terrazas

Las mejores terrazas de Marrakech

Posted on Actualizado enn

Íntimas o populares, chics o sencillas y austeras, míticas y históricas, divertidas o serias….terrazas de Marrakech, siempre frescas, siempre inolvidables…he hecho una selección MUY PERSONAL de las mejores terrazas de la ciudad. Cada una de ellas tiene su momento, un instante que las hace diferentes…hasta en esto Marrakech es única.

Para desayunar

Extrablatt. En el barrio residencial de Hivernage. Packs de desayuno muy apetecibles…enorme zumo de naranja, mermelada, pan con mantequilla, croissant, fruta…Una terraza amplia con mesas muy grandes. Servicio amable, packs a partir de 30 Dh.

16Cafè. En pleno verano solo la recomiendo en la hora del desayuno. Está ubicada a pleno sol y los parasoles no bastan para frenar el calor….en las mesas cercanas a la pared hay brumizadores…pero no bastan. De todas formas, la mejor pastelería de la ciudad merece una visita para un desayuno temprano. No perderse los milhojas de crema y el “eclair” de chocolate. Buen café.

Para tomar algo a cualquier hora

Le Lawrence Bar. Es el emblemático bar del Sofitel, elegante y cerca del hermoso jardín. Unos 240 Dh por una copa de champagne y 130 Dh por Wine Flight (un pequeño pasaporte degustación alrededor del vino).

 

 

 

Míticas

Cafè de France. Situado en la Place Djemaa el Fna, uno de los locales más míticos de la ciudad. Su terraza ha visto pasar la historia de Marrakech en los últimos 50 años, nada sofisticada y muy cosmopolita. Juan Goytisolo toma su te a la menta cada día a las cinco en ella.

 

Les Negociants. Situado en la esquina de la Mohamed V con….esta terraza está ubicada en la zona de más transito del Barrio de Gueliz. Todo el mundo que se mueve en el barrio pasa por delante de ella, si quieres que nadie te vea…no vengas aquí. Vendedores de relojes, de gafas, limpiadores de botas, de frutos secos…no hay paz en ella.

 

Para comer

Informales;

Cafè des Èpices. Con su decoración austera pero practica, sus mesas sencillas de madera, sus taburetes, su escalera imposible para patosos, su único baño para todos, su carta limitada y básica, pero a la vez completa….y sobre todo, al hecho que encontrar un local en la Medina donde comer un plato no demasiado caro y con cierto gusto europeo.

 

Chics:

Le Gran Cafè de la Poste. Terraza muy chic y cómoda en el Barrio de Guéliz en uno de los locales más elegantes de la ciudad. Si el calor no da tregua, encienden los brumizadores de agua en la terraza y convierten la comida en uno de los momentos más “frescos” del día. Lugar de encuentro de todos los europeos que viven en la ciudad roja. Buena selección de ensaladas, carnes, pescados y extensa carta de vinos.

Para merendar:

Le Menzeh, en  La Mamounia. Un lugar ciertamente confidencial en el parque del célebre palacio. Este pabellón dispone de un salón de té, que propone helados y pastelería excepcionales de su chef Richard Bourlon. Una ocasión única para saborear el esplendor de un jardín mítico mientras disfrutas de las creaciones dulces del chef. A partir de 80 Dh la pastelería.

 

Para cenar:

Kosybar. Terraza en la Place des Ferblantiers ( Medina ). Hermosa vista desde la zona sur de la Medina, cerca de los nidos de cigüeñas en las murallas de la ciudad. Menú de noche sobre los 370 Dh por persona. Tienen licencia alcohólica y una buena selección de cervezas y cocktails.

 

 

 

El mejor atardecer de la ciudad

La Terrasse des Épices. Está decorada sencillamente pero efectiva, quiere representar un espacio Chill Out….está ubicada en un segundo piso alrededor de unas antiguas galerías. En la zona central un patio que consiguen esconder con cañas y alrededor de él, todo el local. En una zona, 4 pequeños reservados para una cena íntima. Al fondo, la barra del bar y a nuestra izquierda, los salones abiertos.  Todo, con sofás sencillos y muchos cojines.  Aquí todo es rústico, nada de grandes sofisticaciones. Sofás de cemento colorado ( color rouge Marrakech ) y encima, cojines para poder estirarte o sentarte. Cuando la luz de sol deja de iluminar, te acercan los farolillos a la mesa para iluminar la carta (usan una pizarra tamaño XL que te traen hasta la mesa). De día, sombreros repartidos por las mesas, ayudan a los clientes a soportar el calor.

El atardecer, cuando se pone el sol…un momento mágico en esta terraza.

Anuncios

La Terrasse des Épices

Posted on Actualizado enn

Ayer estuve en la Terrasse des Épices…..viendo como anochecía en la ciudad roja.

Este local es propiedad de Kamal y Nicolas ( los mismos de El Café des Épices ). Han abierto no hará un año, y creo que les está funcionado bien.

Hablamos de una terraza que tiene unas preciosas vistas sobre la parte de la Medina cercana al Museo de Marrakech. Solo es una terraza, pero que terraza !!! Está decorada sencillamente pero efectiva, quiere representar un espacio Chill Out….está ubicada en un segundo piso alrededor de unas antiguas galerías. En la zona central un patio que consiguen esconder con cañas y alrededor de él, todo el local. En una zona, 4 pequeños reservados para una cena íntima. Al fondo, la barra del bar y a nuestra izquierda, los salones abiertos.  Todo, con sofás sencillos y muchos cojines, en la zona descubierta, puedes degustar un refresco, un zumo natural o un té a la menta.  Aquí todo es rústico, nada de grandes sofisticaciones. Sofás de cemento colorado ( color rouge Marrakech ) y encima, cojines para poder estirarte o sentarte. Cuando la luz de sol deja de iluminar, te acercan los farolillos a la mesa para iluminar la carta (usan una pizarra tamaño XL que te traen hasta la mesa). De día, sombreros repartidos por las mesas, ayudan a los clientes a soportar el calor.

La carta… tomate con mozarella (de búfala ?), cous cous, tajines, filetes….puedes comer internacional o marroquí…pero aviso, no es barata. De hecho si te quedas un rato mirando el tráfico de clientes, muchos de ellos miran la carta y luego desaparecen sigilosamente. Precios europeos en una terraza en el corazón de la Medina de Marrakech.

De todos modos, si no te apetece gastarte unos 25 Euros para comer aquí….no te pierdas un anochecer desde sus apartados, o desde cualquiera de sus mesas….una experiencia bonita….saboreando un zumo natural.

El personal es joven y muy dinámico, un mismo espíritu que el local original…hay que estar atento para encontrar este local, escondido entre los zocos.

15, souk Cherifia. Sidi Abdelaziz

Marrakech-Médina

www.terrassedesepices.net