Marruecos

FELICIDAD EN ESTADO PURO

Posted on Actualizado enn

Un poco de música de Cheb ( joven en árabe ) Khaled, ahora solo Khaled, el rey de la música raï de origen argelino…autor de la famosa Aicha.

Escúchala y estoy segura, que aunque no quieras, una sonrisa se dibujará en tu rostro. No puedes evitarlo. Estás sonriendo. Te estoy viendo. Lo sé, es imposible evitarlo, no lo hagas. SONRÍE, la vida es maravillosa.

En esta canción mezcla de nuevo el francés y el árabe dándole un ritmo a la música muy jovial y alegre.

On va s’aimer,
on va danser,
oui c’est la vie !!!

FELICIDAD EN ESTADO PURO, una maravilla para animaros el día.

 

La Mano de Fátima

Posted on

La mano de Fátima o Khamsa ( la cifra 5, Khamsa en árabe ) es una especie de muro invisible que observa y que es observado. Es el símbolo de la Providencia para los musulmanes y está en línea con la Ley del Profeta Mahoma (5 son los pilares del Islam). En efecto contiene los 5 dogmas que corresponden a los 5 dedos. A su vez los 5 dedos forman 14 falanges, 28 para las dos manos, sobre las cuales se reparten las 28 letras del alfabeto. El lugar 14 de la mano derecha es la llamada “luminosa” y indica el Sur, y la 14oscura” de la mano izquierda indica el Norte. En el mismo sentido en el que los dedos están sometidos a la unidad de la mano que le sirve de base, los cinco preceptos fundamentales, están ligados a la Khamsa cogiendo su fuerza de la unidad de Dios. Poseedora del poder, la mano de Fátima es para los musulmanes una protección contra el mal de ojo. Según la idea que existe una oscura ley de la naturaleza, en ese orden de las cosas, y para reequilibrar ciertos fenómenos positivos de la misma naturaleza ( como la belleza, salud, fortuna, etc….), se permite ,como un genero de corrección de lo negativo y se concreta con la intervención de una persona malvada que con un simple gesto, una palabra o más concretamente con una mirada celosa puede generar una acción negativa sobre nuestro estado de bienestar psico-físico. En este punto, interviene la mano de Fátima que, según las creencias populares, frena literalmente las influencias negativas.

Es la simbología de la mano derecha levantada, de cara, que transmite la potencia, la protección, la bendición. Símbolo antiguo es una de las representaciones mitológicas más conocidas del mundo árabe que juega todavía hoy un papel de protección contra la mala suerte. Los asirios la asimilan a los 5 personajes sagrados del Libro: Mohamed, Alí, Fátima, Hassen y Hussein. Existía, en la antigua Babilonia, una torre soportada de una mano derecha consagrada a Anú, la torre Zida, que simbolizaba el “giro de la mano derecha”. En Marruecos todos creen y por eso llevan la mano de Fátima encima, una creencia popular muy interiorizada y llena de simbolismo precioso que casi raya lo profano, trascendiendo el lado puramente religioso de la imagen.

En las puertas de las casas, tatuada con Henna en las manos, colgada como collar en el cuello, pintada en las paredes, es un símbolo que acompaña cotidianamente a las personas que confían en su protección sincera y leal de la Hija del Profeta Mahoma, Fátima.

Marruecos suspende vuelos con Francia y España desde hoy

Posted on Actualizado enn

Nota de prensa del Ministerio de Turismo

En el marco de las medidas de emergencia adoptadas para frenar la propagación de la pandemia, Marruecos suspende sus vuelos con Francia y España a partir del Martes 30 de marzo a 23h59 y hasta nueva orden.

¡¡¡ Marhaba !!!

Posted on Actualizado enn

La postal desde Ouarzazate , nos llega de Mari Carmen. Ella y su familia forman parte, de alguna forma, de mi propia familia. Hemos estado juntos en momentos divertidos, alegres, en bodas y fiestas y también hemos compartido algunos de los malos momentos de la vida. Todos esos instantes y los años de amistad entre Marruecos, Madrid, Barcelona y Mallorca han forjado una amistad profunda. De esas que llevas siempre contigo.

