Tamazight

Registrar a un hijo con nombre amazigh ¿es posible?

Posted on Actualizado enn

Aunque la lengua Amazigh fue consagrada por la Nueva Constitución, la cultura Amazigh sigue todavía considerada como una “bajacultura” en Marruecos. A modo de ejemplo, las oficinas de Registros civiles marroquíes, que pretextan la existencia de una “lista de los nombres aprobada” realizada por el Ministerio de Interior, se niegan ahora a registrar numerosos nombres de ascendencia bereber ( Amazigh ).

Recientemente, los padres de “Mazilia” en Bélgica, o de “Sifax” en España, vieron como se rechazó la inscripción de los nombres de sus dos hijos respectivos en los consulados marroquíes.  A finales de julio, algunos MRE ( marroquíes que viven en el extranjero ) ya habían presentado seis denuncias similares no pudiendo registrar a sus hijos en los servicios consulares marroquíes de su país. Cada vez, la razón oficial alegada era la misma: estos nombres no forman parte de la lista de los nombres masculinos y femeninos aprobados por el Ministerio de Interior.

Muy curioso, sobre todo si tenemos en cuenta que dicha lista, establecida por el exMinistro de Hassan II (Driss Basri) en 1996, fue cancelada por Dahír en 2002. Oficiosamente, y muy alejada de las realidades igualitarias que marca la Nueva constitución, parecería que esta lista estuviese aún en vigor, lo que rechaza el Ministerio, que contradice por otra parte formalmente la existencia de una “lista de nombres prohibidos”. Y la sutileza radica precisamente en el hecho en que no es una “lista de nombres prohibidos” oficial sino (atención, gran diferencia), una “lista de nombres aprobados”.

Como ya he comentado extensamente en este Blog, un 60% de la población marroquí es de origen amazigh. Y esta “mayoría” está condenada a un ostracismo,  por lo menos en lo que se refiere a algo tan importante como el nombre de pila.

La ley 37-99 relativa al estado civil (artículo 21) estipula – verbatim – que “el nombre elegido por la persona que hace la declaración de nacimiento para la inscripción sobre los registros del estado civil,  debe presentar carácter marroquí y no debe ser ni un apellido, ni un nombre compuesto de más de dos nombres, ni un nombre de ciudad, pueblo o tribu”.  Por tanto y  a pesar del nuevo estatuto que reconoce oficialmente la nueva Constitución, la lengua  y cultura Amazigh, ésta permanece de hecho como una “minoría cultural y lingüística” de Marruecos. Una “minoría del 60%” de los orígenes de la población marroquí. Se trata pues de una “minoría mayoritaria”. Lo que resulta desconcertante y paradójico…pero en estas cosas, Marruecos ya tiene práctica.

Medicamentos en Tamazight !!!

Posted on Actualizado enn

Los laboratorios Genpharma han comenzado a introducir en el mercado nacional medicamentos en lengua tamazight.

Esta información, por el momento, se refiere a un único medicamento (Omegen) y en breve se hará también en los 34 medicamentos producidos y vendidos por el laboratorio en Marruecos.

Genpharma es especialista en el desarrollo, la producción y la comercialización de medicamentos genéricos.

El laboratorio produce 120 millones de cajas al año y realiza más de un 25% de su cifra de negocios en el extranjero.

Reflexiones y valoraciones, V y final.

Posted on Actualizado enn

Uno de los aspectos más innovadores de esta nueva Constitución,  la instauración probable de la lengua amazigh como lengua oficial.

Argelia también trabajó este asunto, contentándose con un estatuto de lengua nacional para el tamazight. Pero el matiz es de vital  importancia. Si la lengua de los bereberes se convierte en lengua oficial, todas las comunicaciones oficiales se harán también en amazigh. Y todos los niños Marroquíes deberán aprender la lengua “ de los antepasados bereberes ”.

Hasta ahora, el pueblo cuyos antepasados fueron galos “dejaron ” una visión jacobina de las instituciones. El Estado centralizador se impuso, y el dahír bereber fue un pecado original que impidió al país aceptar su diversidad.

Hasta el punto que el preámbulo de la Constitución actual comienza así : “ El Reino de Marruecos, Estado musulmán soberano, cuya lengua oficial es el árabe, constituye una parte del Gran Magreb árabe  ”. Fue una ocultación del pasado bereber en  favor de una  ficción árabe-musulmana. Una negación de la historia.

El reconocimiento del amazigh como lengua oficial es de justicia, los especialistas consideran que la mitad de las familias marroquíes son amazighophones y que el 28 % de los marroquíes usan solo esta  lengua. Por fin, se valora  a los marroquíes como son, un pueblo complejo, mezclado y múltiple. Y esa es su fuerza.

La aplicación de este bilingüismo constitucional no será simple. Será necesario reclutar ejércitos de traductores y profesores que incrementaran el presupuesto del Estado. Deberán analizar bien y  estudiar las experiencias de otras naciones multilingües.

Se puede mejorar la experiencia de otros países. Ciertamente, las lenguas bereberes son múltiples y un Gadiri no es igual a un Rifeño. Habrá un trabajo de unificación que hacer. ¿Pero todas las lenguas no pasaron por este proceso, tal como ocurre con el francés resultante de las lenguas de oc y oïl ?

Y si los niños se vuelven bilingües, no es mejor para después aprender otras lenguas?  El multilingüismo nunca ha impedido a un país prosperar. Al contrario, solo hay que mirar a Suiza…

Marruecos se puede convertir en el Reino de la diversidad étnica, religiosa y cultural.

Inshallah !!!