Marrakeich

Esquiar en chilaba

Posted on Actualizado enn

Que os parece una semana blanca en Marrakech ? Porque no ¡!!!  A solo 75 Km de la Ville Rouge se puede esquiar con toda tranquilidad, lejos de los Standards europeos, cierto ! pero con las ventajas de la discreta afluencia de público, y con la autenticidad del lugar.

Un paisaje de alta montaña, bucólico. Con su lago alpino, rodeado de montañas. Con su estación de esquí pequeña, discreta, incluso humilde. Con tiendas de alquiler de material, con algunos hoteles, y restaurantes.

En el 1948, la primera carretera para coches que iniciaba en Marrakech via Tahannauote y Sidi Farès fue inaugurada y así cinco años después, dos hoteles y una treintena de chalets privados fueron construidos. Poco a poco, se abrieron dos pistas, la primera de 1100 mts con un desnivel de 380 mt. Con estas dos obras fue construido también un trampolín de salto. En el 1992, la cima del Oukaimeden fue dotado de un teleski con un chalet restaurante y una mesa de orientación. Las pistas ocupan una superficie de 300 hectáreas concentradas en el flanco norte de la montaña, situada entre los 2620 y los 3270 mts de altura. Las pistas son operativas desde diciembre hasta marzo, pero conviene informarse antes de ir para conocer el estado de las pistas. El 75% de las pistas tienen gran dificultad técnica, y son recomendadas a esquiadores expertos, el resto están pensadas para principiantes.

Una buena idea para pasar la SEMANA BLANCA en Marrakechesquiar a solo una hora del caos de la ciudad, un espacio de alta montaña, un lugar hermoso y especial.

Información práctica:

Para comer: Chez Joujou. También habitaciones a buen precio. Cerca de las pistas, la terraza es una de las mejores para tomar el sol. Cocina francesa.

Hoteles:

Rifugio CAF Michèle – tel. 024 319036   Precio adulto por noche 110 dh ( 10 euro) – el refugio dispone de 158 camas de las cuales 76 habitaciones de 4/8 personas, ducha y servicios, salon bar, TV, biblioteca, sala juegos.

Hotel Le Courchevel – Oukaimeden – 90 euro la doble con desayuno. En los jardines del Hotel están a punto de abrir una serie de preciosos bungalows de madera con grandes ventanales a las montañas…recomendables..

 

Murallas de Marrakech

Posted on Actualizado enn

La medina de Marrakech fue en sus orígenes campamento militar y mercado. En el siglo XII fue necesaria la construcción de una fortificación amurallada para defenderse de ataques externos. Las Murallas se iniciaron a construir en 1126 por Alí ben Yusuf, de la dinastía de los almorávides, hijo del fundador de la ciudad.

En total hay catorce puertas principales que dan acceso a la medina. Las murallas miden  unos 17 kilómetros aproximadamente, entre 8 y 10 metros de altura y un espesor que varía entre 1,60 y 2 metros.

Se caracterizan por su color intenso color Rojizo que destaca sobre todo al atardecer.

Mektoub

Posted on Actualizado enn

Esta palabra siempre me ha parecido mágica….Mektoub.

¿Pero es el Mektoub? lo que está escrito… el destino. Una palabra árabe para definir el concepto de destino… el destino que es percibido de forma diferente por cada uno de nosotros y que también ha sido definido por los teólogos… para unos…el destino se limita a los acontecimientos que nos viene dados por causas independientes a la voluntad humana… para otros, el destino son todos los acontecimientos que el hombre realiza según su voluntad. Se puede hablar del destino como el conjunto de los fenómenos de un sistema de causa/efecto que afectan al hombre y a la naturaleza de las cosas.

El Mektoub, esta palabra evoca misterio y nos hace pensar en nuestro futuro….pero… ¿está escrito? o en cambio lo escribimos nosotros. El azar y la suerte también son parte de este Mektoubpalabras antiguas, escritas en árabe, que nos transportan a otros lugares, a otras atmósferas, palabras que nos llevan la dulzura a los labios,  que nos transportan a otros lugares, lugares donde el aire tiene el olor de los naranjos en flor y  jazmín…….a mí, el simple sonido de la palabra Mektoub me lleva directamente a soñar…. viajo al pequeño paraíso que todos tenemos dentro.

Harira, la sopa del Ramadan

Posted on Actualizado enn

La Harira es una sopa espesa de fideos, garbanzos, ternera, tomate, cebolla, apio especias, etc. Es una sopa marroquí conocida internacionalmente como otros muchos platos de procedencia árabe.

Se cuenta que la procedencia de la Harira se remonta hasta el siglo XIII, durante la dominación del imperio Almohade. Aunque es una sopa que se  puede tomar en los restaurantes o en las casas a lo largo de todo el  año,  se toma especialmente durante el tiempo que dura el mes del Ramadán para romper el ayuno tras la puesta del sol ( durante el F’Tour ).  Y es que esta sopa, nutritiva y estimulante, sirve a los musulmanes para romper el ayuno propio acompañado de dátiles, pasteles de miel (Chebbaquía) o huevos con comino, proporciona la energía suficiente para que el cuerpo recupere las fuerzas perdidas a causa de dicho ayuno.

Es impresionante su aroma que impregna las casas e incluso las calles por las tardes cuando las mujeres la están preparando.