Creo que su postal os va a dar muchos datos interesantes sobre la situación de la pandemia en Marruecos.

Colabora con la agencia de viajes HAIMA EXPERIENCE, especializada en viajes personalizados a Marruecos.

Al consultar las cifras del coronavirus en Marruecos, que seguro producen envidia en la mayoría de los europeos y sin entrar en comparaciones ya que las circunstancias en cada país son muy diferentes, seguro que nos preguntamos cómo lo han hecho.

Yo creo que la clave es que en la carrera contra el virus Marruecos siempre ha ido por delante del “bicho”. Cuando había muy pocos casos y viendo lo que pasaba en otros países,  cerraron el espacio aéreo de un día para otro. También se cerró el tráfico marítimo y los puestos fronterizos con Ceuta y Melilla.

A continuación se decretó el estado de alarma que se ha ido prorrogando y se mantendrá,  al menos, hasta el próximo 10 de abril. Y se estableció un duro confinamiento que finalmente duró  3 meses.  

Para paliar los problemas económicos en los hogares más humildes, durante el confinamiento se otorgó una ayuda entre 800 y 1200 dirham mensuales dependiendo del  número de miembros de la familia.

Paralelamente hubo un movimiento humanitario por lo menos en Ouarzazate y me imagino que en otras ciudades también, en el que se recogió dinero para hacer bolsas con artículos de primera necesidad que se repartieron entre los más necesitados. 

Así mismo,  se concedió una ayuda para trabajadores de los sectores mas afectados por la pandemia, hasta finales de marzo de este año,  sin saber a día de hoy si se prolongará.

El tráfico aéreo estuvo cerrado 7 meses durante el año 2020. Actualmente y para evitar  las cepas británica, sudafricana y brasileña el cierre afecta a los vuelos de más de 20 países.  Para los viajeros procedentes de los países con vuelos funcionando es necesaria una PCR negativa hecha como máximo  72 horas antes.

En el tema de las vacunas Marruecos lleva un buen ritmo de vacunación. Las vacunas que se están poniendo son AstraZeneca (producida en India) y Sinopharm (china). Próximamente se espera recibir la vacuna rusa Sputnik.

Quizá a la vista de todos estos buenos resultados, actualmente la incidencia acumulada es de 15 casos por 100.000 habitantes, y contando con que habrá una población mayoritariamente vacunada, se está diseñando la operación “marhabá” o “paso del estrecho” para este verano, que quedó suspendida el año pasado. Es de esperar que se abra la circulación de ferrys procedentes de España, así  como los pasos fronterizos con Ceuta y Melilla que aún siguen cerrados.  

Por otra parte y a pesar de todo lo anterior, las tiendas y establecimientos tienen que cerrar a las 8 de la noche y hay toque de queda a partir de las 9 hasta las 6 de la mañana. La circulación entre ciudades sigue restringida y es necesario un salvoconducto para viajar, excepto que seas extranjero. 

La mascarilla sigue siendo obligatoria en los espacios públicos, y mientras en Marrakech por lo que he visto no se cumple demasiado en Ouarzazate la lleva todo el mundo, mejor o peor colocada pero la llevan.

¿Y cómo vive la población la pandemia?

Pues ha ido evolucionando y relajándose.  En un principio al saludar lo hacían chocando el puño cerrado contra el tuyo y había carteles indicando que no se estrechara la mano, pero actualmente han vuelto los apretones de manos y los abrazos y besos.  Las reuniones familiares y comidas de los viernes también han regresado.

Las mezquitas, utilizando la alfombra propia para rezar y manteniendo distancia de seguridad, han abierto lo mismo que los hammams tradicionales. Pero las bodas en Ouarzazate se están posponiendo ya que los grandes eventos siguen prohibidos.   Los colegios funcionan pero han hecho grupos más pequeños de alumnos por lo que hay turnos y al haber menos tiempo presencial se mandan más deberes y actividades para hacer en casa. 

