Henna

La Henna en Marruecos

Posted on Actualizado enn

pies novia

Hoy os presento una nueva colaboradora del Blog, Andrea Bordas. Es una apasionada del mundo árabe y de Marruecos, además de licenciada en Filología árabe por la Universidad de Granada y con un MBA en Protocolo, Organización de Eventos y Relaciones Institucionales.

Escogió esta trayectoria para poder fusionar sus conocimientos sobre la cultura árabe-islámica con los del protocolo y así poder estudiar, investigar y analizar el protocolo árabe-islámico y más en concreto el marroquí por la gran apreciación que tiene hacia este país y porque es el que tiene como referente. Empezó el blog que escribe sobre Protocolo, usos y costumbres del mundo árabe-islámico y de Marruecos en particular cuando estaba  realizando el proyecto de fin de máster sobre La Evolución Histórica del Protocolo ‘Alawī, la actual dinastía reinante en Marruecos. Y desde que lo finalizó con un gran éxito está más animada que nunca para seguir investigando y acercando el protocolo a todas aquellas personas apasionadas del protocolo, de la cultura árabe y/o islámica y de Marruecos a través de su experiencia y sus conocimientos sobre este tema.

Celebro que Andrea comience su colaboración en este Blog, seguro que nos aporta nuevos conocimientos en materias fascinantes. En esta primera ocasión, nos introduce en un tema muy interesante: la Henna en Marruecos.

La henna o alheña es un tinte natural de color rojizo que se puede utilizar para teñir el pelo o para colorar la piel, la aplicación artística de la henna en el cuerpo se llama naqash y las mujeres que lo realizan se les llama hennaias o naqashas.

Es una sustancia que aparece en los hadices -textos sagrados del islam- y de la cual su utilización es recomendada. Así pues, en el islam los tatuajes llamados ouchma o permanentes son haram que significa que están prohibidos, su prohibición puede estar estrechamente relacionada con el rechazo general de modificar el cuerpo. Sin embargo los tatuajes temporales son halal es decir, permitidos en el seno de esta religión.

Ahora bien, la henna no sólo se utiliza para la decoración sino que tiene diferentes usos como  por ejemplo purificador, ritual y terapéutico. Además aunque es un producto utilizado preferentemente por mujeres, no es de uso distintivo ya que también lo pueden utilizar los hombres.

henna

Se cree que la henna es una sustancia que contiene baraka (abundad y fertilidad) como el azafrán, el agua y se suelen aplicar en ritos que coinciden con el flujo de sangre. En el seno del islam la sangre representa la impureza de ahí que los ritos que contienen tatuajes de henna o abluciones sean utilizados para purificar el cuerpo.

henna1

En los hombres se utiliza en los ritos nupciales y funerarios ocasión en la que se les tiñe el dedo meñique. En el rito de la fiesta del bebé o usbua’, que normalmente se celebra en el séptimo día después de su nacimiento, se le hace una mancha de henna en la cabeza. Posteriormente en el acto de la circuncisión se les aplica en las manos, los pies y en la herida.

En cuanto a las mujeres, también se les aplica en varias ocasiones a lo largo de su vida. El primer o segundo día de la boda –suelen durar entre dos y tres días-  está dedicado a la hennanhar al-henna-. La hennaia o naqasha realiza un motivo en las manos y los pies de la futura novia. Las mujeres musulmanas y hombre musulmanes deben de llegar al matrimonio vírgenes, la función de la henna aquí sería purificadora. Se supone que en el acto de desfloración la mujer va a derramar sangre, así que la henna purificaría el acto de una manera simbólica. Otra grande ocasión para la que se utiliza esta sustancia es cuando van a concebir. La idea que en el parto se pierde sangre y el bebé se llena de ella, la henna y su baraka actúan como elemento purificador que sirve para neutralizar la impureza que será totalmente eliminada con la ablución mayor es decir, la ducha.

henna-design-1

Además de esto, en Marruecos hay una fuerte creencia con los djin, criaturas espirituales que pueden ser buenas o malas y que tienen la capacidad de intervenir en las personas. En este caso se cree que pueden afectar directamente a las personas que pierden sangre o que la manipulan, por eso se considera que las mujeres menstruantes o que durante el parto y el post parto están en peligro/exposición. Así pues, además de utilizarse como elemento purificador sería utilizado como un remedio contra la superstición de el mal de ojo o el- ‘ain.