Ingredientes para 6 personas: 

–          150 g de garbanzos en remojo

–          200 g de carne de ternera troceada

–          2 o 3 huesos

–          700 g de tomates maduros

–          1 cucharada sopera de tomate concentrado

–          1 cebolla grande

–          150 g de perejil

–          150 g de apio

–          1 ½ L de agua

–          2 cucharadas soperas de harina

–          ¼ de fideos finos

–          Azafrán

–          1 cucharada de aceite

–          Pimienta negra y sal.

Preparación:

1-      Trocear cebolla, picar perejil y apio y pasarlos por la batidora.

2-      En una olla echar la mezcla cebolla, perejil y apio, añadir aceite, carne, huesos, tomate pelado y picado, garbanzos, pimienta, azafrán, sal y agua. Tapar y dejar cocer a fuego lento unos 60 minutos.

3-      Después de añadir la cucharada de tomate concentrado y los fideos finos, diluir 2 cucharadas de harina en agua fría, incorporarlo a la olla y mantener el hervor otros 15 minutos, sin dejar de remover hasta que el guiso adquiera un cierto espesor.

Las mejores terrazas de Marrakech

Posted on Actualizado enn

Íntimas o populares, chics o sencillas y austeras, míticas y históricas, divertidas o serias….terrazas de Marrakech, siempre frescas, siempre inolvidables…he hecho una selección MUY PERSONAL de las mejores terrazas de la ciudad. Cada una de ellas tiene su momento, un instante que las hace diferentes…hasta en esto Marrakech es única.

Para desayunar

Extrablatt. En el barrio residencial de Hivernage. Packs de desayuno muy apetecibles…enorme zumo de naranja, mermelada, pan con mantequilla, croissant, fruta…Una terraza amplia con mesas muy grandes. Servicio amable, packs a partir de 30 Dh.

16Cafè. En pleno verano solo la recomiendo en la hora del desayuno. Está ubicada a pleno sol y los parasoles no bastan para frenar el calor….en las mesas cercanas a la pared hay brumizadores…pero no bastan. De todas formas, la mejor pastelería de la ciudad merece una visita para un desayuno temprano. No perderse los milhojas de crema y el “eclair” de chocolate. Buen café.

Para tomar algo a cualquier hora

Le Lawrence Bar. Es el emblemático bar del Sofitel, elegante y cerca del hermoso jardín. Unos 240 Dh por una copa de champagne y 130 Dh por Wine Flight (un pequeño pasaporte degustación alrededor del vino).

 

 

 

Míticas

Cafè de France. Situado en la Place Djemaa el Fna, uno de los locales más míticos de la ciudad. Su terraza ha visto pasar la historia de Marrakech en los últimos 50 años, nada sofisticada y muy cosmopolita. Juan Goytisolo toma su te a la menta cada día a las cinco en ella.

 

Les Negociants. Situado en la esquina de la Mohamed V con….esta terraza está ubicada en la zona de más transito del Barrio de Gueliz. Todo el mundo que se mueve en el barrio pasa por delante de ella, si quieres que nadie te vea…no vengas aquí. Vendedores de relojes, de gafas, limpiadores de botas, de frutos secos…no hay paz en ella.

 

Para comer

Informales;

Cafè des Èpices. Con su decoración austera pero practica, sus mesas sencillas de madera, sus taburetes, su escalera imposible para patosos, su único baño para todos, su carta limitada y básica, pero a la vez completa….y sobre todo, al hecho que encontrar un local en la Medina donde comer un plato no demasiado caro y con cierto gusto europeo.

 

Chics:

Le Gran Cafè de la Poste. Terraza muy chic y cómoda en el Barrio de Guéliz en uno de los locales más elegantes de la ciudad. Si el calor no da tregua, encienden los brumizadores de agua en la terraza y convierten la comida en uno de los momentos más “frescos” del día. Lugar de encuentro de todos los europeos que viven en la ciudad roja. Buena selección de ensaladas, carnes, pescados y extensa carta de vinos.

Para merendar:

Le Menzeh, en  La Mamounia. Un lugar ciertamente confidencial en el parque del célebre palacio. Este pabellón dispone de un salón de té, que propone helados y pastelería excepcionales de su chef Richard Bourlon. Una ocasión única para saborear el esplendor de un jardín mítico mientras disfrutas de las creaciones dulces del chef. A partir de 80 Dh la pastelería.

 

Para cenar:

Kosybar. Terraza en la Place des Ferblantiers ( Medina ). Hermosa vista desde la zona sur de la Medina, cerca de los nidos de cigüeñas en las murallas de la ciudad. Menú de noche sobre los 370 Dh por persona. Tienen licencia alcohólica y una buena selección de cervezas y cocktails.

 

 

 

El mejor atardecer de la ciudad

La Terrasse des Épices. Está decorada sencillamente pero efectiva, quiere representar un espacio Chill Out….está ubicada en un segundo piso alrededor de unas antiguas galerías. En la zona central un patio que consiguen esconder con cañas y alrededor de él, todo el local. En una zona, 4 pequeños reservados para una cena íntima. Al fondo, la barra del bar y a nuestra izquierda, los salones abiertos.  Todo, con sofás sencillos y muchos cojines.  Aquí todo es rústico, nada de grandes sofisticaciones. Sofás de cemento colorado ( color rouge Marrakech ) y encima, cojines para poder estirarte o sentarte. Cuando la luz de sol deja de iluminar, te acercan los farolillos a la mesa para iluminar la carta (usan una pizarra tamaño XL que te traen hasta la mesa). De día, sombreros repartidos por las mesas, ayudan a los clientes a soportar el calor.

El atardecer, cuando se pone el sol…un momento mágico en esta terraza.