Hay sectores que están muy dañados por la crisis económica derivada de la pandemia como  el sector turístico (alojamientos, chóferes, guías, artesanos…), el sector eventos (peticiones de mano, bodas, nacimientos de niños…), y concretamente en Ouarzazate que cuenta con cuatros estudios cinematográficos, el sector del cine también está parado.

Si vamos hacia el desierto, donde hay muchas personas que dependen del turismo la situación tampoco es buena.

En definitiva  y a pesar de sus sonrisas,  algo que es una cualidad del pueblo marroquí y más en el sur, la situación se vive con preocupación, con cansancio porque ya dura un año pero con esperanza de que todo cambie pronto.

Porque aunque actualmente se puede hacer turismo por Marruecos pocos se atreven,  así que con la esperanza puesta en el  verano … ¡¡¡ MARHABA!!! ¡¡¡BIENVENIDOS!!!

Tomar distancia para analizar

Posted on Actualizado enn

Esta postal nos la envía José Javier Lanzarot. José es un madrileño que vive en Marruecos desde hace décadas. Es un amigo maravilloso. Padre de Miguel, un precioso niño del que me considero una especie de “madrina” junto a MariCarmen, pues estuvimos en la clínica de Alicante con su madre, para su nacimiento. La vida, a veces compleja y divertida, hizo que fueron unos días especiales que nunca olvidaré.

José organiza viajes a medida totalmente personalizados en Marruecos y África Austral.

Insta @atarexperience

Lo importante no es el problema en sí, sino como te lo tomas o dejas que te afecte. Pues en Marruecos, se lo han tomado de manera diferente, cuando han tenido que cerrar, lo han hecho a cal y canto le pesara a quien le pesara y ahora que está todo abierto, la gente está feliz y contenta porque el sacrificio que han hecho por su país ha merecido la pena. Para una gran mayoría de magrebís, su rey, su patria y su bandera son importantes.


Marruecos está en estado de alarma porque es lo políticamente correcto y adecuado en estos momentos pero la vida en el país es realmente diferente a la de España. La gente sale por la calle como antes, no parece que haya diferencia con el antes del coronavirus . El tema principal de las conversaciones no es el coronavirus, sino sus preocupaciones del día a día o si te va a tocar ya la vacuna puesto que hay muchas más vacunaciones aquí que en cualquiera de los países europeos.


El marroquí se siente orgulloso ahora mismo porque salen noticias de las comparaciones entre países europeos y el suyo siendo netamente superior Marruecos a los demás y también en el numero de vacunaciones ya que van muy por delante.


Los mercados tradicionales están llenos de vida y bullicio en los que resaltan los colores de las especias, hortalizas y fruta mientras vendedores y compradores se enzarzan en largos regateos que generalmente finalizan con la compra del producto. Desde los cafés, dejando la distancia de seguridad entre mesas, los comensales contemplan el ajetreo de los transeúntes con un té o café en la mano que lentamente se enfría.


Lo malo es que el sector turístico está prácticamente parado, no porque no se pueda viajar a Marruecos, que se puede, sino porque no viene casi nadie. En estos momentos hay más de 20 países en el mundo a los que se puede viajar sin ningún requisito y otros tantos a los que se puede ir teniendo un pcr negativo, como a Marruecos.


