de la arquitectura arabo-musulmana y visualmente desde dentro o desde fuera, ofrece una imagen espectacular.

Mosquée1

Los horarios:

Visitas: 09:00, 10:00, 11:00 y a las 14:00

Viernes: 09:00 y 14:00

Horario de verano:

Visitas: 09:00, 10:00, 11:00, 12:00 y a las 15:00

Viernes: 09:00, 10:00 y a las 15:00

Durante el mes del Ramadán: 09:00 y 11:00.

La entrada cuesta 120 Dh para adultos, estudiantes extranjeros.

Marroquíes y residentes, 60 Dh.

Para estudiantes marroquies y niños menores de 12 años, 30 Dh.

Grupos de más de 100 personas, 50% de reducción.

Las visitas se unen en grupos de idiomas, inglés, francés y español para cada horario.

http://www.mosqueehassan2.com

Tajín de pollo con patatas, sencillez en la cocina.

Posted on

Georgina nos ofrece una nueva receta, uno de mis tajins favoritos por su simplicidad.

Tajine pollo patata

El tajín de pollo con patatas es uno de los tajins de base de la cocina marroquí. Es un tajín de a diario, pues es sabroso y muy económico; basta añadirle más patatas y dejar más salsa para mojar pan para alargar el plato en caso de invitados inesperados.

Con esta receta vale aquello de cada maestrillo tiene su librillo, pues al ser un plato tan popular, cada cocinera tiene su secretillo particular para realzar el plato. La base son el pollo, las patatas, la pimienta y el jenjibre, y a partir de aquí podemos añadir alguna especia al gusto, como la cúrcuma o colorante alimentario, comino, ras-el-hanout o incluso un cubo de concentrado de pollo, aceitunas o limón confitado. En este caso he añadido smen, una mantequilla rancia típicamente marroquí. Es una mantequilla curada con aromas de roquefort, que da intensidad a los tajines y cuscús. En España es difícil encontrarla, puesto que es una mantequilla que puede conservarse en perfecto estado durante años y se utiliza en cantidades muy pequeñas, por lo que los marroquís la suelen traer de Marruecos para largos períodos de tiempo.

Ingredientes para dos personas

2 trozos de pollo

2 patatas grandes

1 cebolla picada

1 diente de ajo picado

Un puñadito de aceitunas

Un poco de pimienta negra molida

1 cuchadita de café de jengibre molido

1 cuchadita de café de cúrcuma

1 cucharadita de café de smen (opcional)

Una cucharada sopera de perejil y cilantro picado

Sal

Aceite de oliva o girasol

Preparación

En un tajine o cazuela, calentamos el aceite e introducimos el pollo con la cebolla y el ajo picados. Dejamos hacer unos minutos hasta que la cebolla empiece a transparentar.

Pelamos y partimos las patatas a en cuatro a lo largo. Las ponemos en el tajine, añadimos la sal y las especias y la cucharadita de smen. Lavamos las aceitunas bajo el grifo para quitar el exceso de sal y las ponemos en el tajín, removemos, añadimos un vaso de agua y tapamos.

Cocemos durante unos 35 ó 40 minutos. Unos cinco minutos antes de acabar la cocción añadimos el perejil y cilantro picados.

Servimos con pan recién hecho.

Uno de los platos más conocidos de Marruecos

Posted on

Un nuevo mes y una nueva receta de Georgina.

Kefta

Las brochetas de kefta (carne picada) son uno de los platos más típicos de Marruecos. Por su rapidez en hacerse y su gran sabor, es una comida muy popular, su puede decir que es el fast food marroquí. Tengo grabada en mi retina la estampa del restaurante a pie de carretera, con un gran trozo de carne colgado de un gancho al aire libre, y el cocinero cortando y haciendo pinchos sobre una brasa permanentemente encendida. Quizás ahora, con más autopistas en servicio provistas de sus correspondientes autoservicios a la europea cuesta más encontrar ésta típica imagen.

Lo bueno de esta receta es que la podemos hacer fácilmente en casa, con ingredientes nada difíciles de encontrar ni utensilios fuera de nuestro alcance. Es más, si tenéis una carnicería islámica cerca, podéis comprar directamente la carne preparada para hacer los pinchos… más fácil, imposible!

 

Ingredientes

500 gramos de carne picada de cordero o ternera (preferiblemente con algo de grasa)

1 cebolla picada finamente

2 dientes de ajo picados

1 cucharada de postres de pimienta negra molida

1 cucharada de postres de pimentón dulce

1/2 cucharadita de café de pimentón picante (o al gusto)

1 cucharada de postres de comino molido

Una cucharada sopera de perejil picado

Una cucharada sopera de cilantro picado

Sal

Un poco de aceite de oliva

Preparación

Mezclamos todos los ingredientes en un gran bol a mano.

Con porciones de la talla de una mandarina, formamos barritas que podemos ensartar en palillos de pincho o bien dejarlas tal cual.

Cocemos las brochetas sobre el carbón o una plancha o grill. Debemos poner atención en no cocerlas demasiado ya que pueden quedar demasiado secas.

