Ourazazate

Diferencias culturales

Posted on Actualizado enn

 

Nuestra amiga y colaboradora desde Ouarzazate, M. Carmen Sánchez nos escribe una reflexión personal.

bodamarroquí

A pesar de llevar ya por Marruecos unos cuantos años, todavía hay situaciones que me siguen asombrando.

Mientras que en España los jóvenes emigran o se desesperan porque no encuentran trabajo o el trabajo que encuentran está mal remunerado y es precario y como consecuencia de dicha situación no pueden pensar en formar una familia, en Marruecos suceden casos como el siguiente.

Hace unos días me hablaban de un chico de 21 años que vive en un barrio humilde de  una ciudad de unos 70.000 habitantes, que estaba muy contento. El motivo es que su familia le había dicho que le querían casar. Vive en una pobre casita junto con sus padres y otro hermano algún año mayor que él y también soltero pero que no tiene trabajo, mientras que él sí lo tiene.

Al parecer la madre quiere tener ayuda en los trabajos de la casa y para eso ha propuesto a su hijo pagarle una boda. El chico ahora se pondrá a buscar rápidamente una candidata, visitará su casa llevando azúcar y pedirá su mano.

Lo más probable es que en muy pocos meses haya boda. Y a continuación los novios irán a vivir con los padres de él.

De esta forma y a no ser que surjan problemas muy serios de convivencia habrá tres personas felices: la madre del novio habrá encontrado alguien que trabaje para ella, el chico dormirá acompañado y la chica habrá encontrado marido.  ¿Puede ser un planteamiento más práctico? Y al final, si hay problemas existe el divorcio.

Desde nuestra mentalidad europea todavía alguien preguntará:  ¿y el amor? Aquí  dicen que el amor vendrá después…….

¡Ah!…se me olvidaba, el chico tiene un sueldo de unos 1.800 dh mensuales (180 euros).