¿Pero cómo vamos a viajar al extranjero si no podemos ir a la comunidad de al lado?, pensarán muchos españoles. Pues no se puede ir al pueblo vecino porque hay un decreto de ley que lo prohíbe pero no hay ninguno que impida sacar un billete de avión y viajar a los destinos que están abiertos y de hecho, los aeropuertos internacionales están bastante llenos de gente y los aviones vuelan casi completos. No hay tantos vuelos como antes pero hay muchos.
En Marruecos, siendo un país “semidemocrático”, se vive ahora mismo con muchísima más libertad que en cualquier país de Europa. La gente vive con la normalidad de antes y esto es lo primero que asombra a los turistas que van llegando pues esperan ver un país con todo cerrado, sin vida, empobrecido, y en vez de eso, encuentran en su lugar mucha gente por la calle y todos sonriendo. Se pueden ir a tomar un café a cualquier lado. Pueden vivir, que es lo que no hacen en España y cada vez se les va olvidando la calidad de vida que tenían hace ya más de un año. Lo peor de todo es que en España están perdiendo la libertad de elegir que es lo que quieres hacer y cómo. Aquí la recuperan.
Los viajeros son gente con forma de pensar más amplia y ven más allá que las personas sedentarias. Viajar permite conocer otras culturas, otras formas de vida y eso te libera, te abre la mente y entonces te cuestionas las cosas negándote a ser adoctrinado. Una forma más de encarcelarnos en España es haciéndonos creer que no se puede viajar para que no veamos otras realidades y no cuestionemos la que tenemos.


¡Viajar es libertad, que no nos la quiten! Los viajeros que vienen en estos momentos a este exótico país, regresan llenos de energía y alegría pues por unos días han recuperado su libertad. Las estrictas medidas de higiene y distancia social a lo largo de sus montañas y llanuras preciosas en las que no te encuentras con nadie hacen de Marruecos un país maravilloso y uno de los mejores destinos para viajar en la actualidad.

Marruecos nos ha dado una lección

Posted on Actualizado enn

Esta postal nos la envía Jose F. Costa, una de esos amigos que hice en Marruecos y que me llevo para toda la vida. Nuestras charlas arreglando el mundo en los locales y suburbios (de los que es tan fanático) de Gueliz saboreando algunas Casablancas bien frías, han sido momentos únicos y delirantes.

Él vive en Marrakech desde hace…sinceramente creo que ni él lo sabe ya. A estas alturas está totalmente adaptado al medio. Su postal cargada de ironía y fina pluma os va a interesar y sorprender por igual.

Trabaja en una Agencia de viajes de lujo a medida, llamada mountainvoyage.

Cuando la pandemia llegó a Marruecos, a comienzos de Marzo del año pasado, los marroquíes se echaron las manos a la cabeza, resignándose poco menos que a la extinción segura de su raza, y los residentes extranjeros en el país nos preparamos para despedirnos de nuestros seres queridos.

No era para menos; sin hospitales dignos de tal nombre (fuera de unos pocos privados), con un número total de UCIs en todo el país equivalente al que posee cualquier ciudad media española, y con el lastre endémico de corrupción y falta de visión gubernamental y de medios que es común a tantos países africanos, Marruecos tenía todas las papeletas para llevar a cabo una gestión desastrosa de la emergencia, una gestión que pondría una vez más en evidencia, ante la vecina España, el atraso y la incompetencia reinantes en su territorio; esa España que, una vez más, podría mirarnos a través de las aguas del Estrecho un poquito por encima del hombro, con la pena y conmiseración que uno reserva para los parientes pobres y analfabetos del campo.

Por las mismas fechas en las que en España, con centenares de muertos ya acumulados, salía una ministra en la tele informando a la población de que el machismo mataba más que el coronavirus, y el científico a la cabeza de la lucha contra la pandemia le daba la razón, que tenía también sus propias fiestas que atender, en Marruecos, con dos muertos y apenas una decena de casos detectados, el gobierno decidió cerrar las fronteras a cal y canto y someter a su población a uno de los confinamientos más estrictos del mundo, según el cual uno no podía salir de su casa ni a comprar el pan a no ser que portase un permiso expedido por la comisaría de su barrio.

El día en el que el confinamiento se hizo efectivo, furgones policiales recorrieron las calles del reino, exhortando con altavoces a la población a quedarse en casa ‘por la salvación de la patria y de nuestros mayores’ con esa mezcla de ruegos rituales, razonamientos apocalípticos, y ternura que los marroquíes usan siempre cuando quieren convencerse unos a otros de algo (‘por la protección que Dios ofrece a nuestros padres os lo pedimos, que Dios os llene de bendiciones si hacéis caso, por el amor de las madres os lo pedimos…’).