Servimos con una salsa de tomate casera o harissa picante y un poco de comino molido que los comensales irán espolvoreando directamente sobre la carne. Con unas patatas, una ensalada y un trozo de pan tenemos un menú completo.

¡Besaha wa raha, buen provecho!

Naranjas con canela

Posted on Actualizado enn

Una nueva receta de nuestra colaboradora gastronómica Georgina.

Naranja con canela

Cuando pensamos en los postres de Marruecos, a casi todos nos vienen a la mente los delicados y a la par contundentes pastelitos a base de frutos secos bañados en miel, pero nada más lejos de la realidad: los postres son siempre fruta, la aromática fruta de temporada que podemos comprar en los souks marroquís. La pastelería se reserva para fiestas y eventos especiales, y nos la pueden ofrecer como aperitivo (sí, aperitivo), postres, merienda o a cualquier hora con un vaso de té. Incluso en los libros de cocina marroquí encontramos como “pastelería” los mencionados dulces, como “postres“, la fruta, y una categoría que quizá sólo encontremos en la cocina marroquí: “el avant dessert“, los postres antes de los postres. Aquí incluyen los cuscús dulces o la seffa, los fideos dulces, que se sirven antes de la fruta.

Vamos a la receta, ya veréis, más fácil, imposible. 

Ingredientes

Naranjas

Canela molida

Azúcar

Azúcar avainillado (opcional)

Agua de azahar

Preparación

Pelamos las naranjas “en vivo”, eliminando la parte blanca. Las hacemos a rodajas o a dados.

Las ponemos en un plato, las endulzamos con un poco de azúcar normal o si preferimos, con azúcar avainillado. Unas gotas de agua de flor de naranjo, un poco de canela, y ¡a disfrutar!

Gastronomía del Aid el Kebir

Posted on Actualizado enn

Otro magnífico aporte de Georgina, nuestra colaboradora gastronómica.

El próximo 26 de octubre se celebrará el Aid el Adha, la fiesta del cordero, la fiesta más grande. También se conoce como la Fiesta del Aid el Kebir ( fiesta grande ).

Como cada año, se sacrificará un cordero por familia a primera hora de la mañana, por lo que a la hora de comer ya se podrán degustar los primeros ágapes a base de tierno cordero. La fiesta tiene mucho de fiesta obrera, pues es importante el trabajo que da el sacrificio, despiece y elaboración de las diferentes recetas. Sin embargo, es un trabajo deseado durante un largo año, y todos se afanan en su parte como si acometieran una gran obra de teatro perfectamente estudiada.

El sacrificio del cordero se hace muy pronto por la mañana, después de la oración. Se degolla al animal con un solo corte limpio y se desangra -nunca se consume la sangre -. Seguidamente se procede a quitar la piel, para ello se hace un agujero en una de las patas traseras y se sopla fuerte, con lo que el animal queda hinchado como un globo, y la piel se separa de la carne. La piel se cura en los días posteriores a la fiesta y se utiliza como alfombra.

Se cuelga el canal de cordero de un gancho que normalmente ya forma parte de la decoración de la casa. Se retiran las vísceras, se limpian concienzudamente y se preparan para el festín del primer día. En cuanto a la carne, se deja reposar un día y después se despieza. En los días siguientes se consumirá sobretodo como pinchos hechos a la brasa, o bien en tajines. Uno de los tajines más conocidos es el m’rouzia, un tajin dulce cuyo protagonismo lo comparten la carne de cordero y el ras el hanout, la mezcla de especias 100% marroquí. Es tal la importancia de la m’rouzia que se utiliza un ras el hanout exclusivo para ésta receta. Una parte de la carne y tripa se prepara de una forma muy especial: se adoba y se deja secar, es el gdid.

El festejo gastronómico lo inaugura el boulfaf, el pincho recubierto de una tira de grasa. Típicamente se van haciendo y comiendo al mismo tiempo, por lo que nunca da tiempo a que se enfríen las brochetas. Por la tarde se quemará la cabeza de cordero y se guisará en tajine o bien se cocerá al vapor, de esta manera, lo más perecedero, las vísceras, quedará liquidado el primer día.

La receta de boulfaf no tiene ningún secreto, sólo exige una buena brasa y materia prima de excelente calidad.

Ingredientes

Asadura de cordero: hígado, pulmones y corazón

Entresijos de cordero (la tela grasa que recubre los intestinos, el mesenterio)

Sal

Pimienta negra molida

Comino molido

Pimentón dulce molido (facultativo)

Preparación

Asamos el hígado y los pulmones a la brasa para conseguir que tengan cierta consistencia.

Los cortamos a dados.

Cortamos los entresijos en tiras largas y estrechas.

Pasamos los dados de hígado y pulmón por la sal y las especias.

Enrollamos cada trozo con una tira de entresijos y los ensartamos en la brocheta.

Asamos a la brasa hasta que estén bien hechos.

Servimos con un buen te a la menta.

Besaha wa raha, buen provecho y ¡feliz fiesta!