Blog Andrea Bordas:

http://protocolomarroqui.wordpress.com/

Anuncios

El ritual de la Henna

Posted on Actualizado enn

Naima es una “Hennaya”,  que ha pasado de madre a hija. Ha heredado esta pasión observando a su madre desde pequeña. Las dos han hecho de la Place Djemaa El Fna su lugar de trabajo cotidiano y imprescindible.

De sus hábiles manos nace el “Naqch beldi”, un enramado que puede recordar bordados antiguos que las mujeres “Fassie” aprenden desde su más tierna infancia. Los mismos motivos y decoraciones son utilizados en la arquitectura tradicional o en la maestría que demuestran los artesanos del cuero, de la madera o también del yeso. El artista  Matisse, durante una de sus visitas a Marruecos, quedo muy impresionado de la belleza de estas verdaderas obras de arte. Muchas de sus obras pintadas en Marruecos representaban paisajes mediterráneos muy coloristas como “Zorah” o como “Los marroquíes” donde queda muy reflejada la influencia del arte de las Hennayas.

Pero lo que sorprende más de estas mujeres es la impresionante velocidad cuando crean un  verdadero  cuadro sobre la piel con una simple mezcla de hojas verde oscuro. Estas pequeñas hojas de Henna (una variedad del apio), secas y tratadas con el zumo del limón y agua caliente producen una materia untuosa donde el color puede ser intensificado añadiendo otros ingredientes: pero éste, es un secreto custodiado celosamente por cada tatuadora.  Desde hace siglos, la ceremonia de la Henna es festejada como se debe por las mujeres marroquís. Esta pequeña fiesta da lugar  a invitaciones a parientes, a amigos, a vecinos…. durante el trabajo, se ofrece te y pastelitos a los invitados. El ritual es acompañado de cantos, poesía y música.  Desgraciadamente los tiempos están cambiando y las mujeres (sobre todo en las ciudades) no disponen de tanto tiempo libre para las ceremonias y entonces, los tatuajes deben realizarse rápidamente y por eso, se renuncia a la fiesta pero nunca al tatuaje…símbolo profundo de seducción femenina.

Los utensilios usados por las Hennaya también han evolucionado. Jadis, una artista de la Henna utiliza bastoncillos de madera muy finos que gracias a  su talento consiguen crear líneas, finísimas cruces y elegantes geometrías. Hoy, la mayor parte de las tatuadoras, usan jeringuillas de diferente tamaño, para, con una precisión increíble…trazar sus diseños.

Los pies y las manos son mantenidos suspendidos en el aire, hasta que el producto seca. Después con un tejido empapado en zumo de limón, ajo, pimienta y azúcar, el tatuaje se tapa para que seque perfectamente y así al día siguiente se elimina la crosta suavemente con aceite de oliva. Los temas decorativos con los  que Naima y sus colegas tatuadoras embellecen a la mujeres, van desde animales, plantas o flores…especialmente en las ocasiones únicas, como bodas, bautizos, peregrinajes especiales o simplemente en la vigilia de un Aid ( fiesta ). El Ramadán es también un mes de trabajo intenso para las tatuadoras, en particular la Noche del Destino. Las Hannayas  no solo participan en ocasiones festivas, también en los momentos tristes están presentes con su trabajo. Si no puede ser aplicado durante el periodo de luto, del 7º al 40º día , la henna en pasta, circula en la asamblea, entre los familiares, a fin que todos la puedan tocar, y señala el momento de autorización a la viuda para que pueda de nuevo tatuarse.

Otros lugares de Henna son los Santuarios y los Mausoles. En estos últimos, la Henna es propuesta como una especie de de ritual necesario antes de la entrada para rendir honor al santo y puede ser llevado a cabo en el espacio sagrado de la Koubba. En este caso la Henna es un vinculo espiritual, profundo, en definitiva….un acto de fe. La mayoría de los visitantes a los Mausoleos son personas con problemas, desesperadas que vienen a buscar consuelo, pensando que el Marabout (Santo) les dará un apoyo moral. En el momento que la Hennaya procede al inicio del tatuaje, decorando las manos y los pies, está ya gratificando moralmente, está “regalando” un momento de serenidad. Después de este rito será posible tocar al santo hasta el momento de la inspiración, de la resolución del problema, es dentro de este lugar santo que los hombres y las mujeres pueden cohabitar, sin ningún tipo de interferencias ni tabúes. En la Koubba se olvidan las diferencias y se piensa solo en rezar y en buscar la paz interior.

Un reposo espiritual que nace de la Henna, aplicado por las manos expertas de una Hennaya, con gestos y  miradas precisas, renovando, a lo largo del tiempo, un arte y una tradición que resiste al paso del tiempo.