Este confinamiento duró casi tres meses; y si consideramos que un gran parte de los marroquíes vive al día y necesita salir a la calle para ganar el dinero que le permitirá comer al día siguiente, no podemos sino admirarnos de la disciplina y la paciencia que exhibieron durante todo ese tiempo; porque fue seguido a rajatabla por el grueso de la población. Pero a paciencia, a resistencia y capacidad de sufrimiento sin queja, y a sentido de la unidad frente a un peligro común, nadie gana a los marroquíes.

En Marruecos, durante la última semana, la media de muertos diarios por coronavirus ha sido de 7, y la tendencia es descendente. En el momento más álgido de la pandemia, el pasado 20 de noviembre, el número de muertos en todo el país fue de 92. Las UCIs están al 15% de ocupación (nunca llegaron a superar el 40%). El número total de muertos desde el inicio de la pandemia es 8,695. Y el país ha vacunado a 4 millones de personas en poco más de un mes, y sigue en ello, sin problemas de abastecimiento.

Lo cierto es que hay estudios que confirman que un confinamiento estricto y temprano en los estados iniciales de la pandemia tiene un impacto notable en la progresión de ésta en el futuro; si limitas la transmisión al máximo al principio, el virus nunca se recupera del todo y la carga viral se mantiene relativamente baja. Marruecos tomó la decisión correcta en el momento correcto, es decir, cuando a la vista de cómo estaba el pescado en los países vecinos, hizo lo que dictaba el sentido común. Con una población que entendió perfectamente el desafío al que se enfrentaba. Otros no hicieron lo mismo, y así les va. Cuestión de prioridades.

Por supuesto, también puede decirse que hemos tenido suerte. El virus se transmite sobre todo en interiores, y a los marroquíes les encanta pasarse el día en la calle (el país es como una gigantesca cocina / trastero / sala de estar comunitaria), y la edad media de la población es más joven que en España. Pero no puede negarse que las autoridades supieron entender el problema de la manera correcta desde el principio, y tomaron las medidas adecuadas.

Sí, el movimiento entre regiones está restringido sin la obtención de un permiso. Sí, a las 21.00 todos tenemos que estar en casa. Sí, hay reglas de distanciamiento social (que pocos cumplen, ¿qué sentido tiene la vida si uno no  puede abrazar a su vecino catorce veces al día?) y el uso de mascarillas es obligatorio (sin pasarse); pero los restaurantes, cafés, gimnasios y hammams están y han estado abiertos desde finales de mayo, así como muchos de los jardines y espacios públicos, y el pulso de la vida, en general, no difiere mucho del que teníamos antes de la pandemia.

Quien quiera visitar Marruecos ahora puede hacerlo (con la excepción de viajeros provenientes de unos pocos países), presentando en la frontera un test negativo y una reserva de hotel o con una agencia local. Los hoteles están abiertos y cumplen las medidas sanitarias escrupulosamente. Quien venga, encontrará un país de gentes amables y sonrientes que no se toman la vida ni demasiado en broma, ni demasiado en serio, y que ha sabido estar a la altura de las circunstancias en un momento crítico en el que muchos otros han fallado.

Yo diría que los parientes pobres y analfabetos del campo nos han dado toda una lección. Aunque, lógicamente, a nuestros periódicos no les guste hablar mucho de ello.

Noticias desde Marruecos…

Posted on Actualizado enn

Mi Blog lo seguís básicamente desde España, pero también desde Argentina, México, Uruguay, diría que muchos países de América Latina. Todos vivimos la pandemia desde nuestros países y a veces ya nos cuesta saber cuales son las restricciones, la situación, la vacunación de nuestro entorno.

Saber la situación o como viven en los países de nuestro mismo continente ya es complicadísimo. Y por supuesto, mucho más difícil saber como está viviendo nuestro amado Marruecos el confinamiento, el proceso de vacunación, las restricciones, etc.

Hace unos días que retomé el Blog y lo hice pensando en todas las personas que conozco que viven en Marruecos, en como les había afectado la pandemia.  Y poco a poco fui pensando de qué manera podía trasladar esa valiosa información a mis lectores. Yo no estoy ahí y por tanto me es imposible hacerlo, por eso he pedido y estoy pidiendo a amigos que viven en Marrakech, Ourzazate y en el sur que escriban sus impresiones, sus vivencias, sus recuerdos, sus conocimientos de lo que está pasando para que nos acerquen a la realidad de Marruecos actual.

Voy a ir publicando a medida que reciba esos escritos. Espero que nos ayuden a tomar el pulso a la situación y creo que a muchos de nosotros nos va a sorprender la situación, la afectación y la vacunación que está llevando a cabo Marruecos. Espero que os parezca interesante a todos vosotros e invito a ponerse en contacto conmigo a cualquier persona interesada en escribir sobre el tema para que pueda añadirlo a esta cadena que quiero construir con la ayuda de todos.

Os pienso, os añoro

Posted on Actualizado enn

De nuevo os escribo, amigos, lectores, amantes de Marrakech y de Marruecos.

Hace mucho tiempo que no escribía, pero eso no significa que no me acuerde de vosotros.

Estos días pensaba en muchos de los amigos que hice en mi estancia en Marrakech, en propietarios de Riads, en camareros, en dueños de bares y restaurantes, en camelleros, en los chicos de Merzouga con sus campamentos de Haimas, en los comerciantes de los zocos, en los vendedores ambulantes de todos y cada uno de los pueblos del Atlas…recuerdo caras y sonrisas de miles de personas. Y sé que casi todos ellos y ellas están sufriendo la crisis económica derivada de la crisis sanitaria de una forma brutal y despiadada.

Miles de proyectos vitales y profesionales se han esfumado, se han roto. Cientos de vidas han abierto un paréntesis. Vivimos como en stand by, casi aguantando la respiración. Atentos, esperanzados. La incertidumbre del futuro nos tiene atenazados.

Eso pasa en todas las partes del mundo, pero yo pienso en ese pequeño trozo de mi mundo que es Marrakech y Marruecos porque conozco como de frágil ya es habitualmente la vida, el trabajo, el turismo y salir cada día a la calle a luchar y sobrevivir.

Desde mi destino actual os pienso, empatizo con vosotros y deseo que poco a poco todo se vaya resolviendo y la vida fluya de nuevo a los zocos, a las plazas, a todos los rincones del país que guarda un poco de mi corazón.

¿Qué significa el Desierto?

Posted on Actualizado enn

¿ Que es  el desierto? ¿ que significa ? ¿ que nos sugiere ?  Mi respuesta, “El desierto es un ser poético”.

No puedo comenzar el escrito sin explicar la primera cosa que me viene a la mente cuando evoco la palabra desiertoVACIO.

Imagino el espacio, el espacio infinito, imagino la inmensidad del vacío. Imagino también su vacuidad y su extensión. En el inconsciente colectivo universal, el desierto es siempre un lugar de perdida, de seres errantes. Sin duda esa es la metáfora de la solitud y del aislamiento. Pero a veces, el desierto aunque previsiblemente vacio, es un espacio poblado. Poblado de secretos y de metáforas que definen al ser enigmático que es simplemente  el espacio expuesto ante nuestros ojos. Fenomenológicamente hablando, para comprender el desierto, necesitas conocer y vivir la experiencia del desierto. Necesitas entrar en empatía con él para comprender el sentido y el significado. Todos los significados y todos los conocimientos son experiencia. Esta es una experiencia extrema que emana libremente de otro, sobre nosotros mismos. En esta perspectiva, el desierto, el objeto de reflexión, es considerado como un libro, como un texto por descubrir, a seducir para  ganarse su confianza, su intimidad y su fe.

El desierto se expone a nuestra mirada como si fuese una cara, la prueba del infinito. En la inmensidad del desierto, nosotros ( el Ser )  redescubrimos nuestra pequeñez y nuestra modestia, en su imperturbabilidad descubrimos su pureza y su virginidad. El desierto permite al Ser poetizar su solitud, crear una joya estética que juega con el deseo de eternidad. Todo pasa como si la vacuidad desértica existiese por necesidad, sin la cual todas las posibilidades de conocerse son nulas. El desierto se convierte en una experiencia a través de la cual el Ser es invitado a alquilar el espacio, a llenarlo. Como una isla desierta, el desierto es una separación, una distancia.

Hace falta llegar al desierto para reconciliarse con uno mismo. Tal vez, somos ya una duda perdida, tal vez, la naturaleza nos rechaza. La reconciliación con el desierto es como una metáfora de la sensación de ser errante y nómada, de la necesidad de libertad que todos tenemos dentro. De no tener ataduras, de no sentirnos ligados a nada material. De la ligereza  del Ser Humano, de los pocos lastres que deberíamos arrastrar.

La experiencia del desierto, se hace a través del arte de la meditación, como un ejercicio espiritualmente reconfortante. Como mirar fijamente un fuego encendido, que te atrapa, te mantiene con los ojos fijos en las llamas, que te hace sentir el calor del fuego en tus mejillas y que te reconforta el corazón.

Entrar y penetrar en tu parte espiritual, eso hace el desierto. Entra a ti a través de ejercicios espirituales que ni siquiera practicas ni conoces. Comienzas a sentir tu propia respiración, los latidos de tu corazón, te observas desde dentro y comienzas a comprender como funciona tu propio Ser.

La experiencia del desierto es sobrecogedora, a veces incomprensible con un dolor metafísico ininteligible. Su misterio radica en su capacidad para maravillarnos, para dejarnos sin aliento.  El desierto es la reinterpretación del Mundo. El ser que vive la experiencia del desierto, nunca volverá sin sentir la experiencia de la propia libertad. Poéticamente hablando, la experiencia del desierto es la experiencia de la propia libertad. Vaciar el desierto de esta dimensión mística y mítica será reducir nuestra experiencia, la experiencia del Ser a una mirada mecánica y técnica que mata el sentido poético de la vida natural.

El desierto es poesía en el sentido más amplio, puro y libre que pueda existir.

Barbie musulmana…

Posted on

12394158_179749129048117_1168124232_n_002

La célebre muñeca, que aparece en todas las fotografías con un hijab, está arrasando en Instagram bajo el nombre de @hijabarbie. Detrás de esta cuenta se encuentra Haneefah Adam, una joven nigeriana de 24 años, apasionada de la moda, que se inspiró en la cuenta @BarbieStyle para crear una Barbie que vistiera la ropa que ella y muchas mujeres musulmanas acostumbran a utilizar.

1725322_1707831196131115_799556368_n

“Me puse a pensar que en realidad me gustaría ver a una muñeca vestida como yo lo haría, toda cubierta”, asegura Adam . “Estaba dándole vueltas a la idea durante unos tres meses mientras estudiaba un master en Reino Unido, entonces regresé a Nigeria, fui a un centro comercial, compré una muñeca, y la vestí de arriba a abajo”.

12424711_489447354575301_1368369913_n

El objetivo de esta cuenta no es otro que las personas que practican la religión musulmana y que les gusta la moda “se sientan inspiradas”. “Esto se trata de tener una alternativa a la típica Barbie con la creación de un juguete que adopta una religión diferente y que, a fin de cuentas, también conduce a una mejora de la autoestima”, explica Adam.

918176_579649355521857_1127292601_n

‘Hijarbie’ cuenta ya con 46.500 seguidores en Instagram ( a 22/02/2016) y la joven de Nigeria ya está trabajando para comercializar los modelos y las prendas que ella misma crea, para así llegar a todo el mundo.

10268965_1031539200217479_1537299613_n

Mucha suerte, seguro que este proyecto tiene exito. Si queréis seguir a Haneefah y su Hijabarbie, lo podéis hacer en Instagram y Twitter.

926220_490088727844218_1129463770_n

Fuente: La Vanguardia